ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Cali

Lluvia incrementó los caracoles africanos en Cali

La temporada invernal en Cali no solo ha dejado consigo inundaciones y un sinnúmero de afectados por los desastres ambientales, sino que también ha aumentado la proliferación de los caracoles africanos.

Los caracoles africanos  han aumentado aceleradamente en diferentes sectores de la ciudad, especialmente por las fuertes lluvias e inundaciones que se vienen presentando.

La Achantina Fulica, conocido como el caracol africano, es  un molusco invasor originario del África tropical, el cual devora cultivos, jardines y es un foco transmisor de diferentes parásitos que pueden causar inclusive meningitis en los seres humanos y la muerte en los animales.

Este animal está incluido en la lista de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. El caracol africano es una especie hermafrodita el cual en cada reproducción puede dejar hasta 600 huevos.

El  encargado de flora y fauna del Dagma, Andrés Posada, comenta que, “no todos los caracoles están infectados, sino que el riesgo se propaga porque estos animales se alimentan con excremento de ratas, perros y humanos, por ende están contaminados por diferentes parásitos y bacterias, por lo cual lo se debe entrar en contacto con ellos ni con la baba que desprenden”.

Por otra parte,  el ingeniero ambiental de la CVC, Hugo Alejandro Girón, afirmó que “es necesario prevenir su contacto directo, debe ser solo con guantes y se les puede poner cal para descomponerlos. Por lo general son más abundantes en sitios poblados donde encuentran fácilmente recursos alimenticios como material vegetal y animales en descomposición”.

Desde comienzos de este año el Dagma tiene a disposición 50 gestores ambientales que trabajan atendiendo las solicitudes de las personas, recogiendo y tratando de forma correcta estos animales en las 22 comunas de la ciudad. Según lo confirmado por Andrés Posada, hasta la semana pasada se habían recogido 105.000 caracoles africanos.

No obstante, la señora Sonia Orozco quien vive en una unidad residencial ubicada en el sector del Valle del Lili, manifestó que “un día llegué a mi apartamento y en las ventanas, en el balcón, en las matas, habían demasiados caracoles pegados”

“Informé a la administración de la unidad dado que, todo el conjunto se encontraba infestado y ellos me confirmaron que ni el Dagma ni la Secretaria de Salud habían dado respuesta frente al tema. Por ende, de forma particular la unidad contrató un ingeniero ambiental quien está atendiendo la situación ahora”, concluyó Sonia.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top