ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Cubrimientos

Drag Queen, reinas del transformismo

Por: Karen Córdoba- Mábel Ricaurte

El imaginario sobre persona políticamente correcta, es decir alguien en cuyo comportamiento y lenguaje tiene en cuenta los valores de todos los grupos humanos y evita cualquier posible discriminación u ofensa hacia ellos por motivos de sexo, raza, ideología política, religión, aunque es utópico, es una exigencia social. Un baby shower con globos color azul o rosa, son el inicio de una crónica que anuncia un patrón a seguir en la formación de la identidad.

“Encontrarse en un mundo en el que solo caben machos o hembras resulta asfixiante”, dice Donney Cardona, una persona diversa. Sus cejas teñidas de rubio, cabello castaño claro contrastan con el color pálido de su tez pálida, Se podría decir que ha probado toda una colección de esmalte al ver sus uñas. Afeminado, pero con una voz de tenor, a ratos. Es hablador, desparpajado, sonriente y tiene un acento más valluno que el chontaduro. Es periodista y vive en Cali.

Para Cardona, auto descubrirse desde chico empezó como una historia cliché. Un joven que en su cotidianidad se dio cuenta que prefería bailar Hips don’t Lie de Shakira con los tacones que su mamá alguna vez compró en una promoción de Calzatodo, que hacer veintiuna con un balón de caucho.

Se dio cuenta que le gustaban los chicos y empezó coquetear con temas identitarios, a través de la lectura, después de salir del colegio. Este factor le representó libertad y le permitió navegar entre la masculinidad y feminidad sin limitaciones. Hoy explora entre géneros: es no binario, es decir, que no se encasilla dentro de ningún género.

 “Al entrar a la universidad empecé a entender que la identidad de una persona toma valor cuando uno se da cuenta que no se conoce, y que todo lo que uno cree es gracias a imposiciones de la sociedad, además, descubrí esto entre teoría y práctica”, dice Cardona.

De acuerdo con la filósofa Judith Butler, en el texto La Teoría Queer: “la de-construcción de las sexualidades periféricas, el género se define en lo que se denomina el performance, esto es la repetición que imita constantemente la fantasía que constituyen las significaciones de manera encarnada”, es decir que aquellos que no se consideran ni femeninos, ni masculinos se definen demostrando una identidad propia, a través de la forma como se muestran al mundo.

«La vida está muy cómoda cuando le dijeron a uno quién era. El problema es que, en esa comodidad, la identidad pasa a un segundo plano. No nos enseñaron a nombrarnos y lo que no se nombra no existe» asegura Donney.

El Drag actúa como una figura política que, a través del arte, caricaturiza las imposiciones de género implantadas por el sistema. Algo que a Cardona le sale con más naturalidad que respirar. Su personaje drag, Laika Vortex, es su extensión, una relación no es ajena a sí mismo. Al fin y al cabo, en el trajín de la vida, Cardona le muestra el dedo del medio al género y no tiene problema con salir a la calle con iluminador, sombra, brillo o base y al mismo tiempo, tener el pecho como un varonil matorral amazónico.

Donney explica que el personaje, Laika Vortex comprende varios significados para sí. Laika, se deriva de las palabras like a en inglés, que traducidas al español significan «como un». Este nombre también es conocido como el asignado a la primera perra que llegó a la luna.

Vortex representa los caminos que traza una persona para alcanzar la espiritualidad y esencia del ser.

La expresión de género resulta ser todo un performance. Las personas pueden proyectarse ejecutivas, recatadas, serias, descomplicadas, vulgares o discretas. Como sea. Pero todas gritan que no hay una sola forma de ser. Algunas obedecen a unos estándares impuestos o por simple gusto, no se sabe. Pero al final del día, llegan a su casa y se quitan todo. Están desnudas. Todo fue una actuación, un drag.

«You’re born naked, the rest is drag», lo que traducido al español significa: “naciste desnudo, el resto es drag”. Frase célebre de RuPaul, un ícono del drag norteamericano.

Ha salido de su casa “trepado”, Su mamá ruega porque la sociedad heteronormada no le ocasione lo innombrable cuando esté en la calle. Y aunque él sabe que existe ese riesgo, ya no tiene miedo. Ondea la bandera diversidad con orgullo.

En la pista, en palabras de Laika, «la doy toda» después de una preparación exhaustiva de más de dos horas, ya puede «treparse», así se refiere Donney a lo que hace cuando decide travestirse. Las uñas, la peluca, los accesorios, la ropa, la coreografía y el maquillaje. Todo deben estar en su punto.

La gente se congrega para el espectáculo, de fondo retumban canciones icónicas de la cultura pop y sus divas. Dios desaparece, y todos caen devotos ante Britney Spears, Cher, Lady Gaga o Madonna, representadas por las Drag Queens, quienes entretienen al público entre excentricidad, coreografías y lipsync, esa fonomímica que sirve para mover los labios y simular que se canta. La euforia de los espectadores se traduce en un voz a voz que reivindica al drag en la ciudad, y que además, resulta rentable, llamativo y extraordinario.

A propósito de la cuarentena, la escena drag local se ha visto afectada, pues algunas de sus exponentes generaban ingresos a través de los espectáculos nocturnos. Pese a ese escenario, las Drag queens han optado por usar recursos tecnológicos para seguir con sus dinámicas cotidianas.

Plataformas como Instagram, Tiktok, Twitter o Youtube, han sido herramientas utilizadas para dar a conocer el arte por medio de hashtags como #transformationchallenge y #DragHomeFestival, en el que personas del colectivo se “trepan” desde sus casas.

El periodo de confinamiento por el Coronavirus coincidió con la transmisión del reality Rupaul’s Drag Race temporada 12.  Este Programa de origen estadounidense, inició en 2009 y congrega a aficionados del drag a nivel mundial. Los productores y concursantes del show han utilizado las redes sociales para interactuar con los fans durante el aislamiento.

Donney sigue fielmente el programa y hace el ejercicio de maquillarse para cumplir con su rutina como drag. “Cada que se transmite un episodio nuevo, procuro verlo maquillada”, dice.

Estas iniciativas funcionan para mantener viva la escena y atender el llamado del Gobierno Nacional de cuidarse desde casa. Además, permiten estar al tanto del bienestar de las pertenecientes al colectivo a nivel nacional.

Desde su perspectiva, Donney conoce bien el impacto social y político que puede generar el Drag. Aunque la fiesta ha sido el vehículo que ha conducido históricamente a la visibilización del movimiento Drag, los espacios pedagógicos que reconozcan al movimiento son necesarios.

En una colaboración de la Secretaría de Educación de Cali y de la Universidad del Valle, Cardona dictó talleres en instituciones educativas, relacionados al género y señaló la importancia que significa abordar estos temas en las aulas.

«Al igual que los debates económicos o políticos, los debates de género son importantes. El género es transversal a tu vida. Te hace entender conductas, posturas y aspectos de tipo sociológico que tienen un impacto en la vida de cada ser humano» Dice Donney.

Como periodista considera que los medios cuentan con los insumos necesarios para hablar de género, pero los desaprovechan. «La no actualización sobre estos temas pueden funcionar como herramienta de discriminación. El desconocimiento de las diversidades sexuales en los medios son una forma de violencia».

Finalmente, uno de sus lemas es: “lo entiendo, pero no lo justifico”, refiriéndose a que se puede nacer en espacios discriminatorios. pero una vez se adquiere criterio, es pertinente respetar las diferencias de los demás.

Fotografía tomada de: MSN

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top