ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Cali

Informe Especial: ¿Por qué a Cali no llegan los grandes conciertos?

Solo Bogotá y Medellín parecen ser las únicas plazas para los grandes conciertos. En Bogotá, por ejemplo, el año pasado se presentaron Maroon 5, Coldplay, Rolling Stone, Metallica y Aerosmith. Más una decena de festivales, entre ellos, Rock al Parque, un clásico en Latinoamérica.

La capital ya recibió este año –en abril pasado- a Justin Bieber y se espera para el segundo semestre a la banda irlandesa U2 y a la estadounidense Green Day. Los múltiples escenarios, entre otras razones, hacen que la capital se lleve los grandes eventos musicales y artísticos.

Medellín no se queda atrás. Por la capital paisa han pasado desde Gun’s and Roses, Calle 13 hasta Beyoncé y Madonna. Este año, se confirmó al beatle Paul McCartney, como única presentación en el país. Entre tanto, Cali se tiene que conformar con Arjona o Calamaro.

La pregunta entonces es la de siempre: ¿Por qué Cali no es considerada como plaza para este tipo de eventos? Muchos hablan de cultura, otros de poder adquisitivo, algunos hablan de gestión y otros van más allá y hablan que la ciudad dejó de ser atractiva.

David Martínez, Dj y productor de eventos en DixiGrup de la ciudad, explicó que una de las razones es que los caleños no tienen cultura para recibir artistas costosos porque no pagarían un valor alto para una boleta y porque por lo general, no son géneros musicales que gusten mucho en la ciudad.

“Desde el punto de vista como empresario y tomando referente también a la producción de Cali Vive que son los que organizan los conciertos más grandes en Cali, puedo decir que el caleño no tiene cultura para pagar una boletería tan cara. Nos quebramos los empresarios si nos ponemos a traer artistas como Justin Bieber que está a 1’300.000 dólares, es algo arriesgado sabiendo que no impactará en el género musical al que están acostumbrados aquí”, aseguró Martínez.

También agregó que los conciertos que triunfan en la ciudad por lo general son de música de despecho, salsa y reggaetón, ya que son los géneros que más se consumen en la región.

Sin embargo, Martínez contó que “el año pasado el cantante de reggaetón J Balvin hizo una gira en el país y tuvo que cancelar el concierto en Cali porque no se vendió la suficiente boletería. Por eso, es que aquí se busca traer artistas más económicos”.

Mucho inversión, poca ganancia

Por otro lado, se debe tener en cuenta que cuanto se hacen en el país conciertos con cantantes o bandas de talla mundial, son organizados por el Grupo Ocesa, una empresa encargada de la producción y organización de espectáculos musicales, artísticos, cinematográficos, teatrales, y deportivos.

Estos son una sociedad de varios empresarios que cuentan con el apoyo y el patrocinio de grandes organizaciones y marcas comerciales del país. Su plan de trabajo previo a la realización de un evento, consiste en hacer un estudio de mercado con el posible público objetivo para tener seguridad de que dicho acontecimiento será éxito total.

Ante esto, Martínez agregó que “el concierto de la banda irlandesa U2 que será en Bogotá, cuesta unos siete millones de dólares teniendo en cuenta toda la producción, es demasiado para que un empresario caleño se arriesgue a hacerlo, terminaríamos perdiendo dinero. Por ejemplo, el superconcierto que se hizo en diciembre del 2016, costó cinco mil millones de pesos y de ganancia quedaron doscientos millones. Es mucho riesgo para muy poca ganancia”.

No obstante, algunos empresarios del departamento se han arriesgado trayendo artistas de géneros diferentes a los ya acostumbrados en Cali. Por ejemplo, el pasado 9 de junio se realizó el concierto de la banda de reggae Cultura Profética en el marco del Vive Music Fest 2017 en la carpa del Club San Fernando.

Los precios de boletería para este concierto fueron: platino $ 95.000, general $ 75.000 y palco para 10 personas $ 1.620.000. Sin embargo, este evento resultó siendo un fracaso en cuanto a utilidades porque no fue la cantidad de asistentes esperados.

Igualmente, Andrés Pérez, fundador de Advice otra productora de eventos en la ciudad, relató que el último evento que realizó la empresa fue en el año 2015 con la presentación de Hernán Cattáneo Dj argentino reconocido mundialmente y fue la razón por la cual desistió de este negocio.

“Con Cattáneo fue muy difícil. Yo quería hacer algo que fuera muy ‘chic’, para un grupo muy selecto de personas porque este Dj no toca electrónica, él toca ‘progressive house’, ‘deep house’, ‘minimal house’ y ‘techno’, son cosas diferentes. Pero, en Cali esto no pega, estamos es acostumbrados a la famosa ‘guaracha’ o a géneros más tropicales. Por eso, no vendí la suficiente boletería y al final tuve que costear gastos con mi propio dinero”, concluyó Pérez.

Falta de escenarios

Asimismo, otra de las razones por las cuales Cali no es objetivo para la realización de estos acontecimientos es la falta de espacios para la realización de los mismos.

A pesar de que hay varios establecimientos donde se pueden realizar estas actividades como el estadio olímpico Pascual Guerrero, el Diamante de Beisbol, el Centro de Eventos Valle del Pacífico, la Plaza de Toros, entre otros, ninguno cumple con las medidas de seguridad, movilidad o infraestructura que este  tipo de eventos requiere.

Jesús Copete, secretario de Gestión de Riesgo del Valle del Cauca, aseguró que en muchas ocasiones el plan de contingencia presentado por los organizadores de los conciertos para garantizar la seguridad de los asistentes y del resto de la ciudad, es insuficiente.

“El tema concreto es la movilidad, lo que sucede es que si solamente para un partido de fútbol se da tanta complicación para que las personas llegue y salgan del estadio, ahora imagínese la gente saliendo de conciertos alcoholizada, se vuelve más compleja la situación”, dijo Copete.

Incluso, el jefe de guardas de seguridad Miguel Ángel Arango, explicó que los establecimientos dirigidos a la realización de estas presentaciones no tienen diferentes vías de acceso que brinden comodidad a la ciudadanía y seguridad al artista.

“Si uno revisa casi todos los lugares destinados a esto tienen una o dos vías máximo de acceso y esto no es suficiente para eventos grandes. Por ejemplo, cuando iba a venir Justin Bieber pidió que se cerraran el estadio 25 kilómetros a la redonda, eso sería cerrar casi que todo el inicio de la zona sur de la ciudad, es imposible.

Cabe agregar que, por ejemplo, el aforo del estadio Atanasio Girardot  de Medellín tiene una capacidad de 52 872 personas y la del Pascual Guerrero es de 36 000 espectadores, siendo este el espacio más grande para la realización de conciertos en Cali.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top