ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Nacional

Minas antipersona dejan 104 víctimas en lo corrido del año

Fuente: Minas antipersona dejan 104 víctimas en lo corrido del año

En los tres primeros meses de 2021, 104 colombianos fueron víctimas de minas antipersona y de otras clases de explosivos.

Lo anterior significa que cada día de los meses entre enero y marzo, una persona perdió la vida o quedó mutilada en Colombia a causa de estos artefactos.

Las estadísticas las reveló el Comité Internacional de la Cruz Roja, que además detalló que 61 de las víctimas eran civiles; 15 de ellos eran menores de edad. Los 43 restantes eran miembros del Ejército o de grupos armados ilegales.

Aunque la cifra de 104 afectados por minas y explosivos es menor que la del primer trimestre de 2020, cuando fue de 118, este 2021 supera por bastante las 81 víctimas del primer trimestre de 2019. El total de afectados en el país el año pasado fue de 389 personas.

“La presencia de artefactos explosivos es una las principales preocupaciones humanitarias del Comité Internacional de la Cruz Roja. En 2020 la organización documentó 389 víctimas de estos artefactos, la cifra más alta de los últimos 4 años. Este fenómeno continúa en 2021, entre enero y marzo el CICR registró 104 víctimas, de las cuales 7 fallecieron. Las demás sobrevivieron con graves consecuencias físicas, sicológicas y emocionales que perdurarán a lo largo de su vida”, reseñó el CICR en un comunicado.

Los civiles siguen siendo los más azotados por los explosivos.

Según el CIRC, la mayoría de víctimas eran campesinos que transitaban por sus veredas o estaban recolectando comida o agua cuando se toparon con los artefactos.

Los hechos individuales, además, impactan en las comunidades, que, por el peligro que supone transitar por las zonas en las que hay minas antipersona, se ven obligadas a confinarse en sus parcelas, reducir sus actividades productivas y restringir el envío de niños a escuelas y colegios por temor a caigan en estas trampas.

En 2020, en total se registraron casos de afectación comunitaria en 19 municipios.

“El número de víctimas evidencia la gravedad de la problemática, pero no es el único indicador. En 19 municipios donde se registraron accidentes, las comunidades afrontaron, además, situaciones de confinamiento o desplazamiento, hechos que demuestran las múltiples consecuencias de este fenómeno en el plano humanitario”.

Norte de Santander, Cauca y Nariño fueron las zonas más afectadas. En estos 3 departamentos se concentró el 71 % de las víctimas.

Entre tanto, la Defensoría del Pueblo emitió también durante los tres primeros meses del año, alertas tempranas en Caquetá, Putumayo y Norte de Santander. También en Vichada y Amazonas.

Entre los artefactos explosivos que generan afectación en estas zonas se encuentran las minas antipersona y los restos explosivos de guerra. Así como los artefactos lanzados y los de detonación controlada.

La Defensoría, justamente, rechazó el uso de estos artefactos que, según cifras de la oficina del Alto Consejero para la Paz, han dejado 12.032 víctimas en Colombia entre los años 2006 y 2021. De ese total, el 81 % resultó herido y el 19 % falleció.

“Rechazamos su uso no solo por el alto costo de la descontaminación, sino porque este tipo de arma prohibida por el DIH genera sufrimientos desproporcionados, especialmente a poblaciones vulnerables como niños, niñas, adolescentes y personas mayores”, indicó el defensor Camargo.

De otro lado, el gobierno, representado por el alto comisionado de Paz, Miguel Ceballos, insistió en que hay una relación entre la instalación de minas antipersona y el narcotráfico.

“Los lugares que tienen mayor impacto, en cuanto a la instalación de las minas antipersonal, siguen siendo aquellos donde hay una coincidencia entre las rutas del narcotráfico y la presencia de grupos armados organizados. Estamos hablando del Catatumbo, del Chocó, Putumayo, del Bajo Cauca antioqueño, Caquetá, sur de Córdoba y de zonas como el Cauca. Hay una relación directamente proporcional entre la instalación de estos explosivos y el narcotráfico”, puntualizó el funcionario.

Militares, los más golpeados

De acuerdo con datos de la Corporación Militares Víctimas del Conflicto Armado (Milvíctimas), y con información del Alto Comisionado para la Paz, desde el año 1990 y hasta 2019, 7180 miembros del Ejército Nacional habrían caído en estas trampas; dejando heridos a 5736 y muertos a 1444.

La organización presentó un informe a la JEP en abril de 2019 pidiendo ser priorizados la Sala de Reconocimiento de la Verdad como víctimas de minas dentro de un macrocaso centrado solo en investigar los hechos victimizantes realizados con estos explosivos.

Esta misma solicitud la hizo Ximena Ochoa, cofundadora y miembro de la junta directiva de la Federación Colombiana de Víctimas de las FARC, Fevcol, quien en diálogo con CALI 24 HORAS dijo que “en Colombia hay más de 9000 víctimas de minas antipersona. Nosotros creemos que eso es suficiente para que se inicie un nuevo caso en el tribunal de paz, como hicieron con el del delito de secuestro. El derecho que se viola al sembrar esas minas es un derecho fundamental y hay que hacer algo. Desde que se aprobó el acuerdo de Ottawa, las FARC debieron haber proscrito el uso de las minas, pero eso no pasó”.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top