ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Nación

Dilan Cruz, otro joven que muere frente al Esmad

dylan-cruz-esmad

Después de 3 días en estado crítico, ayer murió Dilan Mauricio Cruz Medina, el estudiante de 18 de años que sufrió una herida en la cabeza, atribuida hasta ahora a un proyectil artesanal disparado por un agente del Esmad, según evidencias iniciales recolectadas en el sitio del siniestro.

“Con pesar informarnos, que no obstante la atención brindada durante estos días, en nuestra Unidad de Cuidados Intensivos, Dilan Cruz, en razón a su estado clínico, acaba de fallecer. Nuestros sentimientos solidarios de pésame a su familia y personas cercanas a él”, reportó el Hospital San Ignacio.

Según testigos y la Defensoría del Pueblo que se encontraban en el lugar y que trasmitían la marcha en vivo a través de redes sociales, Cruz Medina sufrió un impacto con un proyectil artesanal denominado ‘recalzada’, disparado por un efectivo del Escuadrón Móvil Antidisturbios.

El presidente Iván Duque se pronunció y deploró el deceso del universitario. “Lamentamos profundamente la muerte del joven Dilan Cruz. Expresamos nuestras sinceras condolencias a su mamá, su abuelo y sus dos hermanas. Reitero mi solidaridad con esta familia”.

Pese a esta declaración, el rechazo y condena no se hicieron esperar. “Duque pagarás por esto”, “gobierno oportunista y mentiroso”, “asesinas y luego le das el pésame a la familia”, “presidente de adorno”, “Dilan no murió, usted lo mató”, fueron estas y muchas otras  las frases de tristeza e impotencia dichas por cientos de colombianos a través de las redes sociales.

La muerte de Dilan Cruz no es la única que ha ocurrido a manos del Esmad en el país.

Como se recuerda tristemente en Cali, Jhonny Silva, estudiante de Ingeniería Química de la Universidad del Valle, falleció por las lesiones recibidas durante una protesta en 2005.

Su muerte al igual que las heridas de su compañero de estudios Eduardo Perdomo Abello, tuvieron lugar en la Universidad del Valle, el 22 de septiembre de 2005.

Por esos hechos, el Consejo de Estado condenó a la Policía Nacional al pago de $700 millones. El alto tribunal tomó la decisión a pesar de que tuvo en cuenta que el Esmad pretendió impedir que los estudiantes bloquearan la vía pública, pero no tuvo en cuenta los principios de precaución y proporcionalidad para evitar que se causara daño a los manifestantes.

“Solo el hecho de hacer parte de una protesta ciudadana no representa la trasgresión al ordenamiento jurídico, puesto que los habitantes tienen derecho a expresar su disenso frente a las medidas que adopten las autoridades estatales”, reza uno de los apartes de sentencia.

Otro caso que conmocionó a la opinión pública nacional fue el de Nicolás Neira, un chico de 15 años que murió el 1.° de mayo de 2005 en una manifestación de trabajadores en Bogotá, también por un impacto en su cabeza por bala de gas lacrimógeno disparada por un uniformado del Esmad.

Después de 14 años, el caso aún continúa en procesos legales, en vista de que la audiencia para dictar si habrá sentencia o no para el atacante será este miércoles 27 de mayo en Bogotá.

“Recuerdo el caso de ese niño y que triste que casi 15 años después todavía no se haya hecho justicia, ese muchacho tendría unos 30 años y podría ser un gran médico, ingeniero o deportista”, mencionó Rubén Sarria, un colombiano indignado.

También Óscar Salas, un caso más de los tantos que conmocionó al país. Salas fue un escritor de 20 años, estudiante de la Universidad Distrital aficionado a la radio, asesinado en protestas en el año 2009 por impacto de bola de cristal en su ojo que terminó alojada en su cráneo causando su deceso.

Estos y otros casos más son los que perpetúan en la memoria de los colombianos, que generan zozobra y descontento al preguntarse si en verdad son necesarios los servicios prestados por el Escuadrón Móvil Antidisturbios a su sociedad.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top