ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Mundo

Se ejecutó el primer colombiano en China por delito de narcotráfico

El día lunes 27 de febrero a las 10:00 de la noche (hora colombiana), fue ejecutado a través de una inyección letal el colombiano Ismael Arciniegas.

El vallecaucano, fue detenido en el 2010 por el gobierno de China, tras haber llevado adherido  a su cuerpo casi 4 kilos de cocaína a cambio de cinco mil dólares. A pesar de haber relevado su confesión frente al delito cometido, Ismael fue condenado en 2012 en la ciudad de Gansu y para el año 2013 su sentencia fue confirmada para la  pena de muerte, sin tener en cuenta las intervenciones del gobierno colombiano  pidiendo clemencia para revocar la decisión, el gobierno Chino no dio su brazo a torcer y mantuvo su posición teniendo en cuenta los regímenes de este país.

A pesar de ello, poco antes de que se confirmara la decisión, la Cancillería colombiana envió una última nota pidiendo clemencia a China, la última de una serie de gestiones que incluyeron un encuentro la semana pasada entre la canciller María Ángela Holguín y el embajador de China en Colombia, Li Nianping.

Por su parte, la embajada de China confirmó que alguien descubierto con 50 gramos de estupefacientes, puede ser condenado en el país desde 15 años de prisión, cadena perpetua, hasta la pena de muerte sin tener en cuenta la nacionalidad del culpable.

En china, el caso de Ismael Arciniegas capturado por narcotráfico no es el único, dado que, en este país hay otros 147 capturados por este delito, de los cuales  cinco fueron condenados a pena de muerte; tres de ellos con su pena confirmada y los otros dos a la espera de apelar su sentencia,  con el fin de que la justicia de este país reconsidere la  pena.

Por otra parte, los familiares de Ismael lograron comunicarse con él por última vez antes de someterlo al procedimiento. Su hijo, Juan José Herrera, comentó que la última vez que habló con su padre fue durante 30 minutos vía telefónica a las 7:30pm, horas antes de la muerte de su padre.

“Tuvimos una última comunicación con mi padre a través del Consulado de Colombia en China. Él aseguró que iba a partir con tranquilidad y feliz por poder ir a regocijarse en el señor. Igualmente, mi padre dejó un mensaje pidiendo que valoraran la vida, los momentos con los seres amados y especialmente que no trabajaran con el narcotráfico  para buscar una mejor situación económica”.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top