ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Nación

Dudas en comunidad universitaria frente a retorno a clases

Luego de que las clases presenciales se suspendieran por la pandemia del nuevo coronavirus, las instituciones universitarias decidieron implementar algunas medidas con el fin de cumplir con la bioseguridad que exige el Gobierno Nacional para que los alumnos puedan regresar de manera gradual a sus campus, desde agosto.

Sin embargo, algunos estudiantes y padres de familia creen que la propuesta es inviable, debido a la facilidad de contagio que se puede producir en un salón, cafetería o baño.

Ana María Sandoval, una estudiante universitaria, afirmó que “los estudiantes todavía no están listos para llevar a cabo los protocolos de bioseguridad, muchos no son conscientes de la situación y de lo fácil que puede propagarse, yo creo que la universidad debe esperar para abrir sus puertas”.

Algunas de las estrategias que han implementado las universidades son campañas de sensibilización para promover el autocuidado, concientizar sobre la responsabilidad que cada quien debe asumir para su propia protección.

Todas las medidas que se toman para salvaguardar la salud y vida de los estudiantes, docentes y demás personal, deben ser aprobadas por autoridades competentes, como la Alcaldía, antes de que los centros de educación den apertura a clases presenciales en sus campus.

“Uno entiende la situación de la universidad, pero es importante pensar en la responsabilidad que cada estudiante pueda asumir, prefiero que mi hijo se atrase un semestre que matricularlo en este momento, es muy rápido aún para que se empiecen a tomar estas decisiones”, dijo Álvaro Murcia, padre de un estudiante universitario.

En universidades como la Pontificia Universidad Javeriana ya se instalaron lavamanos de pedal, con jabones líquidos, geles glicerinados, toallas desechables, dispensadores de alcohol, entre otros, y carteles informativos con el fin de garantizar el correcto y constante lavado de manos para disminuir el riesgo de contagio del covid-19.

Se está realizando la demarcación en los salones de clases, bibliotecas, laboratorios y otros espacios para cumplir con el distanciamiento social. En las aulas, la distancia de un pupitre a otro es de 2 m y la capacidad de ocupación sería de un 35 % o menos. Cada universidad determinará qué metodología aplicará para que los grupos de estudiantes roten para sus clases presenciales y remotas.

La Universidad del Valle, por ejemplo, implementará el ‘Pico y Código’. Así, algunos estudiantes tendrán clases presenciales los días lunes, miércoles y viernes. Otros, los martes, jueves y sábado.

“No podemos paralizar todo por la pandemia, hay que ser conscientes del virus, pero hay actividades que no se deben parar, somos estudiantes universitarios, cada uno tiene responsabilidad de sí mismo, si se cumple con todas las medidas no hay por qué entrar en pánico o preocupación, hay muchos estudiantes que no pueden atrasarse”, contó Luisa Varela, estudiante de la Universidad del Valle.

No obstante, algunos padres de familia insisten en que las medidas no son suficientes y dar clases presenciales es exponer a la comunidad universitaria en general.

“Cali tiene un pico de contagios grandísimo, a las universidades van estudiantes de todas partes de la ciudad, por más que hayan medidas, a la salida, por ejemplo, es casi imposible que no se presenten aglomeraciones, incluso en los buses. Creo que aún no deben de abrir sus puertas, aunque tampoco pagaría lo que vale un semestre presencial por uno virtual”, indicó Jesús González, padre de una estudiante universitaria.

Los rectores, por otro lado, están a la espera de la directriz e instrucciones generales por parte del Ministerio de Educación y que la Alcaldía Municipal dé la autorización para el ingreso de los estudiantes al campus. Si se tiene en cuenta que los laboratorios no se pueden usar con la capacidad que tienen normalmente, les tocará duplicar la clase.

“Por ejemplo, si el laboratorio tiene espacio para 25 alumnos, y con el distanciamiento el diseño dice que caben 12, entonces tendremos que hacer dos clases. Eso implica costos adicionales, pero será por el cuidado de todos, nos interesa asegurar la salud de profesores y estudiantes los que van a comenzar a ir a la universidad inicialmente”, señaló Francisco Piedrahita, rector de la Universidad Icesi.

Igualmente, en la Universidad Autónoma de Occidente, “desde hace varias semanas previendo que el Gobierno Nacional autorizaría el regreso al campus universitario empezamos a trabajar en protocolos de bioseguridad que permitan el aislamiento social, las medidas de seguridad y la movilidad interna por los corredores para que no haya contacto cercano con otras personas; las cafeterías se ha distribuido de manera tal que los estudiantes pueden tener ese aislamiento reglamentario”, dijo Luis H. Pérez, rector de la UAO.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top