ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Nación

Salario mínimo: aumento del 7% sería lo ideal

La reforma tributaria, el postconflicto y la desaceleración económica que vive el país serán determinantes para ajustar el incremento del salario mínimo para el 2017.

Hoy, el salario está en $689.454. Los sindicatos piden un aumento entre el 10% y el 15%, un salario cercano a los $780.000, mientras los gremios hablan entre 4% y 5%, es decir, casi $721.000; la inflación viaja en 6,96% y el IPC en 7.3%.

Para la gran población de asalariados que residen actualmente en el país, el valor del salario mínimo genera inconformidad, ya que dependen de la suma de este y prácticamente no alcanza para lograr una buena y estable calidad de vida.

La comisión permanente de Concertación de Políticas Salariales y Laborales (Ley 278 del 96) es el principal escenario para fomentar el diálogo social en materia laboral y salarial del país. Ya que es la encargada de consolidar y concertar por medio de un decreto la ley para reajustar el monto total del salario mínimo.

A esto se suma la inflación, como factor indispensable para fijar dicha cuantía, de esta manera se nota una variación en el aumento o disminución de bienes y servicios, como se refleja en el 2016, donde la inflación fue de 6.97% y a partir de esta variable el valor del salario subió 7.5%.

Los tipos de contratación son una variable determinante, ya que estos juegan un papel importante al momento de estipular el valor que debe ganar cada trabajador. Ellos son: término indefinido: 58% ganan el mínimo, término fijo: 22.9% ganan el mínimo y prestación de servicios: 13% ganan el mínimo.

De la misma manera, en las diferentes ciudades del país se paga un porcentaje por encima del mínimo  representado de la siguiente forma: Bogotá 6.93%, le sigue Cali con 6.91% y en tercer lugar Medellín 6.85%.

Mientras que el 72% de las empresas públicas pagan por encima del salario mínimo y en las empresas de hotelería y turismo el 42% pagan por debajo de este, afirma Álvaro Plaza Ortiz, auditor de control interno en la alcaldía de Cali.

Carolina Copete gana $689.454 mensuales, lo cual corresponde al salario mínimo legal vigente, afirma que este valor no cubre en su totalidad las necesidades básicas del hogar, ya que solo alcanza para arriendo, servicios y alimentación, bajo limitaciones. “Con todos los gastos no alcanza para la meriendo del niño”, asegura.

Con respecto a lo dicho anteriormente, el sindicalista Jorge Calvo expresa “a los trabajadores nos engañan los del gobierno con las encuestas mentirosas con los supuestos aumentos del IPC, son muchas las falencias que rodean el monto del salario, siempre suben los mismo $20.000, las centrales siempre pedimos entre el 10 y el 15%, las negociaciones al final quedan con el 5 y 6% y el gobierno da el 4%, sin entender que nosotros pedimos este aumento bajo parámetros como la alimentación, arriendo e hijos”, dice.

Jennifer Tello, licenciada en pedagogía infantil, gana $500.000 sin prestaciones, dice que paga $400.000 de arriendo y el resto de dinero es destinado a los diferentes gastos pero repartido en limitada medida, comprando los implementos de la canasta familiar en varios lugares para poder adquirir los necesarios.

Según Oscar Ortiz, político del Valle, el incremento del salario mínimo se establece a través del gobierno nacional, ministro de trabajo y gobierno en pleno; las pretensiones nunca han superado el 6%.

El salario siempre será una tasa muy mínimo frente a la canasta de bienes y servicios y los otros costos que afectan directa o indirectamente al salario mínimo, se pretende que en esta ocasión supere el 5%.

“La reforma tributaria pretende grabar a la base de la pirámide social, es decir a los trabajadores,  ya que no hay recursos para inversión y todo lo que pretende hacer el gobierno es llenar el hueco fiscal porque el gasto nacional supera los ingresos”, afirmó Ortiz.

A diferencia de esto, Luber Mazuera Fiscal C.U.T (central unitaria de trabajadores) expresa que con la reforma tributaria los más afectados serán los trabajadores y la clase media que tendrán que pagar mayores impuestos.

Aunque aún no hay un porcentaje real para el aumento del salario mínimo, siempre sabemos que los gremios empresariales lo arrojan por debajo, para este año pudimos obtener más del 5% pero en el primer trimestre la inflación subió al igual que el IPC entonces no se hizo nada, porque son más gastos y menos ingresos.

El economista Joyner Obregón Morales explicó cada una de las variables que influyen para definir el valor del salario mínimo, afirmando que, el salario es el reconocimiento que hace un mercado por la productividad de un factor, es decir, la participación que tiene dentro de la producción.

“Es con lo que los individuos logran adquirir los bienes y servicios para satisfacer sus necesidades, como por ejemplo; ingeniero – obrero”, dice Obregón.

Se necesitan ingresos para comprar bienes y servicios, lo mínimo necesario para llevar una vida digna, cada uno de estos ingresos sirven para conservar la capacidad de compra de los individuos, es decir, preservar un estándar de vida, este valor es fijo para todo el año.

Ahora bien, la inflación es la pérdida de capacidad inquisitiva de hogares con su renta, esta deteriora la calidad de vida de los habitantes de una sociedad; por ejemplo, cada vez que una persona va al mercado compra menos bienes y servicios con la misma cantidad de dinero.

El estado con el ajuste del salario mínimo debe tratar de compensar pérdidas que se generan cuando la inflación va hacia arriba, ya que, se ajusta el salario pero se compra lo mismo por lo mismo, es un degeneramiento de precios.

El IPC es otra variable que influye como indicador que pondera cuanto le vale a un hogar promedio comprar los bienes y servicios normales: alimentos, transporte, salud, educación, entretenimiento, condones, minutos.

Cuando la inflación incrementa el precio de la materia prima para la elaboración de los productos, aumenta el precio para la adquisición de estos, es decir, se compra más caro. Esto se calcula desde el punto de vista del productor por medio del IPP, otra variable importante.

Por otra parte, los sindicatos están interesados en obtener un salario lo suficientemente alto que cubra necesidades fundamentales y que está por encima de la inflación, para que la capacidad de compra no se vea afectada y adicionalmente le brinde capacidad de ahorro y bienestar al trabajador.

Los intereses contrarios de los capitalistas es fijar un salario lo suficientemente bajo para que se garantice la continuación de los proceso productivo, ya que es que uno de los costos de producción del empresario. Esto genera tenciones entre la clase dirigente y trabajadora poniendo en desacuerdo el monto final, donde la mayoría de veces el gobierno fija el valor, teniendo más interese hacia los empresarios, con el fin de preservar la continuidad del proceso productivo.

Un líder sindicalista dice que “el salario mínimo es un salario muy paupérrimo para los ciudadanos, porque cuando se hacen los aumentos en el salario son muy mínimos, y esto no ayuda a mejorar la calidad de vida de las personas, como dirigente sindical creo que el salario mínimo debería estar alrededor de un $1’000.000, para que por lo menos una familia pueda sostenerse, porque la situación económica es difícil y la vida hablando específicamente de Cali es muy costosa”.

Teniendo en cuenta otras opiniones el contador, Wilson Betancourt dice que “estoy a favor de que el salario mínimo no suba ya que al subir este, los impuestos subirán de igual manera, sin embargo  los impuestos suelen subir más de lo que se gana, así que, si subimos el salario los impuestos cada vez  van a ser más altos y mucho más costosos”.

Por otro lado, Según la información  brindada por el  el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) Para el mes de septiembre de 2016, la tasa de desempleo fue 8,5%, en el mismo mes del año anterior se ubicó en 9,0%.

Y En el mismo mes de septiembre de 2016 la tasa de desempleo en el total de las 13 ciudades y áreas metropolitanas fue 9,2%, para el mismo mes de 2015 la tasa se ubicó en 9,7%, Aseguro Jhoana Correa, centro de información DANE.

Lo que quiere decir que el desempleo bajo en gran medida, puesto que se dio el surgimiento de diferentes empresas que ayudaron a promover más empleo, y se tuvo en cuenta la población juvenil y disminuyó la discriminación laboral hacia las mujeres.

El exministro de Trabajo, Luis Eduardo Garzón, en su momento, dijo que debería se del 7% para el 2016. Garzón aseguró que hay inequidades y es necesario abrir una discusión en el país, frente a cómo se está viendo el ajuste del salario.

Sin embargo, la propuesta de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif) en una entrevista para HSB noticias dice que   es de alrededor del 6.3%, con lo que el salario mínimo el próximo año quedaría en 732.900 pesos. Lo cierto es que el 1,5 millones de asalariados para el 2017 esperan con ansias  el aumento de este.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top