ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Entretenimiento

Habla Cristina Gallego, codirectora de la película ‘Pájaros de verano’

Ver ‘Pájaros de verano’ es como conversar con una de nuestras abuelas. La película además de ser narrativa tiene un lenguaje oral que está implícito. Tiene rastros de la tragedia griega y según su codirectora, del realismo mágico al que nos introdujo Gabriel García Márquez en muchos de sus libros.

 

“La idea de esta película nació con los ‘Viajes del viento’, pero en ese momento ni el cine colombiano ni nosotros estábamos listos para hacerla porque es una producción gigante no solo por el presupuesto sino por el manejo del tema” señaló Cristina Gallego, codirectora de ‘Pájaros de veranos’, quien junto a Ciro Guerra le apostaron a contar una historia de la bonanza marimbera en la Guajira desde los 70 y como a través de este comercio se desdibuja las costumbres y se van convirtiendo en híbrido entre las raíces y un capitalismo voraz, que carcome la esencia de las comunidades y muchas veces, su humanidad. 

 

La película que se estrenó en mayo en el Festival de Cannes y que en agosto llegó a las salas de cine de todo el país con 80 copias. Cristina Gallego, en su paso por Cali, habló con periodistas de Hechoencali.com de la importancia y proceso de creación de ‘Pájaros de verano’.

 

Hechoencali.com ¿De qué manera nació la película?

Cristina Gallego: Después de que Ciro realizó ‘La sombra del caminante’, él quería hacer una película muy parecida y yo le dije “no te vas encasillar en un tema con la ciudad y la violencia”. Posteriormente hicimos los ‘Viajes del viento’, entonces yo dije quiero hacer esta película y demostrarme que de verdad soy productora y fue la película descomunal comenzando la Ley de Cine.  En ese entonces se nos ocurrió la idea de ‘Pájaros de verano’, pero ni nosotros ni el cine colombiano, estábamos listos para ella. Yo me imaginaba una película de ensueño porque iba a necesitar un capital muy grande; sin embargo, vino un estímulo del desarrollo cinematográfico y dijimos “vamos a escribirla” y todo el trabajo de ‘El abrazo de la serpiente’ pudimos capitalizarlo.

 

HEC ¿Cómo se desarrolló la idea?

C.G: Primero surgen preguntas sobre un tema que a Colombia le ha costado y entonces uno se ponía a pensar en las películas del narcotráfico, de los imaginarios del cine colombiano donde muchas veces se hace una apología del delito, y la gente en repetidas ocasiones solo quiere pasar por encima de este tema sin saber lo que ha pasado desde el inicio. Esta película relata cuales son las acciones que nos trajeron a este presente. 

 

HEC ¿Cómo se desarrollan los personajes femeninos en esta película? 

Cuando nos acercamos a este mundo de las historias de la bonanza marimbera, de gánster, nos encontrábamos con hombres que nos contaban las historias de otros hombres, pero lo que realmente queríamos oír era lo que estaba en la trastienda en las cocinas. Entonces tuvimos acceso a este mundo espiritual. La cultura Wayúu es supremamente machista, pero las mujeres son las que interpretan los sueños y las que están muy cerca del mundo espiritual y de los muertos. La mujer es la que muchas veces va y trae el dinero, y nos generó la pregunta ¿cómo vivían las mujeres esta historia desde su núcleo? Nos encontramos a una mujer marimbera y nos sorprendió porque yo la había conocido diez años antes y no me había dado cuenta de ello.

 

HEC ¿Cómo ve usted el manejo del poder en la película?

C.G: Yo no veo una sociedad aislada, veo una sociedad que refleja a otras, entonces cuando pienso en una ´dote´ pienso cuando una mujer sale con un hombre y ese hombre debe ser un buen partido. Pienso además como este capitalismo voraz le ha hecho daño a muchas sociedades y culturas, así que la película termina siendo un reflejo de muchas cosas.

 

HEC ¿Qué papel cumple la figura del palabrero?

C.G: Yo creo que justamente esta imagen es muy interesante en el mundo Wayúu, ya que es la figura de la justicia, los socorros de una sociedad que es capitalista, establecen la paz para mantener el equilibrio en el que viven: están aislados, pero en contacto. El caribe siempre ha tenido rutas del comercio. Y todo eso se ha mediado a través de la palabra, esto es un pilar de la cultura wayuu de la que siento que tenemos muchas cosas que aprender. Habla de un momento y de un periodo histórico para también habla del momento en el que estamos hoy.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top