ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Informe Especial

La inseguridad que azota a la Sucursal del cielo

inseguridad-cali

La seguridad en Cali actualmente está atravesando por un momento crítico, lo demuestran las cifra alarmantes de mortalidad, robos, atentados, balas perdidas y delincuencia, que son la preocupación de los caleños.

 En el último informe entregado por la Fiscalía General de la Nación, que va desde enero hasta agosto, en la sucursal del cielo se registraron  7247 denuncias de hurtos a personas, cifra que se incrementó en un 29,7 % frente al mismo periodo de 2018. Convirtiéndose mayo en el mes con más denuncias de hurtos a personas con 1.157 casos en lo corrido del año.

Algunos de los sectores que más registran robos en la ciudad son zonas de alta densidad, flujo peatonal y vehicular, dentro de estas están el Centro, algunos sectores del corredor de la calle quinta, la avenida Simón Bolívar y Pasoancho, incluso a esta lista entran algunas estaciones del MÍO. Estas zonas hasta el momento hacen parte de los escenarios del delito que conforman el mapa de hurto de Cali.

De acuerdo con el coronel Fabián Ospina, subcomandante de la Policía Metropolitana de Cali, desde el año pasado las autoridades vienen luchando para contrarrestar este delito, resaltando que las autoridades tienen especialmente dos grandes reto en cuanto al hurto en la ciudad.

“Por un lado está la lucha contra la reincidencia de los ladrones, que una vez son capturados no es posible que el sistema judicial los retenga por mucho tiempo y regresan a las calles. Por otro lado, hablamos especialmente de la importancia de las denuncias interpuestas por la comunidad que nos permite a nosotros identificar qué zonas son las que tienen priorizadas”, explicó Ospina.

Según informe de la Policía, en Cali el hurto de celulares es el delito del que más se aquejan los caleños, por esta razón la Policía Metropolitana implemento el ‘Plan IMEI’, con el fin de detectar celulares que han sido hurtados, mediante el cual ya han logrado la recuperación de más de cinco mil celulares que habían sido reportados como robados, mil de estos ya fueron entregados a sus propietarios.

Con la tecnología PDA la Policía, en cuestión de segundos, puede comprobar estado de antecedentes, ya sea por medio del número de cédula con el que se puede identificar si la persona posee algún prontuario delictivo, con la de los vehículos se pueden revisar antecedentes de hurto y para el caso de los celulares y por medio del IMEI de los celulares, con el que se puede hacer la verificación de no tener denuncia de robo.

Otra de las razones que hacen de Cali una de las ciudades más inseguras del país, son las cifras de los homicidios que presenta, pues en cuanto a las ciudades capitales de Colombia, el mayor número de casos de homicidios se registró en Cali con 805, Medellín con 480, Bogotá con 742, Barranquilla con 241, Cúcuta con180 y Cartagena con 148 casos, convirtiéndose en la ciudad capital que menos registra casos de homicidio.

Según el secretario de Seguridad de Cali, Andrés Villamizar, la capital del Valle del Cauca es la ciudad más violenta del país hace varios años, por lo que se han activado planes que han empezado a reducir esa tendencia.

“Si bien Cali es la ciudad que más homicidios tiene, también es la que más ha ido reduciendo. En cinco años hemos pasado de 84 muertos por cada cien mil habitantes a cerca de 43, que va a ser la tasa de este año, según lo tenemos proyectado”, explicó Villamizar.

Según un informe del Consejo Ciudadano Para la Seguridad y la Justicia Penal, una ONG mexicana que cada año hace seguimiento a las urbes con mayores tasas de homicidios en el mundo, el año pasado de las 50 ciudades más peligrosos del mundo 42 son de Latino América y 2 son del Valle del Cauca, pues Palmira se encuentra en el puesto número 27 y Cali en el 31 del ranking.

La lucha contra el crimen organizado en Cali, ha sido uno de los retos más difíciles con el que han lidiado las fuerzas públicas, por esta razón, en un trabajo articulado de la Sijín y la Fiscalía se buscará, este año, desarticular bandas criminales ligadas a economías ilegales como el narcotráfico, el microtráfico, la extorsión y minería ilegal.

Dentro de estas bandas criminales que ya fueron desarticuladas están “La Playita”, “Los Haitianos”, “Los del Sampe”, “La gallera”, “Los Vaqueros”, estructuras ubicadas en la ciudad con impacto a nivel regional.

“La capital del Valle del Cauca ha sido históricamente el epicentro de actividades ilícitas de gran impacto, vinculadas principalmente al narcotráfico, aunque de la misma forma ha sido receptora de los efectos de la violencia del conflicto ejercida en su territorio y en las regiones circundantes”, expresó Villamizar.

Frente al caos en la seguridad que vive la ciudad, Álvaro Petrel, investigador de la Universidad del Valle, afirma que la violencia en Cali es por múltiples causas. “Cali está cerca del Pacífico y es perjudicada por los coletazos del narcotráfico, las empresas criminales terminan lavando el dinero en la ciudad. El otro factor es de convivencia, según el observatorio de seguridad, el 24% de las muertes se generan en riñas porque de esta manera los caleños están resolviendo los conflictos”, indicó.

De acuerdo con el investigador, los hechos violentos también tienen relación con la pobreza y las pocas oportunidades en las comunas del oriente y de ladera.

Cali históricamente se ha visto afectada por la inseguridad ocasionada por múltiples factores, en especial por las razones expuestas anteriormente, factores que han llevado a la ciudad a hacer parte del ranking de las ciudades más peligrosas del mundo. Por ahora los caleños quedan a la espera de que el próximo gobierno que liderara el Alcalde recién elegido Jorge Iván Ospina coja las riendas de la ciudad y brinde la tranquilidad que la ciudad ha esperado desde siempre.

“Tenemos una ciudad hermosa, con muchos lugares dignos de que los turistas vengan a conocer sin miedo de que algo les pueda pasar. Cali no merece seguir siendo tildada en el mundo entero como una ciudad donde matan a cada hora, nosotros somos más que eso y es necesario que desde el gobierno se siga trabajando para lograr ser nuevamente la ciudad cívica que antes era Cali”, opinó Sebastián Ocampo, habitante de la ciudad.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top