ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Entrevista

“Se me tiró encima y me pegó un puño en la cara”, profesor agredido por padre de familia

El profesor de Biología, Miguel Fernández, quien enseña en el colegio Politécnico de Cali en los grados sexto desde hace 20 años y ejerce la docencia desde hace no menos de 32, fue víctima de agresión por parte de un padre de familia el pasado martes.

El señor acusó al docente de ser el culpable de que su hijo reprobara el año lectivo, amenazándolo de muerte y asechándolo minutos después con puños y patadas que le causaron fuertes lesiones físicas.

Realidad 360 dialogó con el docente, quien comentó cómo fueron los acontecimientos con el padre de familia que finalizaron en la agresión de la que fue víctima.

Realidad 360. ¿Cómo ocurrió la agresión de la que fue víctima usted?

Profesor Fernández: La señora llegó al salón de clase con el marido, el martes a eso de las 4 de la tarde – no los conocía -, a preguntarme que si soy el docente Miguel Fernández. Ella se presentó y me comentó que es la madre del estudiante. En ese momento, les indiqué que los atendería después de terminar mi clase porque a esa hora no los espera. Ella me solicitó que le pasara los reportes que yo había entregado ante la Secretaría de Educación, por la queja que ella hizo fuera de la institución señalándome de ser injusto de haberle hecho reprobar el año. Entonces, le dije que eso no se lo daría yo, sino la Secretaría de Educación. Ahí el padre de familia me amenazó de muerte frente a mis alumnos. Al terminar la clase salí y le dije al señor que era infame lo que había hecho porque no era la forma de agradecer una labor que cumplía. Me dirigí para la Coordinación del plantel y regresé con el coordinador para señalarle quién fue el señor que me amenazó. En ese momento el señor se me tiró encima y me pegó un puño en la cara. Al derribarme, y por encima del coordinador, me tiró más de una patada generándome múltiples moretones en las piernas.

R. 360: Después de los golpes recibidos, ¿a dónde se dirigió usted?

P. F: El padre de familia fue detenido por las autoridades y yo me dirigí a la Clínica Rey David donde me atendieron las heridas que me produjeron los golpes. De ahí salí en la noche con el historial médico para llevarlo a la Fiscalía. Allá estaba el agresor y debía ir a entregar el reporte médico porque estaba retenido. A la media noche salí de la Fiscalía, fui a Medicina Legal y llevé el reporte para que se encargaran el asunto judicial. Ahora estoy esperando respuesta de lo que vaya a ocurrir ahora.

R. 360: Sin el ánimo de justificar la agresión, ¿usted considera que existió algún tiempo de provocación por parte suya?

P. F: No. Creo que hice un esfuerzo sobrehumano de contenerme y no responder ante esa actitud grosera del padre de familia. Me contuve y fui prudente al denunciar ante las autoridades de mi institución. No asumí una actitud grosera y violenta contra el señor, ni mucho menos me dejé intimidar y salir corriendo a corregirle las notas al niño.

R. 360: Ante las amenazas y los golpes que recibió, ¿considera usted que la Secretaría de Educación debe efectuarle un traslado?

P.F: No. Ya estuve hablando en la Secretaría de Educación con la señora Kelly Sánchez, quien es la encargada del tema de los amenazados, porque me solicitaron copia de mi documentación para darme mi condición de ‘amenazado’, pero no considero que me deban trasladar porque sería un castigo para mí, si no he sido el causante del infortunio y me siento contento de enseñar en la institución. Y realmente no siento temor y la necesidad de huir porque tengo mi conciencia tranquila.

R. 360: ¿Ha vuelto a tener algún contacto o ha cruzado palabras con el padre de familia que lo agredió?

P. F: No. En estos momentos no quiero tener una relación cercana con él ni con la señora, por ahora no hay nada que hablar y esperemos que sean las instancias jurídicas la que determinen ese proceso.

R. 360: Ante estos hechos tan lamentables, ¿qué recomendaciones haría usted para que no se repitan en ninguna otra institución?

P. F: Haría dos recomendaciones. La primera es que pedirles a los padres de familia que orienten a sus hijos a no mentirles con el proceso educativo que llevan en la institución, que no la escondan, porque esta agresión del padre de familia se dio porque el alumno les escondió información.Y segundo, considero que debe haber unas reglas de juego que sancionen los malos comportamientos por parte de los padres de familia o estudiantes que entorpecen nuestra labor como maestros.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top