ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Cali

Mitad de usuarios del MIO violan sus normas y se cuelan el servicio

Unos 300.000 usuarios de las 625.000 personas que utilizan a diario el transporte público en Cali ponen en peligro sus vidas, porque son caleños que deciden tomar riesgos innecesarios, convirtiéndose en trapecistas, corriendo a través de las calles, esquivando vehículos que se acercan a gran velocidad, enfrentándose a la muerte y finalmente mezclándose entre las personas.

Según Pedro Yáñez, gerente de Operaciones de Metrocali, “más del 50 % de los 625.000 caleños que en promedio utilizan este transporte público violan sus normas de comportamiento y buen funcionamiento”.

Estas son algunas de las supuestas hazañas que realizan los usuarios del MIO para lograr el objetivo de colarse en los buses o evadir las normas del servicio. Muchos salen victoriosos, algunos no regresan a sus hogares y otros con múltiples heridas, pero todos arriesgando su vida.

Se estima que el Sistema Integrado de Transporte Masivo –SITM- MIO de Cali moviliza a diario cerca de 300.000 pasajeros que utilizan el sistema sin pagar, colándose a diario en las estaciones. Los usuarios se quejan de la falta de seguridad, de las conductas irregulares y la inconformidad es constante y aumenta.

“Aquí se sube mucho colado, mucho, mucho. A diario entran más colados que los que pagan el pasaje”, asegura Vanessa Hernández, una de las usuarias del Sistema.

“Me parece de muy mal gusto que arriesguen su vida por $2000”, agrega Juan Diego Martínez, otro asiduo cliente de este servicio.

Para los colados del SITM, para tomar el MIO solo basta coger impulso para brincar los 90 centímetros de altura a la que está la puerta corrediza de la estación, desde una vía principal, hecho que se ha convertido en una costumbre y hasta en un deporte.

Lo que resulta en verdad preocupante es que la mayoría de infractores son jóvenes, los cuales optan  por colarse y evadir las autoridades sin contar con el riesgo que corren.

Jorge Quiñones, operador del MIO, manifestó su inconformidad y temor debido al mal comportamiento de los usuarios.

“Los colados, eso es una plaga, personas sin educación que no les gusta ganarse nada honradamente. El año pasado hubo tres compañeros golpeados por tratar de impedir colados, ni a las autoridades las respetan, nos sacan puñales e intentan chuzarnos, la verdad es mejor no meterse, uno tiene familia que lo espera en la casa”, relata el operador.

Son alarmantes los casos de personas que han resultado heridas al intentar colarse en el sistema. Tantos que la cifra no se logra determinar. Un peligro que no entienden los mismos usuarios.

Francisco Martínez teniente de la Policía Metropolitana de Cali, dice: “Para los jóvenes es toda una aventura colarse, no tienen en cuenta los grandes riesgos que les ha costado la vida a muchos de ellos. Sin embargo, fingen ignorar la norma y al preguntarles sobre su motivación la respuesta común es su desconocimiento.

Las justificaciones de estas personas para evadir el pago del pasaje son económicas o culturales; otros alegan problemas de infraestructura, e incluso, al ver a otros usuarios colándose ellos también lo hacen.

Esas son solo algunas de las excusas más recurrentes de los colados, cuya mayoría son estudiantes de colegios y universidades de la capital del Valle del Cauca, quienes aseguran que no pagan el pasaje por falta de dinero, lo que es más preocupante aún.

“Necesitamos un transporte que no nos cobre para ir a la universidad porque hay muchos estudiantes que vivimos muy lejos. A mí, hay veces me toca colarme, necesitamos más posibilidades de pago porque no todos tenemos la posibilidad económica o de adquirir una tarjeta estudiantil”, afirma la universitaria Stephanie Sierra.

En el mismo sentido se manifiesta Daniela García, quien comenta: “A  muchos nos toca colarnos por falta de dinero, como universitarios tenemos muchos gastos y a veces no nos alcanza para el pasaje”.

Esta situación se presenta a pesar de la entrega de tarjetas estudiantiles para ingresar al MIO, las cuales son asignadas por la Secretaría de Educación, según las condiciones socioeconómicas de los beneficiarios,

El estudiante Juan Pablo Rojas señala al respecto: “No me parece justo que la Secretaría de Educación nos juzgue solo por un estrato social o por tener una EPS pues pienso que hay personas de estratos 1 y 2 que tienen las posibilidades, aun así se aprovechan de esto y personas de estrato 3 por tener una EPS y trabajar fuertemente, ellos deducen que tiene los recursos suficientes”

Otro de los universitarios también se justifica con base en su condición económica y social. “Las personas juzgan sin conocer la realidad de los demás, ellos se enojan y lo tratan mal a uno sin saber si uno comido o no”, dice Alexis Lasprilla.

Sin embargo, el gerente operativo del MIO desvirtúa en parte dichos argumentos como causa de la evasión del pago del servicio. “Ya se está ejerciendo control sobre el uso de las tarjetas estudiantiles, pues se han presentado casos donde los alumnos las pierden o las negocian con sus compañeros”.

Con lo anterior, se evidencia una clara muestra de la falta de compromiso y cultura por parte de los caleños que no aprovechan  sino que desperdician los beneficios y ayudas que les son brindadas por parte del gobierno.

Lo que sí es claro es que día tras día el MIO resulta afectado por usuarios que evaden el pago del pasaje al ingresar por las puertas laterales de las estaciones o al colgarse de la parte trasera de los buses.

Según estudios realizados por Operaciones de Metrocali y la Policía Metropolitana, la evasión del pago por el servicio de transporte del MÍO es más frecuente en horas pico, como en la mañana, de 6:00 a 8:00 a. m.; cerca del mediodía, de 11:30 a. m. a 2:00 p. m., y en la noche, de 5:30 a 7:30 p. m.).

Las estaciones del Lido, Caldas, El Estadio, Manzana del Saber, San Bosco y Unidad Deportiva son donde se presenta el porcentaje de colados más alto.

Para  contrarrestar la falta de cultura  y mal ejemplo que se ha convertido en un hábito impropio para los usuarios del transporte público en Cali se aplica el nuevo Código de Policía, que se adapta a las nuevas situaciones que se viven en el país, norma de cuyos 286 artículos 16 apoyan el buen comportamiento en el MIO.

Estas 16 normas tendrán sus respectivas multas, con valores desde los $100.000 hasta más de $875.000 que pagarán los usuarios que cometan actos en contra del Sistema, contra otros pasajeros o que incluso hagan mal uso de las instalaciones.

De acuerdo con Metrocali, las sanciones solo podrán ser impartidas por miembros de la policía, quienes conducirán  a las personas infractoras hasta la comisaría más cercana para hacer oficial la sanción.

Una de las normas más sancionadas es la de evadir el pago de la tarifa del MIO para acceder a la prestación del servicio de transporte, en cualquiera de sus buses (articulados, padrones y alimentadores). La misma contempla una multa correspondiente a 8 salarios mínimos diarios legales vigentes ($218.895).

La implementación de estos “16 motivos para portarse bien en el medio de transporte público” trata de concientizar a las personas, creando una cultura ciudadana en el que el MIO sea un medio de transporte seguro y agradable para la comunidad.

Este método, fposibilitado por el nuevo Código de Policía, ha dejado, en sus primeros meses aproximadamente 180 multas a usuarios que se han colado en el sistema de transporte.

Según estudios realizados por la Policía Metropolitana, ya  se empiezan a ver los cambios porque el número de personas que evaden el pago de la tarifa del MIO ha disminuido un 15 %.

Se espera que siga bajando hasta el punto que el Sistema Integrado de Transporte Masivo MIO sea un reflejo de la cultura ciudadana y civismo de los caleños.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top