ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Cali

Jóvenes le dan una nueva voz al barrio Petecuy

El popular barrio caleño Petecuy es reconocido por ser peligroso debido a los comportamientos delictivos; sin embargo, algunos jóvenes le dan una nueva voz al barrio a través del entrenamiento de fútbol en el club deportivo Villarreal.

Este sector está ubicado en el nororiente de la ciudad de Cali y hace parte de la comuna 6.

Según cifras entregadas por la estación de policía de Floralia, los delitos han aumentado; durante todo el año 2016 se cometieron 56 delitos y en el transcurso de este 2017 van 56 delitos, entre ellos homicidios, lesiones personales y hurtos.

El club deportivo Villarreal, desde 2002 cuando nació, les brinda la posibilidad a los jóvenes y niños que por medio del deporte encuentren una alternativa diferente y así logren tener una mejor calidad de vida, tanto para ellos como para sus familias.

120 niños y jóvenes hacen parte de este club, desde los 6 años hasta años 18 años edad.

Daniel Villa, administrador del club deportivo, maneja la parte deportiva de toda la comuna.

“Trabajamos con niños y jóvenes de alto riesgo de vulnerabilidad; el entrenamiento ha contribuido mucho porque ellos mantienen ocupado el tiempo libre que anteriormente les quedaba y adicional a esto realizamos trabajos en la parte de prevención, en conjunto con la familia hacemos una ayuda sicosocial, sacamos a los jóvenes con sus padres a campamentos para trabajar no solo la parte deportiva sino también la social”, dijo el señor Villa.

El administrador concluyó: “He observado cambios positivos en los alumnos, están más dedicados al deporte, la categoría juvenil está dedicada con constancia e intensidad en la semana, han tomado disciplina, valores, principios y se les ve las ganas de realizar cosas buenas para su vida y seguir adelante”.

 Esta iniciativa aporta de manera positiva al barrio porque mediante el fútbol se puede motivar a los jóvenes para que se alejen de vicios y pandillas, puesto que  muchos de los que habitan en el sector no tienen la capacidad económica de acceder a una educación superior.

 El entrenador John  Narváez, quien actualmente trabaja en un proyecto de centros de iniciación deportiva con la Secretaría del Deporte, le apuesta a entrenar a los jóvenes que hacen parte del club para que se alejen de vicios y vean en este deporte una forma de cambio para no seguir malos caminos., él lleva 5 años haciendo parte del club.

Narváez comentó: “Desde muy joven estoy con la visión del deporte y de ayudar a los muchachos, ya que yo no pude tener una segunda oportunidad en el fútbol, entonces estoy tratando de ayudarlos a ellos y que tengan diferentes oportunidades, porque estos jóvenes están en riesgo de consumo de alucinógenos, pandillaje y conflictos con los mismos habitantes del barrio porque se crean rivalidades”.

Agregó: “Aportando desde el fomento del deporte, les creo otro camino de vida, se enfocan más en este deseo de entrenar y en ver una oportunidad distinta y les inculco valores, para que no se vayan por caminos que puedan afectar sus vidas”.

El entrenador concluyó: “Desde que entrenan han tomado mucha madurez, cuando uno les está inculcando los valores, ellos mismos asimilan que es un bien para ellos, se les ha notado el cambio y saben que no deben realizar ciertas cosas porque pueden perder la oportunidad en el deporte”.

 Este equipo ha participado en diferentes torneos, entre ellos, en la Liga Vallecaucana de Fútbol, Copa de las Américas, en Copa del Pacífico y torneos libres, en los cuales llevan lo mejor de sí mismo al campo para lograr la victoria.

 Así mismo,  en los torneos libres se enfrentan con jugadores que llevan tiempo entrenando y  jugando con empresas, situación que les sirve mucho en su formación futbolística para madurar.

Este club ha asistido a competencias en otras ciudades tales como: Tuluá, Manizales, Medellín y Bogotá. Tienen planeado a mitad de este año ir a una competencia en Bogotá.

Hay que mencionar, además, que este club no recibe ayuda del Estado, pero se financia con los propios fondos de las personas que lo dirigen y aportan dinero para la implementación deportiva como son: petos, uniformes, conos, balones, entre otros.

Los profesores donan tiempo para entrenar a los chicos y las juntas de acción comunal les prestan los escenarios para los juegos, sin costo alguno.

Además, a los jóvenes no se les cobra por asistir a los entrenamientos, solo les piden un aporte por que se le debe pagar la asistencia de la jornada al árbitro. Sin embargo, quienes no pueden reciben colaboración de los profesores para que puedan participar en las competencias deportivas y no quedarse por fuera.

Los jóvenes entrenan en la cancha, ubicada en la tercera etapa del barrio, los días martes y jueves, en jornadas de 1 hora y 30 minutos, en la cual dedican 30 minutos de práctica.

Estos adolescentes están orgullosos de pertenecer a este equipo porque es una forma de crecimiento personal, mediante el deporte pueden tener nuevas oportunidades; ellos sueñan con convertirse en grandes jugadores profesionales y hacer parte de equipos a nivel mundial.

Esteban Eslava, un volante de marca dedicado a estudiar y a jugar fútbol, afirmó: “Al entrar a este club me he sentido muy bien, para mí este equipo es como otra familia, es un espacio donde uno se puede desahogar y liberar sus problemas en el campo de juego, lo aleja a uno de las cosas malas como las drogas; en unos años aspiro estar en una categórica superior y jugar en Europa, mis padres me apoyan mucho tanto en la parte económica como moral”.

En similar sentido se pronunció Jormán Andrés Aragón, quien indicó: “El deporte nos aleja de las calles y drogas, ha cambiado mi vida porque el tiempo se lo dedico al fútbol; en un futuro mi meta es jugar en las grandes ligas para tener una mejor posibilidad de vida y le doy gracias a mis padres porque siempre han estado a mi lado”, dijo.

Por su parte, Giovanny Alexánder Lleras comentó: “Pertenecer a este club ha mejorado mi vida y me ha aportado para bien, uno jugando se distrae y no le dan ganas de coger malos vicios; tengo planeado seguir entrenando en este equipo y ayudándole al profesor porque me parece una muy buena iniciativa social”.

Iniciativas como estas les da a los  jóvenes la posibilidad de alejarse de malos caminos y seguir una mejor  vida porque  este deporte contribuye  al desarrollo y a la prevención de consumo de sustancias nocivas como el alcohol, el tabaco o las drogas y ante todo con la voluntad que cada alumno ponga de sí mismo al entrenar para así lograr  un camino de nuevas posibilidades.

Estos jóvenes son un ejemplo porque a pesar de las circunstancias de violencia que enfrentan día a día en el barrio, no se han dejado influenciar sino que persiguen sus sueños y luchan por tener una vida diferente.

Jóvenes barrio Petecuy
<
>

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top