ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Informe Especial

Informe Especial. Regular el espacio público, polémica para vendedores

La regulación de los espacios públicos se está volviendo un problema en el país. La sanción de un salario mínimo a un joven por comprar una empanada a un vendedor ambulante en Bogotá prendió las alertas sobre el Nuevo Código de Policía y su forma de ejecutarlo.

Steven Claros, la persona multada, solo pagó la mitad de su sanción porque lo hizo en los cinco días de gracia que tiene al pago de una multa. Sin embargo, el hecho no solo indignó al país sino que el Senado ya plantea una revisión de este caso y de muchos otros que multas injustas.

Las autoridades argumentan que todo se relaciona con el tratamiento que la ley les está dando a los vendedores ambulantes. Según ellos, estas personas están ocupando un gran porcentaje del espacio público en las ciudades generando problemas de movilidad, salud pública, entre otros.

“En Cali se han puesto alrededor de seis comparendos por esta problemática este año”, según un patrullero de La Flora que prefirió omitir su nombre. Todo radica en el artículo 140, numeral 6, que castiga a quienes promueven el uso o la invasión del espacio público.

Multas impagables

La multa que trae consigo infringir este numeral, es de tipo 4, lo que sería de treinta y dos (32) salarios mínimos diarios legales vigentes (Smdlv). Es decir, esa cifra equivalente a $ 834.000.

El numeral ha incomodado e indignado a muchos colombianos, ya que su único sustento son las ventas ambulantes.

La tasa de desempleo en Colombia, según el Dane, en el 2018 fue del orden nacional de 9,7 %, presentando un aumento de 0,3 puntos porcentuales al compararlo con 2017 (9,4%)”, valor que no aumento mucho y cada vez más personas recurren a las ventas ambulantes.

Hasta el alcalde de Cali, Maurice Armitage, se pronunció ante el tema y pidió revisar la norma. “Siempre he defendido el derecho a trabajar libremente. Invito a las autoridades responsables del Código de Policía a revisar la norma que afecta a vendedores informales”, dijo el mandatario.

Armitage añadió que si “hay una manera de que como país salgamos adelante, esa es facilitando las oportunidades, no limitándolas”. Y manifestó que el articulo debe ser sometido a revisión, que no se puede ser tan drástico con los vendedores ambulantes.

Y recordó que esas multas no serían pagadas porque apenas tienen para sostener sus hogares y menos en una ciudad como Cali “que tiene un alto índice de desempleo, al terminar el año 2018 fue de 11,2% solo disminuyó un 2% comparado con el 2017, según el Dane”.

En cuanto al tema de movilidad, la Secretaria de Seguridad y Justicia, competente en el tema no ha tomado ningún accionar pues aún no se ha dado instrucción alguna del proceder de este tema por parte de la Alcaldía.

¿Qué dice la Policía Metropolitana de Cali?

“El Alcalde quiere remover este numeral o que no seamos tan estrictos con él, y tendrá sus razones, pero lo que está escrito en papel y lo que nos delegan es cumplir la ley, que es nuestro trabajo”, comentó el patrullero de La Flora.

A los policías se les ha impuesto una medida, en cuanto a la situación que se está viviendo. Esta vez: “abstenerse de adquirir cualquier tipo de elemento en lugares no autorizados, de dudosa reputación o que no cumplan con las normales legales de funcionamiento”. El documento también recuerda que a los policías que deben “llevar una vida irreprochable como ejemplo para todos”.

Andrey*, un hombre al que le ha tocado trabajar desde los 7 años de edad como vendedor ambulante, con esfuerzo y ayudas logró conseguir su casa propia y darle sustento, estudio y todo lo que necesite su familia.

Andrey y su familia venden cerveza de manera ambulante en ferias de los pueblos y municipios del Valle del Cauca. La semana pasada se encontraban en Caicedonia cuando dos policías se acercaron a ellos de una manera muy brusca a querer amedrentarlos y a tumbarles la mercancía.

La esposa de Andrey, consternada, le gritaba a los policías preguntándoles qué era lo que estaba pasando y ellos les dijeron que existía un artículo en el Código de Policía, el cual estaban violando. Andrey, confundido, les gritó: “Pero si nos hemos ganado la vida haciendo esto”.

Sin embargo, los policías les voltearon una canasta con su mercancía, se los querían llevar, pero las personas que transitaban en el lugar no lo permitieron.

“Me parece injusta esa medida que quieren tomar contra nosotros los vendedores ambulantes, esto lo hacemos porque miles de hojas de vida entregamos y nunca nos quisieron aceptar en ninguna empresa, nos tenemos que unir no nos podemos dejar tumbar”, expresó Andrey, con desgarro.

La angustiosa situación de Marylin

Marylin* tiene 50 años y es vendedora de empanadas y desde hace 30 trabaja en esto y con ellos ha logrado sacar adelante a sus 3 hijos.

“Yo he vivido de vender empanadas en el centro, con eso les he dado de comer a mis hijos y cuando entraron a estudiar al Sena de ahí les doy para sus pasajes, fotocopias y las demás cosas que necesiten”, rememora Marylin.

Marylin recordó que la semana pasada estaba “en mi puesto de empanadas y la gente me hacía comentarios sobre que si yo tenía 800.000 pesos para la multa y se reían. Otros me preguntaban que si no me daba miedo vender empanadas y yo les decía que no, pero no entendía nada”.

Acto seguido, la vendedora le manifestó un joven que se acercó a su puesto: “Le pregunté qué era eso de la multa y me contó todo; me preocupé mucho porque imagínese que me quedara sin mi única fuente de ingreso, me enloquecería y quedaría en la calle”, comentó.

“Yo solo pido que el señor Alcalde y a las autoridades que cumpla con su promesa de defendernos”, dijo con seguridad.

La comunidad se manifiesta 

El Alcalde de Cali, desde su llegada a la administración, prohibió el llamado ‘Lobo’, actividad que significaba numerosas pérdidas para los vendedores ambulantes, pues pasaban policías llevándoseles de manera abrupta toda su mercancía y en varios casos se las destruían.

“Por el lado mío pueden estar tranquilos, desde que llegué a la alcaldía desapareció ‘el lobo’; ‘el lobo’ está enjaulado. Ahora mucho menos los voy a perseguir, háganle para adelante, convivan con la gente, trabajen con honestidad y Cali va a progresar”, infirió el mandatario caleño.

El ponente de la implementación del nuevo Código de Policía, Germán Varón, dijo que los “hechos en los que se han impuesto comparendos por el uso indebido del espacio público son lecturas erróneas de las normas por parte de los uniformados: “Esta sanción está mal aplicada y demuestra que se perdió la plata de la capacitación. Es absurdo que sancionen al ciudadano por consumir una empanada”.

Muchas personas se han pronunciado a través de las redes sociales.

Axel Ferrara, gastrónomo, twitteó: “El tema de #VendedoresAmbulantes ya está pasando de Castaño a Oscuro. La realidad es el atropello y no la cultura. No se trata de aplicar la ley si no de favorecer su justo cumplimiento”.

Victor Álvarez, ciudadano caleño, twitteó: “Triste historia de vendedor ambulante, como se gana la vida de moneda en moneda con el sudor de su frente. Regulación sí, persecución y abuso con nuestros vendedores ambulantes no”.

Lo que claman muchos caleños es una es una regulación y un trato digno a los vendedores ambulantes, gestión que ya se está haciendo por parte del Alcalde y que está avanzando de manera positiva.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top