ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Mundo

Misterio por suerte de religiosa colombiana en Malí

Casi una semana permanece secuestrada la religiosa colombiana Gloria Cecilia Narváez y se desconoce su suerte. Se cree que los presuntos delincuentes son pertenecientes al grupo Yihadista, ya que han atacado la zona anteriormente, pero hasta el momento ningún grupo se ha atribuido el secuestro. La Madre Noemí Quesada, superiora de la congragación Hermanas Franciscanas de María Inmaculada, donde está adscrita la madre retenida, señaló a medios que “es todo muy incierto y muy terrible”, dijo.

La religiosa añadió: “estamos en cadena de oración, pidiéndole a Dios un milagro. “Si son yihadistas no va a salir con vida; eso parece claro, porque ellos dijeron que tenían la orden de matar cuando se la llevaron”.
Al parecer, los secuestradores huyeron a la zona fronteriza con Burkina Faso (África occidental), donde hay zonas propicias para esconderse, y por lo cual no se ha dado con su ubicación. Cabe anotar que no hay representación diplomática colombiana en Malí.

Los obispos en Colombia solicitaron a la Cancillería colombiana que se pongan en marchan las acciones necesarias para la pronto y segura liberación de la hermana Gloria. “Con nuestra voz de aliento de fe y esperanza, acompañamos en estos momentos a la familia de la hermana Gloria Cecilia y a cada una de las Hermanas Franciscanas de María Inmaculada”, comunicó la Conferencia Episcopal Colombiana.

La embajada de Ghana se ha hecho a cargo de la situación y ha dispuesto las operaciones para lograr la liberación de la Hermana Gloria.

La religiosa Colombiana Gloria Cecilia Narváez, fue secuestrada el pasado 07 de febrero en la parroquia  católica de la provincia de Karangasso en Malí (África).

Hombres armados llegaron al lugar y se llevaron a la religiosa perteneciente a la congregación de las Hermanas Franciscanas de María Inmaculada. “La hicieron tomar una ambulancia y huyeron llevándosela con ellos”, aseguró Sor Adelaide, una hermana misionera que también trabajaba en Karangasso. La monja llevaba seis años realizando trabajos misioneros de alfabetización, apoyo y evangelización a niños y población rural.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top