ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Informe Especial

Los buses eléctricos son la apuesta para mejorar la movilidad en Cali

El Plan de Sostenibilidad implementado este año por la Alcaldía y Metro Cali ha recuperado alrededor de 140 buses que estaban parados en los patios, la meta es cerrar el 2019 con más de 900 buses que presten el servicio con el ingreso de la nueva flota de buses eléctricos.

La vicepresidenta de Operaciones e Infraestructura de Metro Cali, Verónica Uribe, dijo “seguimos con el compromiso de terminar de recuperar la flota, pues aún quedan pendientes por reparar 13 vehículos, esperamos que todas estas reparaciones generen un alto nivel de confiabilidad, es decir menos susceptibles a las varadas, que es a lo que le estamos apuntando”.

Al plan de movilidad se le suma el objetivo de finalizar el año con la implementación de al menos 157 buses eléctricos nuevos que se sumarían a los 26 buses eléctricos que el concesionario Blanco y Negro Masivo puso en servicio en el sistema el pasado mes septiembre, estos vehículos son amigables con el medio ambiente con cero emisiones de gases. Además se adicionaron de 21 buses a gas, que a finales de este mes empezaron a circular por la ciudad y que reducen el 98 % de las emisiones de partículas de contaminantes.

El concesionario Blanco y Negro Masivo contó con el apoyo financiero y técnico de compañías como Celsia y Gases de Occidente para el ingreso de estos nuevo vehículos que se sumaron a la flota del sistema de transporte masivo MIO.

En un comunicado Gases de Occidente explicó que: “Los costos de operación de buses o camiones con motores dedicados a gas natural son inferiores frente al uso de otros combustibles. Se estiman ahorros superiores al 20% frente a la gasolina y al diésel”.

Adicionalmente la ciudad cuenta con el centro de aprovisionamiento eléctrico más grande de Colombia de buses eléctricos, con el funcionamiento de 13 surtidores de energía para la recarga.

Julián Cadavid, miembro de la empresa Celsia, responsable de Transmisión y Distribución de esta compañía indicó que “este sistema es tan eficiente que podemos recargar los buses al mismo tiempo, en 4 horas, lo que les brinda una autonomía de recorrido cercana a los 300 kilómetros, es decir que pueden operar dos días sin inconvenientes

La presidenta de Metro Cali, Ingrid Ospina Realpe expresó “el avance del sistema no se detiene, seguiremos adelante con el plan de sostenibilidad, para que, con el incremento de la flota, nuestros usuarios empiecen a sentir el fortalecimiento en materia de frecuencias, cubrimiento y puntualidad”.

El concesionario de Unimetro antes de que se acabe el año, deberán incluir 110 buses eléctricos, según su obligación contractual. Unimetro anunció que los primeros 38 vehículos estarían en la ciudad a partir de este mes.

El alcalde Maurice Armitage señaló: “Hemos hecho todo por mejorar el servicio del MIO. Por eso tengan la plena seguridad que con los vehículos que estamos recuperando y los buses eléctricos y a gas que estamos trayendo, el sistema va a mejorar muchísimo y vamos a cuidar el aire de Cali, que es uno de los más limpios del país”.

Según la Alcaldía de Cali, estos acontecimientos se dan a los diez años de funcionamiento que cumple el sistema, en este tiempo el MIO ha movilizado más de 1.2 billones de pasajeros. En la actualidad cuenta con 98 rutas entre semana y 3 más los fines de semana. Con el plan de sostenibilidad y la recuperación e ingreso de nueva flota se tiene proyectado un rediseño operacional que ampliará a 108 las rutas, con el fin de fortalecer el servicio para los usuarios, incrementado las frecuencias, aumentando la cobertura y enfocándose en la puntualidad que es uno de los indicadores de cumplimiento al que le está apostando el sistema.

Por otro lado, Fernando Tamayo, presidente del concejo de Cali indicó que “el valor de cada bus eléctrico es de $600 millones; el que oferta en la licitación, debe poner además $36.000 millones para chatarrizar 579 buses del TPC, si distribuimos ese valor en los 109 licitados tenemos que esto nos da $330 millones por cada bus eléctrico; la infraestructura para la carga -de energía- de estos buses cuesta $100 millones, eso nos da que cada bus eléctrico va a costar $1030 millones. Esos son los buses que van a llegar ahorita. La parte ecológica es importante, pero esos lujos a estas alturas, con un sistema quebrado, con una deuda de $180.000 millones (de la demanda de GIT), tienen un agravante y es que el Fesde, que aprobó el Concejo, es específico en decir que no cubrirá nuevos operadores. Eso quiere decir que estamos haciendo un tiro al aire con 100 buses que no van mejorar la movilidad de Cali”.

Sin embargo, los usuarios que tienen como parte de su ruta un alimentador, se sienten cómodos a pesar de que se hayan montado una sola vez. Según un comunicado de Metro Cali “durante su primer mes de operación, estos vehículos, de tipología alimentadora, han permitido reforzar el servicio en rutas de la periferia, es decir desde los barrios para integrarse con las rutas troncales y pretroncales. En esta etapa han operado en 28 rutas como las A02, A13C, A19A, A23, A32, A33, A37A, A73 y A75 y en barrios o sectores como Atenas, Alto Nápoles, Buenos Aires, Caldas, La Sirena, La Buitrera, Ciudad Los Álamos, Chiminangos I y II, El Sena y Torres de Comfandi, entre otros”.

Mi viaje en un bus eléctrico

Mientras cientos de pasajeros hacen su fila en la terminal Cañaveralejo con la esperanza de que su ruta llegue, son contados los buses eléctricos que transportan por la terminal, que en la mayoría de las veces pasan desapercibidos por que no hacen ninguna clase de ruido al pasar.

Tras varios minutos de espera los usuarios de la A75 se ponen a la expectativa de que la fila avance para lograr llegar a sus respectivos sitios. Al subir los escalones por la puerta trasera se nota el asombro de algunas personas por lo que ven sus ojos.

Mientras algunos se concentran en su mundo, se puede escuchar el murmullo de varias personas sobre el bus, aparentemente dejando a un lado la molestia por la demora del mio.

Como un niño con un juguete nuevo es imposible dejar de ver los detalles nuevos y diferentes que tiene la nueva apuesta de Metro Cali para la movilidad de los caleños.

A medida que el recorrido avanza, la diferencia del viaje es notoria, nuevamente el silencio es un factor impresionante de este bus, no se siente el esfuerzo del aire, el ruido del motor ni mucho menos esa vibración extraña que se produce en la parte de atrás de un mio tradicional.

A pesar de que todos los pasajeros tienen cara de cansancio y que la mayoría van de pie, con ganas de llegar a sus respectivos destinos, se nota en muchos la comodidad al ser un espacio mucho más amplio, contar con aire acondicionado, tener una rampa y espacio para las personas discapacitadas que los otros alimentadoras normalmente no tienen.

Los que van sentados tienen la oportunidad de cargar su celular, tener una silla amplia y cómoda mientras que los que van de pie tienen mucho espacio para ubicarse y también tienen de donde “agarrarse” por sus múltiples barandas y manijas.

Después de un recorrido casi de 20 minutos el mio llega a su última parada, el conductor al abrir las puertas recibe el agradecimiento de la mayoría de las personas que descienden del bus, evidenciando la calidad del viaje.

Aunque todo lo relacionado con el transporte masivo genera controversia incluyendo estos buses eléctricos, no se puede negar la apuesta que están haciendo con la implementación de estos buses, no solo para mejorar la experiencia y la movilidad de los usuarios con el mio, sino para mejorar la calidad del aire y evolucionar con nuevas medidas para el desarrollo de la ciudad.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top