ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Cali

Janeth Valencia: “Lila Mujer nace desde mi diagnóstico como mujer con VIH”

Janeth Valencia, a pesar de haber sido diagnosticada el 2 de diciembre de 1997 con el virus del VIH, convirtió su situación personal en una forma y oportunidad para ayudarse y ayudar a otras mujeres afectadas por el Sida en Cali y en el resto del país.

A través de un arduo esfuerzo y apoyo colectivo con otras mujeres, logró crear la Asociación Lila Mujer, con el fin de brindar apoyo y acompañamiento a las mujeres que atraviesan por diferentes situaciones al tener este virus.

Realidad 360° entrevistó a esta mujer con el fin de conocer el proceso  de creación de Lila Mujer y de los eventos que realizan para lograr obtener los fondos que permitan que la asociación continúe creciendo.

P: ¿Qué es la asociación Lila Mujer?

JV: La fundación es para mujeres que vivimos con VIH y otras clases vulnerabilidades, o sea trabajamos género, derechos humanos, la parte de economía solidaria que estamos haciendo lo posible por implantarlo. Hemos hecho tres encuentros a nivel internacional sobre mujer VIH en contexto de pobreza, en 2015 fue el tercero e hicimos una investigación sobre mujeres con VIH en contextos de pobreza en el sur occidente de Colombia.

También, hemos hecho dos escuelas sobre derechos económicos sociales y culturales. De igual forma, hicimos nuestro evento en el club campestre para comprar nuestra sede, ese día nos acompañaron diferentes personalidades como “Herencia de Timbiquí”, Andrea Echeverry, la cantante Cintia Montaño, entre otros.

P: ¿Cómo y porque nace Lila Mujer?

JV: ¿Por qué nace Lila Mujer? Desde mi diagnostico como mujer con VIH. Entonces, viendo y viviendo toda situación que como mujeres con VIH vivimos de rechazo, de no poder decir públicamente e incluso ante nuestra familia que teníamos el virus, me di cuenta que necesitábamos buscar una red de apoyo, entonces, ese fue como el pretexto para encontrarnos, porque las organizaciones que existían en ese momento era para hombres homosexuales e íbamos y nos daban el espacio pero, no teníamos la libertad de hablar de nuestras cosas como mujeres, esa fue una de las necesidades y ahí nació con esas ganas de seguir organizando y fortaleciendo proyectos de vida.

Nacemos en el año 2013, empezamos como un grupo de auto-apoyo donde compartíamos, hablábamos, nos encontrábamos, donde podíamos llorar, reír, hablar de nuestros sueños y ahí fuimos logrando todo y tomamos la decisión de organizarnos legalmente.  De igual manera, el nombre de Lila es la unión de los dos nombres de mis hijas; Lina y Laura.

¿Qué servicios ofrece la asociación?

Nosotros más que un servicio hacemos un acompañamiento, nosotras nos acompañamos a nosotras mismas porque la idea es que las mujeres que entren aquí mejoren su proyecto de vida, fortalezcan sus sueños.

No tenemos una capacidad de respuesta de decir que les podemos dar viviendas, mercados y demás, pero si brindarnos un apoyo mutuo, construyendo y haciendo empresa entre mujeres de base comunitaria. Esto es con las uñas, la mujer verraca, la mujer que quiera someterse a esto, que tenga sueños y que quiera cumplirlos y trabajar desde esa parte de la resiliencia, aquí puede llegar. Somos unas “compinches” profesionales que nos apoyamos unas a otras.

¿Cuántas mujeres atiende Lila Mujer y que han obtenido?

Unas 20 pero son mujeres que no  están constante, es decir, hay  cuando necesitan un servicio se les presta o una llamada,  también se les da asesoría en temas de la seguridad social de ellas. Igualmente, se les atiende a ella y a sus familias dando  asesorías sobre que es el VIH y cuál es  el trato sobre la enfermedad como tal. Esto es más algo de solidaridad, es mas de amor y de tener una red de apoyo para fortalecernos en todo.

¿Cómo se sostiene y mantiene la fundación? ¿Reciben apoyos?

Gubernamentalmente no recibimos nada. Esto se sostiene gracias a Dios y a los voluntarios que quieren venir a donar un día o un mes su trabajo. Se sostiene  de los eventos que hacemos como la chocolatada, tenemos unos sobres que se le dan 12 al año a una persona y cada una decide cuanto aportar mensualmente a ese sobre. Otra forma es que nuestros profesionales que vienen aquí nunca se les ha pagado un sueldo real, desde allí se ve más como un  voluntariado.

Con el gobierno nunca hemos tenido un proyecto porque nunca ven nuestras capacidades capacidad y afirman que no tenemos las formas de saber manejar recursos ni un proyecto como estos. Nos hemos sostenido en el tiempo que llevamos pero con nuestro trabajo unido.

Cuéntenos ¿Con qué fin se realiza la chocolatada que está próxima a realizarse?

Se realiza anualmente. Es una chocolatada cultural donde siempre nos está acompañando Silvia Montaño y otras mujeres que trabajan el tema de género. Por su parte, quienes nos compran los bonos la mayoría son organizaciones de bases comunitarias y otra gente a nivel personal que nos ayudan vendiendo o comprando bonos.

Nunca hemos podido llegar a la meta que es de 25 millones de pesos.

En cuanto al bono, es un aporte que nos dan de 25 mil pesos por dos personas. El evento  es en el Centro Cultural de Cali, en el salón madera el 19 de agosto, ese día hay artistas, juegos, rifas campañas de sensibilización respeto al VIH, de educación  sobre quienes somos las personas con este virus y claramente pueden disfrutar de un delicioso chocolate con pandebono o queso. La gente dice ¡ay es que pagar 25 mil por un chocolate! Pero, esto es por una ayuda para nuestra asociación.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top