ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Mundo

Las ‘vacaciones forzadas’ por el covid-19

REDACCIÓN: Natasha Vázquez

Moscú, 17 mar. (Sputnik).- Aunque una pausa imprevista en las clases suele ser el sueño dorado de muchos estudiantes, esta vez el motivo no deja lugar para el regocijo.

Ante la rápida propagación de la pandemia del nuevo coronavirus, entre sus primeras medidas de protección, muchos países han tenido que optar por cancelar las clases, poniendo en riesgo el proceso educativo. Pero a la vez, la situación obliga a buscar alternativas para seguir adelante con la enseñanza.

Aunque Rusia no es de los países más afectados por el SARS-CoV-2 y a día de hoy tiene solo un centenar de enfermos y ningún fallecido, las autoridades de Moscú decidieron cortar por lo sano y ordenaron cerrar temporalmente los colegios, escuelas de deporte y centros de actividades extraescolares por la pandemia de coronavirus.

“A partir del sábado 21 de marzo de 2020 y hasta el domingo 12 de abril de 2020 estarán cerrados los colegios públicos, las escuelas de deporte y los centros de educación complementaria”, comunicó el alcalde de la capital rusa, Serguéi Sobianin, en su blog personal.

Anteriormente, en los colegios de la capital ya había sido introducida la asistencia libre para los estudiantes.

El gigante euroasiático no ha cerrado totalmente las universidades, pero sí ha potenciado y exigido que estos centros de enseñanza tomen medidas preventivas.

El Ministerio de Educación de Rusia estableció controles sanitarios en las universidades del país para prevenir la extensión del coronavirus.

“Elévese las medidas sanitarias de prevención a partir del 16 de marzo de 2020, con la medición de la temperatura a todos los que ingresen en las sedes de las instituciones”, indicó el ministerio en una directiva.

El organismo ordenó también que se pongan dispensadores de gel desinfectante de manos en los edificios de las universidades y recomendó a las instituciones educativas dar clases a distancia mediante una plataforma virtual.

No pocos centros superiores han dado ejemplo e implementan ya soluciones para impartir las clases online.

El rector de la Universidad Estatal Lomonósov de Moscú, Víctor Sadóvnichi, firmó este lunes una orden que brinda a los estudiantes la posibilidad de continuar con el curso a distancia.

“Es necesario prever (…) el uso de diversas tecnologías que permitan la interacción indirecta de los estudiantes, docentes, investigadores y trabajadores administrativos, incluido el uso de tecnologías basadas en medios electrónicos y de educación a distancia”, precisa el documento.

La orden también prevé para los estudiantes la posibilidad de contar con planes educativos individuales.

“Desde el 17 de marzo y hasta nuevo aviso se debe llevar a cabo el proceso educativo en la Universidad de Moscú mediante el uso de las tecnologías educativas a distancia”, agrega el documento.

EL MUNDO EN ‘RECESO ESCOLAR’

Desde todas partes del planeta se repite la noticia del cierre de escuelas debido a la pandemia, reacción lógica si se tiene en cuenta su facilidad de contagio.

No solo China, España o Italia, que se han visto en cuarentena casi total por la compleja situación epidemiológica, sino otros que han comprendido que la escuela sería un perfecto foco de contagio en caso de que llegara algún enfermo.

Así, Colombia anunció que quedan suspendidas las clases presenciales en colegios públicos y privados, mientras que los maestros y directivos deberán preparar las metodologías para impartirlas de manera virtual.

Por su parte, el Gobierno de Costa Rica suspendió las clases y declaró el estado de emergencia nacional, así como cerró sus fronteras a los extranjeros, como primeras medidas para frenar la propagación del nuevo coronavirus.

Otro tanto hizo Uruguay, que ente las primeras regulaciones por la pandemia decretó la suspensión de las clases y los espectáculos públicos y ordenó limitar al máximo las actividades con concentraciones de personas.

En Chile, el presidente Sebastián Piñera confirmó medidas preventivas similares; y otro tanto anunció su homólogo colombiano, Iván Duque.

“A partir del lunes 16 de marzo, los niños, niñas y jóvenes de instituciones de educación pública del país, no tendrán más clases presenciales para proteger la salud de todos”, tuiteó el mandatario.

El Gobierno de Venezuela anunció este viernes la suspensión de las actividades escolares tras confirmar los primeros casos de coronavirus en el país.

“El presidente de la República (Nicolás Maduro) ha tomado la decisión de la suspensión de clases”, detalló la vicepresidenta Delcy Rodríguez, durante una transmisión del canal estatal Venezolana de Televisión.

La ministra aseguró que el Ministerio de Educación ya elaboró un plan de clases a distancia y tareas dirigidas para los niños, para que estos sigan el proceso educativo.

El Gobierno argentino también tomó la ofensiva y presentó la plataforma pedagógica “Seguimos educando” para facilitar la disponibilidad de material educativo al haber suspendido las clases a fin de prevenir la expansión del coronavirus.

“En el marco de la suspensión del ciclo lectivo por 14 días en todo el país, pusimos en funcionamiento hoy un portal que aglutina material pedagógico y muchas herramientas diseñadas particularmente para todos los niveles”, señaló el ministro de Educación, Nicolás Trotta.

En países como Brasil no se ha tomado esta decisión de forma centralizada, aunque el estado de Río de Janeiro, por ejemplo, determinó la prohibición de varias actividades para prevenir la expansión del nuevo coronavirus, entre las que están las clases, conciertos, cine o teatro.

Por otro lado, con solo cinco casos confirmados hasta el momento, las autoridades de Cuba no consideran necesario adoptar tal medida y confían en sus capacidades para controlar la epidemia.

“No hay ninguna orientación de cerrar una escuela (…) Nosotros continuamos con las medidas habituales para mantener la salud en nuestros centros escolares que ahora se intensifican ante esta emergencia sanitaria”, expresó a la prensa Ena Elsa Velázquez Cobiella, ministra de Educación cubana.

“Porque aparezca un caso no se cerrará el centro escolar, solo se tomarán medidas con aquellos alumnos que son más cercanos al enfermo”, destacó.

La ministra recordó que con otras epidemias como el H1N1, zika o dengue, se han puesto en práctica fuertes medidas y se lograron evitar cadenas de contagio. “Ahora haremos lo mismo y es lo que está orientado, reforzar la higiene y mantenerse alertas ante cualquier estudiante que presente un estado gripal agudo”, precisó.

EL LADO POSITIVO DE UNA SITUACIÓN MÁS QUE NEGATIVA

A pesar de todo, no pocos gobiernos, políticos y especialistas intentan encontrar no solo soluciones puntuales sino a más largo plazo.

En una entrevista con Sputnik, el empresario y miembro del Partido de Crecimiento (no parlamentario) ruso Serguéi Polonski, subrayó que “el coronavirus lanzó un proceso que llevará a que dentro de un año viviremos en un mundo electrónico o no sobreviviremos (…) así que pronto observaremos cambios del sistema de educación que tal vez jamás volverá al offline”.

Se trata entonces de, más allá de capear el temporal y conseguir la continuidad del proceso educativo, hacer de esta situación una oportunidad para introducir cambios y modernizar los sistemas de enseñanza a nivel global. (Sputnik)

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top