ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Alfombra Roja

Unorthodox, en busca de la inmaculada libertad

Titulo Original: Unorthodox

Estreno: 26 de marzo de 2020

País de origen: Germano – Estadounidense

Duración: 1 temporada (4 capítulos)

Reparto: Shira Hass, Amit Rahav, Aaron Altaras, Jeff Wilbusch y Alex Reid.

Directora: Maria Schrader

Género: Drama

La monumental miniserie de Netflix retrata un idioma poco entendido de costumbres y rituales culturales adoctrinados que el mundo desconoce. La esencia de la libertad humana ronda cada espacio de la serie. Unorthodox le muestra al mundo la singular sensación utópica del humano, el querer volar, a pesar de que mucho antes de tal impulso, el plumaje ya haya sido cortado.

Su gran debut en la plataforma debe ser por el suspicaz abrebocas, necesario para dejar a los televidentes con ganas de más, de seguir y sentir que cuatro capítulos que sobrepasan los cincuenta minutos quedan cortos para las ansias del clímax audiovisual.

A contratiempo con la liberación y 19 años de edad resultan ser el panorama más desolador para Esty Shapiro, que reencarna la biografía de Deborah Feldman, una chica sumergida en una comunidad judía que simplemente busca andar más ligera por la vida.

La serie es creadora de paralelos, mostrando dos mundos en un mismo planeta, bajo las creencias religiosas que jalan al humano a la necesidad divina de sentirse protegido, sin embargo, poco trata de Dios, más bien trata de la necesidad de un empoderamiento de la vida propia a través de las íntimas convicciones humanas.

La empírica necesidad de encontrarse a uno mismo, eso reencarna Esty, buscar un horizonte no dibujado, a pesar del miedo y las consecuencias, a pesar del desamor familiar y de la decepción, es mucho más satisfactorio, para la protagonista, comenzar a sentirse incomoda que apañarse en una felicidad dibujada por cada miembro de su comunidad judía jasídica.

La serie se consolida por la comunidad Satmar en Williamburg, Brooklyn. Y desarrolla todo su proceso de escena retrospectiva basada en el libro ´Poco ortodoxo: El rechazo escandaloso de mis raíces jasídicas´ de la escritora Deborah Feldman; que libremente proporciona aires vivenciales y represión extrema en un reducido espacio que te doblega o te da valentía para salir.

A su vez, se hace evidente la apropiación de cada personaje, como la interacción sale tan natural como si fuera una viva escena de la vida real, y es que a eso apuntó la serie, a materializar un rodaje de época, con un lenguaje claro que describe las cadenas de cada personaje y la libertad que el mundo ofrece. Además, el atreverse a mostrar la realidad de otras personas, que han sido desdibujadas para occidente y otras partes del mundo, es ´el dedo en la llaga´ en el morbo del usuario que desconoce y vulnera la realidad del otro.

El hilo conductor no solo depende del discurso verbal bibliográfico, sino que se arraiga a todo lo representativo y auténtico que conforma esta comunidad; su vestuario, su fotografía, sus tomas, sus exteriores y su increíble trasmisión a través de la interpretación del reparto es, sin duda, la mejor celestina de la historia.

La serie logra reflejar la responsabilidad, de todo el equipo encargado, de construir literalmente un mundo ortodoxo, jugando con componentes geográficos que trasportan la historia cultural y serial al epicentro de una de las mayores desgracias del mundo, el holocausto.

Cada actor es consagrado, sus personajes responden a sí mismos, lo que quiere decir que son el significado del signo, dan respuesta a lo largo de los capítulos y van dibujando sus propias capas, pasando por transiciones precisas para no dejar ningún rastro de duda en el espectador.

Asimismo, impecablemente involucran la inocencia, timidez, espontaneidad, ira, tristeza, alegrías y millones de sensaciones vivas en cada cuadro que les permite experimentar, de manera orgánica, el ser del personaje, y eso sin duda merece cada aplauso, lagrima o sensación de adrenalina que siente el espectador al ver Poco ortodoxo.

La serie da apertura a la sincronía que se encuentra inmersa en lo cotidiano, como fluye cada personaje en su propia reconstrucción y la manera en la que lo quiere plasmar en cada espacio del mundo donde se encuentre.

La iniciativa de la interacción social, fuera del círculo propio de Esty, logra generar la confrontación de ella misma con la veracidad de un mundo paralelo, un mundo donde puede estar destinada a vivir.

Cada proceso exploratorio de la protagonista da hincapié a los otros personajes principales que escriben y reescriben el camino de esta, asimismo la conexión natural con la música, proyecta en la serie su componente diverso y versátil que se supone caracteriza al mundo de ahora.

El fantástico descaro de huir hacia donde fue desterrada en un tiempo por sus ideologías religiosas, el obligarse a vestir diferente, a comer diferente, a besar y bailar diferente; hizo que Shira Hass, pudiera darle a su personaje Esty, la oportunidad de aceptar lo diferente, para poder expresar a través del canto, la sumisión poco contada de un alma que no quiere quedarse enjaulada.

Sin duda alguna Anna Winger y Alexa Karolinski, creadores de la serie, honraron de la manera más indicada la vida de Deborah Feldman, apostando en proyectar una realidad en un mundo donde se cree que lo verdadero es fantasía.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top