ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Cali

Por el tapabocas, caleños están divididos en torno a su eliminación

Entre alegría, incertidumbre y temor son las actitudes que ha generado el retiro del tapabocas en los colegios de Cali, después de que la Secretaría de Salud anunciara la eliminación del mismo, producto de alcanzar las cifras necesarias en materia de vacunación contra el covid-19.

Aún cuando el Ministerio de Salud resaltó que para estas instituciones educativas regiría a partir del 15 de mayo, la medida llega 3 días después del anuncio por parte de Miyerlandi Torres, secretaria de Salud de Cali, quien confirmó, el viernes pasado, el retiro del tapabocas en espacios cerrados para la ciudadanía local.

Asimismo, José Darwin Lenis, secretario de Educación de Cali dijo: “adiós tapabocas, ya no necesitamos usarlo en las instituciones educativas ni en los laboratorios, aulas y espacios deportivos de los colegios”

Además, el funcionario agregó que ningún establecimiento educativo o comercial puede exigir el uso del tapabocas, aunque recomienda a los usuarios utilizarlo en caso de síntomas de gripa.

Desde Realidad 360 se hizo un recorrido por la Institución Educativa José María Carbonell, ubicada en la comuna 10 y que tiene en sus planillas más de mil estudiantes activos; en este colegio se pudo evidenciar como parte del estudiantado no hace uso de la mascarilla, acogiéndose a la instrucción impartida por el Ministerio de Salud a nivel nacional.

¿Qué dicen los docentes?

Arnulfo Fajardo Valencia, coordinador de la jornada de la mañana manifestó que aunque era una medida de esperarse, lo asume con preocupación e incertidumbre, ya que según dice “desde las instituciones educativas teníamos la esperanza de que se conservara más tiempo (el tapabocas) en espacios cerrados hasta que el mundo general dijera: se superó, se logró la inmunidad de rebaño”.

Aún así, Fajardo expresó que, a pesar del anuncio oficial y de la decisión de cada persona, sí se les recomendó a los docentes del plantel, la utilización del tapabocas con el fin de minimizar riesgos.

Patricia Gómez Quintero, profesora de química, vinculada al colegio desde el año 2005, expresó que, tanto en docentes como estudiantes aún se siente un ambiente de miedo: “En mi caso lo sigo usando por salud, para mí el virus todavía está presente. Recibo más o menos 200 estudiantes diarios en mi salón de clase, entonces lo hago por precaución”.

De manera similar, en el área técnica, específicamente en las salas de sistemas del plantel, el educador Fernando Cedeño opinó que aunque “es una medida que se da debido a los resultados obtenidos por la vacunación, lo veo preocupante en el sentido que el virus todavía no se ha ido y de alguna manera, todos estamos tan metidos en el cuento que a veces lo vemos normal”.

Por otra parte, están los que ven en el retiro de la mascarilla un alivio, no solo por cuestión de comodidad, sino también por la facilidad para impartir clases: “Para mí es positivo no tener tapabocas porque hace que grite menos al hablar, además el calor, porque así sea de tela quirúrgica, acalora demasiado”, expresó Yirley Vargas Figueroa, docente de ciencias sociales.

Similar es el caso de Héctor Rojas, docente de educación física de la institución, quien manifestó que, aunque es incómodo el uso del tapabocas, se impartieron ciertas recomendaciones en los momentos que el estudiante o el profesor se sintieran faltos de oxígeno.

Rojas también añadió: “Ahora que la medida le quita la restricción a los estudiantes, va a tener un impacto positivo”, principalmente en la asignatura que dicta, ya que permite respirar mejor en campo abierto.

¿Qué dicen los estudiantes?

Ana María Panchana manifestó que el no uso del tapabocas implica, por un lado, sea positivo, porque en el salón el calor “era insoportable”. Por otro lado, dijo: “Tenemos que seguirnos cuidando entre sí, con todas las medidas de bioseguridad”.

Igualmente, Samuel Macías, quien cursa noveno grado expresó: “Lo veo como una medida muy buena, ya se veía que en el colegio a los demás no les gustaba usar tapabocas, la verdad es que, si bien es cierto que sirve para proteger, se estaba convirtiendo en algo molesto”.

Es importante mencionar que, aunque la mayor parte de sectores en la capital del Valle abolieron la utilización del tapabocas, aún continúa siendo de uso obligatorio en hogares geriátricos, medios de transporte masivo y servicios de salud en general. 

También, desde la Alcaldía de Cali se confirmó que está pendiente la expedición, en las próximas horas, del decreto que elimina la obligatoriedad del uso en planteles educativos, puesto que es un requisito que le da piso legal a la medida.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top