ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Cali

Industria caleña busca comercializar marihuana para uso terapéutico

La planta de la marihuana contiene químicos que podrían ayudar con el tratamiento a varias enfermedades y síntomas. Muchos creen que por ese simple motivo debe ser legalizada para uso medicinal. Sus extractos crudos pueden hacer milagros.

Desde julio de 2016, el Congreso colombiano aprobó el proyecto de Ley 1787 presentado por el senador Juan Manuel Galán, que busca reglamentar el acto legislativo 02 de 2009 que modificó el artículo 49, señalando que está permitido “el porte y consumo de sustancias estupefacientes o psicotrópicas, bajo prescripción médica”.

Este decreto tiene como objeto crear un marco regulatorio que permita el acceso seguro e informado al uso médico y científico del cannabis y sus derivados en el territorio nacional.

De igual manera, esta estrategia busca combatir el tema de las drogas y quiere incentivar la transformación de cultivos ilícitos por medio de un marco referencial que encamine los pequeños y medianos cultivos de cannabis a fines exclusivamente medicinales y científicos.

Por eso, el Estado debe establecer las medidas adecuadas para proteger las iniciativas económicas de producción, transformación y distribución de productos derivados de la planta de marihuana, que desarrollen las comunidades indígenas y campesinas. Este hecho beneficia al sector rural del departamento del Cauca.

Las actividades de cultivo, producción, fabricación, adquisición a cualquier título, bien sea importación, exportación, almacenamiento, transporte, comercialización, distribución, uso y posesión de las semillas de cannabis, el cannabis, sus derivados y de los productos que lo contengan con fin de uso medicinal, estarán a cargo del Estado y de las entidades gubernamentales encargadas de ejercer el control y regulación respectiva.

Por ejemplo, el Ministerio de Justicia y Derecho, el Ministerio de Salud y Protección Social y el Ministerio de Agricultura y Desarrollo son las instituciones encargadas de reglamentar todo lo concerniente a los aspectos ya mencionados.

El Ministerio de Salud y el Consejo Nacional de Estupefaciente son los encargados de expedir la licencia que avala cualquier tipo de actividad comercial con los derivados del cannabis, y de ese mismo modo es quien tiene autoridad para revocarla en caso que el titular de esta esté incumpliendo cualquiera de los términos, condiciones, obligaciones o exigencias impuestas en la ley.

 

Licencias y empresas

La persona que solicite una licencia debe someterse a un periodo de evaluación, en caso de ser otorgado el permiso estará sujeto a periodos de monitoreo, en el que se vigilará que no incumpla con ningún reglamento solicitado en la ley.

Además, los Ministerios deberán cobrar por los servicios de seguimiento y evaluación a los solicitantes de la licencia o titulares de ella. El costo de la tarifa será el resultante de sumar el costo de los insumos y del recurso humano utilizado, dividido por la frecuencia de utilización de los mismos.

La primera licencia se entregó a una firma colombocanadiense llamada PharmaCielo Colombia Holding S.A.S, en junio pasado, un mes antes que saliera la última resolución de la ley, pues en la anterior no se había tenido en cuenta la parte de los pequeños productores y cultivadores, tanto urbanos como campesinos e indígenas. El permiso fue entregado a esta empresa y dio vía libre a la transformación de cultivos en aceites, extractos o resinas.

Sin embargo, Cali tampoco es la excepción y desea involucrarse en el mercado medicinal, existen varias microempresas que se especializan en la investigación y producción de productos a base de cannabis para su uso terapéutico, como es el caso de AuraLife, Pomada Madre Selva, la firma Ecofamily o Chontanabis.

Cada una de estas personas emprendedoras está brindando al público la posibilidad de acceder a una medicina totalmente alternativa y natural a base de cannabis, caléndula y otras plantas medicinales.

Cabe resaltar que hasta la fecha no ha sido expedida la primera licencia desde que aprobó la ley en el mes de julio, pero varias empresas ya están en proceso de evaluación para adquirirlas.

AuraLife es una firma local que se enfatiza en la producción y distribución de productos medicinales a base de cannabis para uso humano y veterinario, que nació hace año y medio por iniciativa de Bryan Kaleff Ospina Cuellar, estudiante de Ingeniería Agrónoma de la Universidad Nacional, sede Palmira.

Este proyecto inició a causa de una enfermedad terminal que padeció su abuela, por lo que se dedicó y realizo una investigación para tratar de contrarrestar los efectos causados por la quimioterapia en la que su familiar perdió la razón. Dos semanas antes del deceso de su abuela, consiguió su primera muestra, con la que consiguió resultados inmediatos, y pudo, tanto él como su familia tener comunicación nuevamente con su ‘nana’.

Con este primer Aceite Sublingual, se evidenció un mejoramiento a los padecimientos que sufría su familiar, con este se consiguió que la señora lograra recuperar el apetito, el sueño y que pudiese recuperar el habla y la cordura. Después de este hecho, el interés dejó de ser una cuestión familiar para convertirse en un proyecto comunitario.

“Luego de la muerte de mi abuela, la necesidad ya no solo es por ella sino por querer ayudar más personas y ver qué resultados tienen este tipo de medicamentos. Hice un informe con 10 pacientes voluntarios de las diferentes enfermedades que se pueden tratar con la marihuana, y con el tiempo, nos dimos cuenta que realmente sirvió en casi todos los casos”, recuerda el joven investigador.

Ospina y su equipo de trabajo han desarrollado dos tipos de terapias: una por medio de aceite sublingual, que actúa como analgésico para disminuir dolores, reducir el estrés, las náuseas, la ansiedad, entre otros.

A medida que se avanzaba en los estudios, observaron que la resina pura, que se utilizaba para fabricar productos, al vaporizarla por medio de un vaporizador electrónico puede usarse como tratamiento a personas que padecen de algún tipo de cáncer terminal las cuales padecen de mucho dolor y varias aspectos negativos, esto permite llevarles una manera mejor manera de sobrellevar su enfermedad en esa etapa.

Por otro lado este tipo de terapia por medio de la vaporización también ha sido llevada a la gente que sufre de parkinson por la inmediatez de sus efectos. “La persona que tiene su temblor, vaporiza la resina, y en cuestión de unos 10 minutos su temblor desaparece por un promedio de 4 horas, e incluso, sirve para disminuir dolores fuertes como la migraña, este tipo de terapias que desarrollamos, es dirigida a este tipo de personas que buscan resultados eficientes con rapidez y de una forma natural”.

 

¿En qué se diferencia el consumo de marihuana medicinal al consumo recreativo?

La marihuana utilizada medicinalmente tiene en su composición química unas moléculas llamadas ‘Cannabinoides’, entre las más conocidas se encuentran el THC, CBD, CBG y el CBN, entre más de 50 que se han estudiado y clasificado, las cuales cumplen funciones dentro del cuerpo y cada uno de ellos da alguna posibilidad para ser utilizado en alguna enfermedad, “algunos funcionan bien solos, pero se aprovechan mejor estos componentes cuando se trabajan en sinergia, pues así, puede llevarse a diferentes partes del cuerpo”.

Las enfermedades tratadas con el cannabis pueden ser clasificadas en cuatro aspectos: el psicológico anímico, gastrointestinal, neurológicas, dolor y sueño, entre otros.

Según Ospina, su diferencia está en la forma como se consume, las sepas que se utilizan de manera recreativa son plantas con un fuerte contenido de THC que es el elemento químico que produce la llamada psicotropía o ‘traba’, como se denomina comúnmente.

Si embargo, este componente también sirve para ayudar a tratar enfermedades, pero deben ser rebajados sus efectos para evitar resultados secundarios. Esto se logra con el compuesto CBD (Cannabidiol), el cual es el más indicado para usos medicinales.

Cuando la persona consume marihuana recreativamente, por lo general se fuma, al hacer esto ocasiona una combustión que genera que el 95% de los cannabinoides se quemen, y solo sea aprovechado el THC (el que produce la ‘traba’), pero a la vez, esta práctica ocasiona que en medio del proceso se creen sustancias químicas como el alquitrán y el monóxido de carbono, que al entrar a los pulmones, a largo plazo produce un daño en la persona.

El CBD que es predominante en las variedades indicas, cuando se consume, crea un efecto de ‘bajón’, relajación o dopaje, es por esto que esta es la variedad más adecuada para trabajar enfermedades de dolor, estrés, de secreción interna o del sistema nervioso central.

“El hombre enfoca las sepas y su producción agrícola más hacia la parte recreativa, pero nosotros como investigadores nos enfocamos en el uso de la marihuana dependiendo de las enfermedades, se pueden utilizar plantas sin ningún contenido de THC para no ocasionar ningún impacto Psicotrópico a la persona, o por el contrario, matas con alto porcentaje de este pero también con un alto contenido de CBD para contrarrestar los efectos secundarios de la marihuana, este tipo de plantas son demasiado beneficiosas para tratar enfermedades neuronales y terminales”, dice el investigador Ospina.

El consumo de la marihuana medicinal siempre es dosificado debido a que cada persona posee un metabolismo diferente y debe direccionarse esa medida especialmente para cada individuo.

“Tenemos casos de niños de un año, hasta personas de 94 años donde con la dosis controlamos los cannabinoides, y el THC lo controlamos con el CBD por medio de dosis pequeñas, haciendo crear una resistencia al cuerpo y después de un tiempo las personas que consumen la marihuana medicinalmente, no sentirán el efecto de la ’traba’”, explica.

A parte, la terapia de vaporización también sirve para que las personas que consumen cannabis recreativamente, cambien este tipo de hábitos y aprovechen mejor cada componente de la planta, sin hacerse daño y sin descontrolar los consumos.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top