ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Opinión

‘Me Too’: mudo ante mujeres de Afganistán

Por Javier Benítez

Desde muchos sectores se está denunciando lo que entienden como una absoluta hipocresía del movimiento ‘Me Too’ surgido en 2017 para delatar agresiones y acosos sexuales. Ahora, en un contexto talibán que padecen las mujeres afganas, a este movimiento parece habérselo tragado la tierra: nadie dice nada.

Se habla del ‘atronador silencio’ de ‘Me Too’ ante los talibanes. Ninguna de sus máximas exponentes, como son los casos de la vicepresidenta de EE. UU., Kamala Harris, o de las congresistas demócratas Alexandria Ocasio-Cortez, se han pronunciado en defensa de las mujeres afganas, que se encuentran ahora mismo en una situación de indefensión total.

Al respecto, el PhD en Sociología e historiador Sergio Fernández Riquelme, avisa que “las mujeres afganas van a volver a la edad media; la libertad de expresión, la libertad de culto, la libertad política, van a desaparecer de un plumazo en Afganistán. Y la comunidad internacional, más allá de ciertos lemas que se usan en el interior de sus países, no ofrecen nada real: pueden retuitear, pueden compartir en las redes sociales, pero a la hora de la verdad no se ha realizado ninguna campaña política, militar o económica para defender los derechos de los más débiles en Afganistán”, sentenció el también profesor de la Universidad de Murcia y escritor.

Mientras, las democráticas instituciones occidentales, como la Unión Europea que no reconoce a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela, ni quiere tratar con él, hasta el punto que Reino Unido se niega a devolverle el oro que le pertenece, vienen a decir que están abiertos a negociar con el movimiento terrorista Talibán.

Valores europeos.

“Los talibanes han ganado la guerra, así que tendremos que hablar con ellos”, dijo el alto representante de la diplomacia Europea, el español Josep Borrell. Pero a los demócratas europeos no se les ha ocurrido decir, por ejemplo: “Nicolás Maduro ha ganado las elecciones, así que tendremos que hablar con él”.

“El mundo globalista no tiene valores reales, solo tiene lemas publicitarios, tiene pancartas, tiene banderas de moda, pero a la hora de la verdad no tiene valores que oponer en un mundo globalizado”, sentenció Fernández Riquelme.

Advertencia de Putin

‘Cría cuervos y te sacarán los ojos’. Es la máxima que describe lo que le está pasando a Occidente, y en especial a EE. UU., con los talibanes en Afganistán, en la catástrofe que se ha convertido la retirada de las fuerzas occidentales de ese país, y también en la evacuación, tanto de ciudadanos occidentales, como afganos.

Este lunes, en una reunión con quienes encabezan las listas del partido Rusia Unida, el presidente Vladímir Putin lanzó un aviso: “No queremos que vengan los militantes que se hacen pasar por refugiados. No queremos reincidencia alguna de lo que pasó en los años 1990 y a principios de la década de 2000. Nadie quiere retornar allí, pero tampoco queremos que vengan elementos (criminales) de Afganistán, y tampoco de Siria. Estamos haciéndolo todo porque Siria no sea un semillero del terrorismo”.

Toda una declaración de intenciones, y de cómo proceder del jefe de Estado ruso, en torno al caos que ha sembrado Occidente en Afganistán con el abandono de sus fuerzas de una forma rústica y que está creando una catástrofe humanitaria, aparte de los problemas de seguridad, tanto dentro de ese país, como en las naciones colindantes.

En este sentido, Fernández Riquelme echó mano de la historia para explicar todo lo que está pasando. “Occidente, y especialmente el gobierno norteamericano que alimentó en los años 70 y 80 (del siglo pasado) a esta facción talibán dentro de los muyaidines que lucharon contra la Unión Soviética en Afganistán, se han visto totalmente desbordados.

El también escritor incide en que “por las últimas declaraciones de la Unión Europea, UE, como del propio Joe Biden, pues parece que no ha pasado nada, cuando ellos han creado un caldo de cultivo para que estos señores se hagan con el poder en Afganistán durante muchos años. Y ahora que han tomado de nuevo el poder y han barrido en pocas semanas a su Gobierno títere en Kabul: no saben qué hacer, no saben cómo tratarlos, no saben cómo enfrentarlos, y posiblemente las consecuencias de estos actos las veremos en las fronteras de Afganistán con grupos radicales que pueden sembrar, como hace unos años, el terror en las calles de EE. UU. y de Europa Occidental”, remachó el analista.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top