ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Informe Especial

¿Qué está pasando en Jamundí que solo hay violencia armada?

No para la ola de violencia en Jamundí. En lo que va corrido del año, el municipio tiene en alerta a sus habitantes por los múltiples asesinatos que se han presentado. Las zonas rurales también se encuentran en crisis por el aumento de la violencia. Veredas como Villa Colombia, La Liberia y San Antonio han estado en el ojo de la opinión pública por las matanzas a mano armada, la aparición de cadáveres en fosas y los secuestros volvieron a ser habituales.

Las autoridades departamentales investigan la presencia de grupos al margen de la ley que están involucrados con el narcotráfico. Se tiene la hipótesis de que la mayoría de los homicidios estarían involucrados los disidentes de las Farc, que operan en el departamento. Los hechos se dispararon desde el inicio del año, hasta el momento medicina legal no entrega la cifra exacta de los asesinatos cometidos en la región, pero el número de masacres dan cuenta de la crisis por la que pasa este municipio del Valle del Cauca, a 10 minutos de Cali y que hace parte de la zona metropolitana.

En enero se encontraron cuatro cuerpos sin vida a unos 300 metros del parque de San Antonio, del municipio de Jamundí. Se traban de cuatro miembros de una misma familia: José Silvio Bravo de 37 años, Yoni Ferney Bravo de 34 años, José Ancizar Bravo de 29 años y Fidencio Bravo de 28 años.

En julio fueron asesinadas tres personas, dos de ellas, identificadas como John Edward Victoria de 34 años y Diverson Trochez de 26 años, cuyos cadáveres registraban 20 disparos.

Según las autoridades, Jhon Edward Victoria presentaba antecedentes por secuestro extorsivo y pertenecería al mencionado grupo criminal. La otra víctima, Diverson Trochez, era un agricultor que colaboraba con el grupo armado. Se tiene la hipótesis de que los homicidios estarían vinculados con ajustes de cuentas internas de dichas disidencias.

Zona rural caliente

Esa misma semana, el crimen de un campesino que llegó del departamento de Nariño al corregimiento de Villacolombia en busca de un futuro mejor, fue identificado como Gerardo Nicolás Toro de 34 años, cuyo secuestro fue en un parque de la vereda y horas después encontrados en una fosa común.

En octubre, tres hombres y una mujer fueron asesinados en el corregimiento de Guachinte de ese municipio. De acuerdo al reporte de la Policía, las cuatro víctimas fueron identificadas como Wilson Salguero Ordóñez, Cristian Camilo Artunluaga, Andrea Solarte Vargas, y Miguel Ángel Torres. Además fueron encontradas al interior de un carro con disparos en la cabeza con arma de corto alcance.

Según Javier Sardi, secretario de Gobierno, a pesar de que los cuerpos fueron encontrados en Guachinte el crimen pudo haber ocurrido en otro punto del municipio y ser trasladados a esta zona, que reporta lo menores niveles de violencia del municipio. “Estamos conmocionados y desorientados, Guachinte es un espacio de paz. No teníamos ningún homicidio en esta zona, no hay grupos armados. Fueron llevados allá”, declaró el funcionario.

Las autoridades ofrecieron una recompensa de 50 millones de pesos para dar con el paradero de los cabecillas de los grupos armados organizados, que están sembrando el terror en Jamundí y que serían los posibles responsables de las muertes de las cuatro personas.

De acuerdo con la investigación y las hipótesis de los uniformados, los involucrados serían alias ‘James’, quien comanda la comisión de ‘Jaime Martínez’ en Jamundí; alias ‘El Flaco’ y alias ‘J.J.’, comandantes de escuadra de las Farc, que operan en Jamundí y norte del Cauca.

¿Son grupos armados de limpieza?

La gobernadora del Valle del Valle del Cauca, Dilian Francisca Toro, convocó un consejo extraordinario de seguridad, en el que señaló “realizamos el consejo de seguridad con el señor alcalde (Jamundí), el comandante de la Metropolitana y el coronel de la Tercera Brigada con la Fiscalía, y lo que se ha podido evidenciar por parte de ellos es que quien perpetró esa masacre fue la  ‘Jaime Martínez’, que es un GAO residual (grupo armado organizado), es de la misma línea de Mayimbú y son tres personas que están afectando a Jamundí: uno que es ‘James’, otro ‘El Flaco’ y ‘J.J.’, entonces nosotros en el día de hoy vamos a dar una recompensa de 50 millones para quien dé información de estas tres personas que son las que están causando los asesinatos, los homicidios en Jamundí”.

El comandante de la Policía Metropolitana de Cali, Hugo Casas, precisó: “La recompensa contra alias ‘Mayimbú’ que ofreció el Gobierno Nacional es de 1.000 millones de pesos, la gobernación del Valle, la Policía Metropolitana y la Tercera Brigada, ofrecimos 50 millones de pesos para que den información de alias ‘James’ que comanda esta comisión de la ‘Jaime Martínez’ en Jamundí”.

Por su parte, el comandante de la Tercera Brigada del Ejército, coronel Roger Gómez Herrera indicó que estas “estructuras de la manera como vienen delinquiendo sí presentan un grado de dificultad para las tropas porque son estructuras que nos delinquen de civil, se camuflan dentro de la población civil y eso hace más difícil las operaciones militares. Sin embargo, en coordinación con nuestra Policía y las indicaciones que nos da la señora gobernadora y el alcalde, es fortalecer el proceso de judicialización con la Fiscalía. Hay unos elementos probatorios muy buenos que tenemos nosotros para prontamente poder obtener las órdenes de captura contra los cabecillas de estas comisiones que nos vienen delinquiendo en la parte alta de Jamundí”.

Además parte de los eventos sicariales se asocian a qué Jamundí sería uno de los epicentros de la llegada de narcos mexicanos a Colombia. El defensor del Pueblo, Carlos Negret, alertó sobre la presencia de cárteles mexicanos en Jamundí. En este municipio, emisarios de estos temidos grupos narcotraficantes se habrían asentado para tomar control de algunas rutas que llevan cocaína hasta México para ser posteriormente vendida en Estados Unidos.

Habitantes de esta población coinciden en el aumento de hombres armados y con acento mexicano en las zonas rurales del municipio, así como laboratorios de procesamiento de cocaína y de cultivos de uso ilícito.

Informes de inteligencia de la Fuerza Pública han dado cuenta de la estrecha relación del Eln con las mafias mexicanas. Estas organizaciones, señala el Ejército, proveen armamento, municiones, material de intendencia, propiedades en otros países y los dólares con que se financian.

El director de Fiscalías del Cauca, Raúl González Flechas, sostiene que los mexicanos que han visto en zona rural de Jamundí son compradores individuales (no se sabe si del Cartel de Sinaloa) que vienen a garantizar que la cocaína sea de buena calidad y que el dinero no se pierda en las negociaciones. Ya que no está comprobado por las autoridades que el cartel de Sinaloa tiene su centro de operaciones en Jamundí.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top