ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Informe Especial

Personas en condición de discapacidad, una de las poblaciones más afectadas por el confinamiento

Desde el 24 de marzo, cuando en Colombia se declaró la cuarentena por la pandemia del nuevo coronavirus, se hizo énfasis en uno de los grupos poblacionales de mayor riesgo, las personas en condición de discapacidad. Para el año pasado, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), estimó que en el país esta población era de 3’065.361, un 7,1 % de los colombianos.

La Organización Mundial de la Salud señaló que más de mil millones de personas en todo el mundo viven con alguna forma de discapacidad, de ellas, casi 200 millones experimentan dificultades considerables en su funcionamiento.

El confinamiento trajo consigo afecciones para todos, pero especialmente para quienes están en condición de discapacidad. Sin embargo, Carlos Parra Dussán, director General Del Instituto Nacional para Ciegos (INCI), mencionó las alternativas y productos que en medio de la cuarentena, están entregando a los usuarios de sus plataformas digitales.

Además, Indicó que la situación que vive el país por la cuarentena, es una oportunidad para acercarse a los familiares y usuarios de ‘INCI Radio’ quienes tienen discapacidad visual. “Tenemos un reto adicional en este momento y es acompañar a los 11 mil niños y niñas que están en el sistema educativo regular, pero que por ahora y por el aislamiento están en sus casas, a ellos les estamos ofreciendo películas y descripción para ciegos y lo transmitimos por la emisora como una oferta educativa, cultural y distracción” agregó.

Aquí el link de ‘INCI Radio’ http://www.inci.gov.co/inciradio

Asimismo, se han dado algunas recomendaciones y cuidados puntuales para aquellos en cuyo entorno familiar se encuentran seres cercanos con discapacidad física, auditiva, visual, sordoceguera, intelectual, psicosocial mental y múltiple.

Según el  médico Jonathan Montaño del Hospital Universitario Del Valle, hay que tener presente la red de apoyo familiar, “los parientes a cargo o los cuidadores deben tener unas medidas de higiene constante como el lavado de manos, la ventilación de los espacios, una base actualizada de contactos familiares, médicos y algo muy importante, fomentar los contactos virtuales de apoyo. Esta es la forma más segura en estos momentos de estar pendiente de un paciente con discapacidad”.

La ansiedad, incertidumbre y estrés son algunos de los sentimientos que también abundan en muchos hogares de la capital vallecaucana, debido al aislamiento social preventivo y obligatorio. No obstante, todo se multiplica para las personas en condición de discapacidad intelectual o con alguna Condición de Espectro Autista (CEA), pues no pueden tener una dimensión clara de lo que sucede y todos los hábitos de su rutina se ven afectados.

Noralba Rangel y Samuel, su hijo, un adolescente de 14 años con autismo, viven al norte de Cali. Esta madre cuenta que encontrar estrategias para que su hijo logre entender que su rutina cambió ha sido algo complicado.

“Samuel hace todo caminando, pinta caminando, escucha música mientras camina, siempre está en movimiento. Tiene un autismo muy severo en cuanto a la comunicación, pero está muy conectado con todo lo demás. Antes que comenzara la cuarentena solíamos tener salidas a la mañana y a la tarde. Ahora solo podemos salir una vez al día por media hora, mientras que antes siempre iba algunas tiendas y negocios del barrio porque ya tenía una rutina establecida”.

La mamá de Samuel contó que le tuvo que mostrar algunas tiendas que estaban cerradas para que comprendiera que los sitios a los que iban antes tenían sus puertas cerrada, “fuimos a dar una vuelta afuera de la unidad para que viera que ninguna tienda estaba abierta. Es difícil explicarle qué es lo que está pasando, a él hay que mostrárselo. No entiende de prevención, ni de coronavirus y como padres tenemos que hacer todo lo posible para no alterarlo”, concluyó Noralba.

Según la OMS en los años futuros, la discapacidad será un motivo de preocupación aún mayor, pues su prevalencia está aumentando y se debe a que la población está envejeciendo y el riesgo de discapacidad es superior entre los adultos mayores, también al aumento mundial de enfermedades crónicas tales como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y los trastornos de la salud mental.

“Creo que es muy importante saber que hay un grupo de personas en las que muchas veces el entendimiento de lo que implica la cuarentena es muy difícil y en muchos casos puede traer aparejado conductas disruptivas producto del confinamiento. Por eso, son fundamentales las rutinas y entender que si no es necesario, no hay que exponer a la persona a que salga”, explicó Juan Caicedo psicólogo del HUV.

“Además es bueno saber que las familias cuentan con un apoyo remoto que los puede ayudar a cambiar el panorama que están viviendo producto del confinamiento” agregó Caicedo.

En el caso de los que necesiten salir, el profesional explicó que es importante establecer una rutina y que para las personas con CEA anticipen lo que viene mediante una agenda visual para que estén al tanto de todo lo que sucederá.

Por otro lado, Sofía Marín de 11 años nació con Síndrome de Down, el cual se produce debido a una alteración genética, este síndrome afecta al desarrollo cerebral y del organismo y es la principal causa de discapacidad intelectual y también la alteración genética humana más común. Su madre Johana Andrea Manrique cuenta que desde que empezó la cuarentena se duplica y hasta triplican las tareas en casa.

Desde el trabajo virtual, hasta la tarea que envían los colegios, la limpieza, las comidas, el baño, jugar y, en su caso, ejercicios motores y demás, suponen para ella y su esposo un cansancio mayor.

“Además de Sofi, tengo dos hijos más uno de 6 y otro de 3, mi esposo y yo nos hemos repartido las tareas, pero a veces es muy complicado realizar otras actividades de la casa, hay días en los que siento que no me rinde nada pero trato de hacer que a ellos el encierro los afecte lo menos posible, sobre todo a Sofía” dijo Johana.

“Las salidas pueden cambiarle la vida a muchas familias a las que el encierro no se les está haciendo para nada llevadero. No es fácil lo que estamos viviendo, porque  toda la rutina que uno tiene como familia se vio afectada y la tuvimos que adaptar nuevamente, pero paso a paso y con mucha paciencia nos vamos acomodando” agregó.

De acuerdo a un informe de la OMS alrededor de 150 países y organizaciones regionales han firmado la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, y 100 la han ratificado, comprometiéndose de ese modo a eliminar los obstáculos que impiden a las personas con discapacidades una participación plena en sus sociedades.

Finalmente, Johana señaló que “es fundamental que los padres de niños en condición de discapacidad se reinventen y traten de que el entorno los afecte lo menos posible, hay que aprovechar el confinamiento para empezar a ser creativos y crear un ambiente aún más familiar”.

Fotografía tomada de: Pixabay

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top