ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Cali

Diciembre: tradición o negocio

Todo comerciante sueña con una época del año: diciembre. A falta de 15 días  para escuchar villancicos y salir de compras, los comerciantes caleños se preparan para afrontar la mejor temporada del año. Pero, ¿cómo se preparan?

Los comerciantes han viajado a China con antelación para sus compras, han duplicado su producción empresarial local o incluso han acudido al emprendimiento  para mejorar sus ingresos.

Se estima que Cali tiene, en el centro, unos 1.600 comerciantes que mueven la economía local, mientras que hay unos 6 mil vendedores informales que se adueñan de las vías del centro en época decembrina.

Según cifras de la secretaria de Gobierno, son 6.000 vendedores informales los que se “adueñan” de estos sitios por los cuales normalmente debería transitar la gente con tranquilidad.

Para vender sus productos deben contar con un permiso de la administración municipal aunque estas ventas sean consideradas “informales”. De estas 6.000 personas, unas 2.000 no cuentan con dicho permiso.

Todo los comerciantes se preparan. Aceptan a estudiantes que dejan sus cuadernos para trabajar en la temporada decembrina y empleados que con sus emprendimientos, como vender manjarblanco, mejoran sus ingresos.

Sin embargo, esa preparación es ardua, ya que sus horarios de trabajo aumentan 15 días antes de la época decembrina, y cuando esta época llega, el estrés manejado por ellos es mayor.

Ya que así como la gente interesada en adquirir ropa aumenta, los robos también. “Es muy difícil vigilar tantos clientes así sea por las cámaras, si son tantos la confusión es mucha y a eso sumándole lo ocupados que estamos desde que abrimos hasta que cerramos”, afirma Miguel Ángel Gómez trabajador del centro.

Pero quien puede olvidar la cantidad de vendedores ambulantes que ocupan la mayoría del espacio público del centro de la ciudad especialmente en las épocas navideñas, son los comerciantes quienes se apropian de estos lugares o “invaden y negocian”

Según encuestas realizadas a vendedores ambulantes muchos coinciden en que ‘el lobo’, apodo para referirse a las autoridades que transitan por el lugar, puesto que tan pronto los ven huyen para esconder su mercancía y así evitar que se la decomisen. Ellos, que hacen parte de la Alcaldía, intentan controlar el espacio público.

El número de vendedores crece para esta época, se puede decir que “llenan” las calles del centro, ya que son más de 80 vendedores nuevos que acuden a este lugar para vender sus artículos, entre el mes de noviembre y diciembre.

Pero ¿cómo son afectados los negocios locales por las ventas informales? “Las ventas aumentan mucho para esta época pero podrían ser más, si los vendedores ambulantes no dieran sus artículos a precio más bajos”, afirma Juan Daniel Pedrosa, propietario de dos almacenes de ropa en el centro.

Al hablar con la contraparte, la señora Marta Liliana García, vendedora de artículos navideños en un pequeño carro que pasea por el centro, afirma que si se afecta de manera indirecta a los locales, pero que ella recurre a los trabajos el informales, o sea, el rebusque porque no cuenta con un trabajo estable que le permita cubrir sus necesidades.

Si bien es cierto que los vendedores informales afectan la vida en el centro de la ciudad, esto se da, ya que la falta de empleo en Colombia es alta, puesto que se estima que es del 11,9 los colombianos desempleados en el año 2016, según cifras del DANE, y por ello recurren a ocupar las calles del centro para vender sus artículos para su sostenimiento.

Por ello se debe acudir al centro, con antelación, para realizar las compras de navidad, juguetería, ropa, y los artículos para la decoración del hogar, puesto que con las cifras mencionadas anteriormente es evidente que cuando esta época llega es complicado movilizarse por el centro de Cali, por congestión tanto de personas que realizan sus compras como de vendedores ambulantes.

Entonces, tradición o negocio. Tal vez esto último, porque a pesar que se cantan villancicos, se come buñueño y natilla, se abrazan y se ven a los familiares, diciembre dejó de ser aquella época de regocijo y esperanza.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top