ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Cultura

¿Qué pasa con los eventos rock en Cali?

“Yo por acá no vuelvo”, fueron las palabras del guitarrista de la banda Pink Floyd al abandonar la ciudad de Cali, después de la decepción que sufrió en el concierto Ecomundo que se realizó en 1992. Este fracaso marcó por mucho tiempo la fama de los eventos de rock de la sucursal del cielo y las palabras del músico resultaron ser una maldición para la escena rockera de la ciudad.

Este evento, uno de los más épicos que ha visto la Cali, se llevó a cabo en el estadio Pascual Guerrero y reunió a personajes de talla internacional como David Gilmour de Pink Floyd, Chucho Merchán, Roger Daltrey, cantante de The Who; Phil Manzanera, guitarrista de Roxy Music y la banda Rata Blanca, entre otros, el fin era promover la ecología en Cali.

Para la presentación, los organizadores no consiguieron equipo de sonido en buen estado, no hicieron la publicidad necesaria, además, la ciudad estaba azotada por el cartel de los Rodríguez Orejuela, quienes amenazaron a los músicos. Sin embargo, el concierto se llevó a cabo con un escaso público de alrededor de 500 personas. A mitad de una de las canciones de Gilmour, se fue la luz.

Once años después de esa desastrosa presentación, las bandas locales empezaron a buscar los medios para poderse mostrar ante su público, lo que dio paso a la creación de Caliunderground en el 2003. Este festival buscaba demostrar que Cali también podía ser una de las potencias de rock en el país y que no le tenía nada que envidiar a ciudades como Medellín y Bogotá.

Este evento tuvo una trayectoria de 15 años, pero se terminó debido a la decisión de Alejandro Díaz, su creador. “Yo quise dejar de luchar contra un gobierno municipal que no le interesan las manifestaciones del rock, ni ninguna otra manifestación cultural, únicamente están interesados en el entretenimiento naranja, con una cultura light que no los cuestione, ni los critique, el Cali Underground era una herramienta de pensamiento muy importante que los cuestionaba y los criticaba, por eso me hicieron la guerra, y buscando la tranquilidad de mi familia, decidí parar y dedicarme a otros proyectos musicales”.

En el 2006 nació otro de los grandes eventos que tiene la ciudad, el Calibre, que está próximo a realizar su edición número 14. En el 2015 se unió con otro festival llamado la cruzada de fuego, lo que los convirtió en uno solo.

A pesar de que en Cali se den estos dos grandes festivales, la escena rockera no ha florecido del todo y esto tal vez se deba en parte a  los prejuicios que tienen algunas persona sobre de este tipo de eventos, sobre todo porque piensan que a estos sólo asisten consumidores, sin embargo no todos los participantes recurren  esa prácticas, de hecho, la mayoría asiste por el gusto que tienen por este género que también hace parte de la cultura caleña.

 Dice el agente retirado de la policía Javier Castaño, que cuando prestaba servicio en la policía y le tocaban ese tipo de eventos, veía personas fumando, no sólo  cigarrillos, y también tomando mucho, además para él que no es seguidor de este tipo de música, lo que escuchaba era solo un ruido que no entendía.

‘’Yo creo que nos están juzgando a todos por las actitudes de algunos, además, ‘viciosos’ hay en todo lado, no solo en eventos de rock, si uno pasa por la Feria de Cali también se encuentra lo mismo que se podría encontrar en cualquier evento grande, consumo de alcohol y drogas, pero claro, como estamos en la ciudad de la salsa, cuando lo hacen en esos espacios, pasa desapercibido. Yo pienso que la mayoría de gente que nos juzga, aún están en esa influencia conservadora que tanto ha generado violencia en el país” dijo Jorge Cruz, estudiante y rockero de Cali.

Para rematar, la desorganización de algunos eventos también afecta a las presentaciones que se hacen en la ciudad, pues muchos se ven desmotivados por una experiencia desagradable. “El 16 de marzo de este año, se presentó Rata Blanca junto con Titán en el teatro Jorge Isaacs, las boletas nunca se entregaron y tocó imprimir una hoja con un código, se demoraron como dos horas más de lo estipulado para empezar, y cuando por fin comenzaron, el sonido estaba desastroso, al cantante de Rata no se le escuchaba nada. La verdad quedé muy aburrida” manifestó Helen Rodríguez, asistente al concierto.

Y lo que muchos organizadores de eventos como Alejandro Díaz, creador del el Cali Underground, afirman, es que en  gran parte la falta de festivales de música rock, se reduce a la pésima labor de la Secretaría de Cultura que desconoce la importancia de este tipo de espectáculos y no los apoya.

Buscando subsistir

Algunas bandas para  darse a conocer optan por espacios pequeños que no alcanzan a albergar un público amplio, como le ha tocado hacer a Jose Luis Ospina, creador del Colectivo Cafeína: “este colectivo es una recolecta de grupos muy buenos, pero que no les han brindado la posibilidad de hacer parte de eventos grandes como el Unirock, o Calibre, donde la rosca puede más que el talento, por eso casi siempre vemos a los mismos grupos. Lo que se plantea  es hacer eventos para que bandas locales emergentes se puedan dar a conocer. Por fortuna, varios bares nos han prestado sus instalaciones”.

Bares como Warhol, La Mancha, La Fuente De Soda, Eddie´s, Nuestro Bar Rock and Beer, Rock City, entre otros, aunque pequeños, presentan cada ocho días una banda diferente, con lo que se han convertido en el alma que ha mantenido viva la escena rock, dando a conocer nuevo talento local.

Que hace la Secretaría de Cultura

La Secretaría de Cultura funciona como un apoyo para montar un evento, pero esta no está obligada a financiar el 100% de lo que se quiera hacer, a no ser que les pertenezca directamente a ellos, como por ejemplo el festival Petronio Álvarez,  por lo tanto, lo que hacen es brindar una ayuda para que los creadores de los eventos puedan realizar sus festivales. El resto depende de la ayuda externa que los organizadores puedan lograr.

Para conseguir el apoyo de la Secretaría de Cultura, se deben postular a las becas estímulos, y dependiendo del tipo de proyecto y de la experiencia del organizador, concursa para obtener una ayuda económica que ronda entre los 2 y los 50 millones de pesos. Estos apoyos no solo son para la creación de un evento, también entra lo que son los proyectos audiovisuales, circo, música, teatro, artes plásticas, danza, entre otros.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top