ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Cali

Tatuajes, una tendencia que no pasa de moda

Los tatuajes son vistos hoy como arte, moda, forma de auto-expresión o adicción para sellar algo en la piel. Esto ha transcendido de forma tan notoria, que se ha convertido en un estilo de vida para muchos, tanto para los tatuadores como los tatuados, que son los jóvenes.

Se estima que en Cali hay cerca de 40 lugares en donde se realiza esta tendencia sobre los tatuajes. Cada una cuenta con un diseño completamente diferente a los demás, la textura, la persona que tatúa cumple con una función distinta y el estrato donde se localiza no se compara con los otros.

En julio pasado se realizó Cali Tatto Festival que reunió a los mejores representantes de los tatuajes en el país. La mayoría de asistentes eran jóvenes entre los 17 y 25 años, que son quienes más se tatúan

Algunos lo hacen por seguir la moda o un ídolo (en la gran mayoría de los casos: cantantes o futbolistas), pero otros lo ven como una forma de escapar de la realidad.

“Son las ganas de querer demostrarle a la sociedad lo que sienten y querer expresar su verdadera persona, con frases en su cuerpo o símbolos que los identifican y marcan”, dice Edison Quintero, de 21 años.

El tatuaje ha evolucionado debido a la forma de pensar a como era antes. El tatuaje expresó desagrado, temor e incluso hasta rechazo hacia los que lo tenían. Incluso, representó en algún momento delincuencia.

En muchos países era categorizado como forma de castigo partiendo de la religión no es aceptado ya que en las escrituras el cuerpo es un templo sagrado que se ha de cuidar.

A través del tiempo, la idea de tatuarse ha tomado más poder en los jóvenes, convirtiéndose en una forma libre de expresar sobre lo que sienten, tatuando su cuerpo con imágenes, palabras o símbolos, llegando hacer esta práctica atractiva, ya que la variedad de diseños, técnicas y colores hace esto fantasioso.

Muchos personas están decididas a dar el siguiente paso y marcar su piel. Estos avances hacen que la gente no quiera dejar el deseo por tatuarse.

Como es el caso de Miguel Gómez, de 19 años, que ha cumplido su propio récord de llevar en su cuerpo 33 tatuajes, sin pensar que el primer tatuaje que se realizó fue por una situación que le marcó su vida. Hoy, este joven es tatuador.

 

ABC: precauciones

Las precauciones que se deben tomar al realizarse un tatuaje son varias. Una es el lugar donde se hará el tatuaje: higiene, buen aseo y mantenimiento constante del local y las máquinas. Hay que solicitar que las agujas y boquillas sean nuevas. “Los implementos pueden ser revisados por el cliente y pedir certificación de que estén limpios. Eso da seguridad a ambas partes”, sostiene Gómez.

Otra cautela, y este al momento de salir de la sesión del tatuaje, es permanecer con un vendaje de plástico tres o cuatro horas después de su realización. La zona se lavará con agua y jabón, se secará suavemente con una gasa y después se aplicará una crema antibiótica. Todo ello tres veces al día durante los 10 días posteriores.

Después es aconsejable seguir utilizando una crema hidratante. Durante la primera semana no se podrá bañar ni en el mar ni en la piscina y tampoco meterse en un sauna. No se debe exponer la zona al sol, al menos durante la semana después y cuando se haga, habrá que usar protección con factor 30 como mínimo. Si se nota cualquier reacción como dolor, sangrado, es recomendable acudir inmediatamente a un dermatólogo.

 

Significación y arte

En general, los tatuajes tienen un significado propio para los adolescentes, como en el caso de Esteban Henao, con 18 años. Para él, esto simboliza arte, y plasmarlo en su cuerpo lo hace significativo. Por eso, los que escoge representan parte de su personalidad y cómo se ve frente a las personas.

Henao tiene dibujado un lobo en su brazo y esto lo identifica en su forma de ser y actitud. “Tengo 6 tatuajes y para mí ya es una satisfacción enorme”, dice.

Por otro lado está Santiago Lalinde, 19 años, quien cuenta que se ha tatuado por ganas y por moda. “No lo sentía como un arte ni una pasión, pero a medida que pasó el tiempo me di cuenta que esto es una marca para la vida”, dice el joven.

Lalinde añade que muchos nacen con las ganas de querer plasmar algo en la piel para recordarlo. “Ha sido este siglo en el que uno ha podido hacer con el cuerpo lo que se quiera y mostrarse ante la sociedad. El tatuaje es un hecho que identifica a las personas por sus gustos y su forma de ver las cosas”, explica.

Por su parte, Mauricio Vejarano, de 24 años, tiene 7 tatuajes en su cuerpo y comenzó cuando tenía solo. 19 años. Para él se volvió un estilo, una moda porque le gusta el arte y por eso lo impregna en su piel.

“Muchas veces las persona que se tatúan tienen miedo al qué dirán, tal vez por su aspecto físico, pero otros lo ven como una forma de mostrarse ante la sociedad”, asegura el joven.

Por eso, no le importa que piense la gente él por tener tatuajes en su cuerpo. “Simplemente a las personas no se les debe discriminar por su aspecto físico y respetar la vida de cada quien. Sin embargo, todo va dependiendo del tipo de cultura en que se vive”, dice Vejarano.

 

¿Cuánto cuesta?

Hacerse un tatuaje tiene un valor que va de los $25.000 pesos en adelante. El precio varía de acuerdo a la imagen y a la experiencia del tatuador. El tatuaje por más pequeño que sea, el precio mínimo es de $50.000 pesos.

Hay tatuajes que, por sus detalles y complejidad, puede alcanzar los $900.000 pesos. Incluso, estos tatuajes pueden durar en su realización unos 3 a 4 días.

En parte, el mundo de los tatuajes hoy en día, es una tendencia que se utiliza más por moda, ya que los tiempos evolucionan y se debe de acoplar a ellos.

En Colombia, esta tendencia de tatuarse la piel es más visto en los hombres que en las mujeres, tal vez, dicen, por temor hacer rechazadas en su intento de amor sentimental.

“Los tatuajes no conocen estrados: hay personas de bajos recursos y personas de altos recursos que visitan los mismos lugares. Se trata para ellos de rendir un homenaje a la vida a través de la piel”, dice Vejarano.

Hoy, es una forma de mostrarse a la sociedad. También es una forma de sentirse seguros de sí mismos, acoplándose hacia su entorno, teniendo en cuenta que a la hora de tener un tatuaje en el cuerpo, se debe saber que más que una tinta, es una marca de por vida, que no se puede quitar fácilmente, sino con láser. Se trata, al fin y al cabo, de su sello inamovible.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top