ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Informe Especial

Inseguridad: una pasajera sin control que viaja a diario en el MÍO

Por: Paula Naranjo

Robos, acoso, agresiones incluso a pedradas, son algunos de los hechos de inseguridad que ocurren con frecuencia en el Masivo Integrado de Occidente, MÍO.

En la mañana del pasado lunes 24 de mayo, mientras un medio local tomaba testimonios relacionados con la inseguridad, sus representantes presenciaron momentos posteriores a un intento de hurto en una de las rutas que cubre la estación del MÍO El Estadio. 

Se trató de un individuo que portaba un arma cortopunzante, y fue capturado por la Policía. El ciudadano afectado no denunció, porque iba tarde a su trabajo

Como si fuera poco, ese mismo lunes, hacia las 11:00 de la noche, tres hombres abordaron la ruta E21 en la estación Álamos y atracaron a un joven, a quien le causaron heridas en rostro y mano.

De acuerdo con el último informe de ‘Cali cómo vamos’, entre enero y marzo de 2022 se reportaron 4693 denuncias por hurto, de las cuales 395 tuvieron como lugar de los hechos algún bus, estación o terminal del MÍO.

Sumado a esto, tanto pasajeros como conductores de este tipo de transporte, que diariamente moviliza más de 400 000 usuarios, abordan los articulados con el miedo a recibir una pedrada de parte de desadaptados, como los que recientemente han atacado algunos buses.

En uno de los ataques resultó afectada una usuaria que se movilizaba por el sector de Potrero Grande, al ser sorprendida por el impacto de un objeto contundente. 

Según un dato entregado por el general Juan Carlos León, comandante de la Policía Metropolitana de Cali, “se han realizado tres capturas en flagrancia (de quienes), han dañado algunos vehículos del sistema de transporte masivo”.

“Por favor, se solicita seguridad en las estaciones , dentro de los masivos. ¿Hasta cuándo se va a permitir esto?”, es el reclamo permanente de usuarios en las redes sociales.

 

A manera de respuesta, el comandante de la Policía Metropolitana de Cali afirmó que en lo corrido de 2022 se han presentado 26 capturas; 14 por hurto, 4 por violencia contra servidor público; 2 por lesiones personales; 2 por injuria de vías de hechos, 2 por perturbación a la movilidad, una captura por homicidio, y una captura por daño a bien ajeno.

 

Andrea Hernández tuvo una mala experiencia en uno de los trayectos del MÍO hacia su trabajo. “Era aproximadamente la 1:30 de la tarde, al momento de pasar de la estación al ingreso del bus, sentí que la música de mis audífonos dejó de sonar. Cuando me di cuenta me habían robado el celular, y no sentí absolutamente nada”.

Gracias a 18 operativos relacionados con el delito de hurto, se han logrado recuperar 100 celulares robados hasta marzo de este año, según un informe de la Alcaldía municipal. La modalidad más frecuente de robo en el transporte masivo es el cosquilleo y el ‘raponazo’.

Adicionalmente, el informe ‘El reloj de la criminalidad’, en 2021, dejó al descubierto que entre las 6:00 de la mañana y las 12:00 del mediodía son las jornadas predilectas para que los atracadores cometan sus fechorías.

Reportes similares dan cuenta de que la percepción de seguridad no mejora. Hay una gran mayoría inconforme, y con miedo hasta de tomar el servicio público que les permite llegar a su lugar de destino. 

En el último informe de ‘Cali cómo vamos’ sobre percepción de seguridad en noviembre de 2021, se mostró que 82 de cada 100 caleños se siente inseguro en la ciudad. En la misma encuesta, 36 de cada 100 ciudadanos manifestó haber sido víctima de un delito en Cali.

Respecto a los lugares en los que la presencia de la policía es mayor, el comandante León detalló:  “Venimos haciendo un acompañamiento con personal adscrito directamente al Sistema Masivo de Transporte en algunas estaciones como Universidades, Sameco, Nuevo Latir y en el centro de la ciudad. Hay unos servicios especiales de intervención.”

Por otro lado, el comandante también anunció el constante patrullaje de motorizados. “Están ayudando directamente a evitar  que los buses sean vandalizados , especialmente  los vidrios”.

También hay una ruta de apoyo que ofrece Metrocali en caso de que un usuario sea víctima de algún hecho de inseguridad. “Puede comunicarse con la Policía, con nuestra línea de atención al usuario 602 6204040, con los asesores de servicio ubicados en las estaciones, al igual que con el operador de servicio al cliente”, recomendó una funcionaria de Metrocali.

En el caso que el hecho se presente en un bus del MÍO, la recomendación es “comunicarle al operador, para que él se comunique con el centro de control”. Pero, esta ruta de acompañamiento parece quedarse corta.

El acoso silencioso  que sufren diariamente algunas mujeres es otro de los casos de inseguridad y vulnerabilidad, que convierten su recorrido en un suplicio.

Es el caso de una usuaria recurrente que prefirió reservar su nombre, quien contó a este medio la pesadilla que vivió al salir de la estación de Chapinero, cuando un hombre la abordó y le hurtó su celular de alta gama. No contento con ello, el delincuente aprovechó para acosarla sexualmente.

“Quedé traumatizada, no he vuelto a transportarme en MÍO”, manifestó.

Pasajeras del MÍO como Karen Córdoba y Mábel Ricaurte contaron también sus episodios de acoso, en los que les toca “actuar como si nada”, por la indiferencia y falta de atención a estos casos.

“Sentí un señor que me respiraba en el cuello. Como era mayor, no pensé que fuera consciente de ello. Sin embargo, cuando me bajé en la estación Universidades, el tipo me cogió la mano y me dijo “hola mi amor”. Me alteré y le dije a los policías y no hicieron nada”, manifestó Córdoba, quien desde entonces y por miedo dejó de utilizar este servicio.

Otro episodio similar experimentó Mábel Ricaurte, al darse cuenta que a una pasajera la estaban acosando. 

“Abordé la E41. En la estación Belalcázar se subió un hombre, y fue este el que se estaba masturbando frente a la chica que estaba al lado mío, ella con la mirada me pedía auxilio. Cuando nos alertamos, nos empezó a decir obscenidades. Lo indignante de todo es que los hombres que estaban en el bus, no hicieron, ni dijeron nada”, relató Ricaurte.

En un último reporte conocido, la Subsecretaría en Equidad de Género, en una encuesta realizada en 2020, encontró que el 41,2 % de las mujeres se sienten inseguras en el transporte público. Además, el 25,1 % no salen de sus casas por la sensación de inseguridad, y cuando lo hacen, un  22,1 % es porque sus parejas las acompañan y 20,7 % utilizan transporte privado en vez del público.

Es evidente por todo lo anterior que la inseguridad se pasea en el MÍO. Y quienes ofician como sus clientes, además del precario servicio en demoras y colapso en horas pico que reciben, quedan a merced de la demencia y barbaridades que cometen algunos desadaptados.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top