ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Salud

Tratamiento contra el cáncer con dióxido de titanio

Investigadores de la Universidad del Valle desarrollaron un tratamiento contra el cáncer con un 98% de efectividad, sin mutaciones, efectos secundarios y mínimas posibilidades de que la enfermedad regrese.

El procedimiento de esta patente está basado en un “nanocompuesto” de dióxido de titanio, modificado y estimulado con luz ultravioleta que al aplicarlo sobre las células cancerígenas produce el 98% de la muerte celular en 40 minutos.

Frente al tratamiento, los investigadores comentan que, “el dióxido de titanio es un compuesto químico con una amplia gama de aplicaciones. Al ser modificada su estructura molecular se convierte en un “nanocompuesto”, con nuevas propiedades que arrojan resultados positivos para el tratamiento del cáncer”.

La investigación trabajada en laboratorio con células cancerígenas, específicamente en el cuello uterino, está en su fase in vitro y fue desarrollada por un  grupo de investigadores integrado por: Rubén Camargo Amado, profesor de la Escuela de Ingeniería Química de la Univalle en compañía de José Óscar Gutiérrez Montes, Mónica Basante Romo, William Criollo Gómez.

Para el todo el proceso de producción del compuesto obtenido a través de nanotecnología y el cual comprende tubos de carbono multicapa y dióxido de titanio, la Superintendencia de Industria y Comercio le otorgó a la Universidad del Valle la patente de invención.

El tratamiento trabajado en los laboratorios de la institución universitaria, ha dado respuestas rápidas y no requiere de altas dosis para su uso. “En la experimentación descubrimos que no tiene la posibilidad a futuro de generar cáncer, ni mutaciones, a diferencia de la quimioterapia y la radioterapia”, afirma el profesor e investigador Rubén Camargo.

“El paso en el que nos encontramos actualmente es el de pruebas en ratones con cáncer, después seguiría en animales más grandes y finalmente se realizaría en humanos. Hay un proceso entre seis y siete años de investigación ‘in vivo’ antes de llegar a los clínicos en humanos, de los cuales ya llevamos recorridos dos de esos años”, añade Camargo.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top