ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Informe Especial

Desinformación, dolor de cabeza en épocas electorales

Por: Paula Naranjo

Colombia se encuentra en un momento clave para definir el futuro de sus próximos cuatro años, las elecciones presidenciales. Y las redes sociales han sido usadas como uno de los canales fidedignos para informarse. Sin embargo, la desinformación se ha convertido en la piedra en el zapato que impide mantener la democracia libre de noticias falsas.

Usuarias como Adriana Gómez utilizan la  plataforma de contenido gráfico y audiovisual Instagram para  informarse. Al respecto ella expresó: “La información que brinda es más asertiva y selectiva, Instagram me da la opción de escoger lo que quiero ver”. Pero además recordó que en ellas tiene sus fuentes de información “seguras y confiables”.

Es así como la tecnologización ha permitido escoger diferentes canales de información. Entre ellos Colombia, con una población de más de 50 millones de habitantes -cifras del Banco Mundial- cuenta con cerca de 39 millones de usuarios activos en medios sociales, a propósito del último informe de ‘La Situación digital de Colombia’ en 2021, realizada por We are Social y Hootsuite. 

En el mismo estudio se demostró que a diario un colombiano le invierte en promedio 10 horas con 7 minutos en internet, y de ese tiempo, 3 horas con 45 minutos son para las redes sociales.

Es por lo anterior que, tanto Gómez como cualquier usuario de la red digital, se está a merced del exceso de información, que en algunos casos suele ser falsa, y con mayor razón en la coyuntura política que atraviesa este país, que cada día se pone más voraz. 

En épocas electorales, la estrategia política estrella son las ‘campañas negras’, entendidas como aquellas que buscan atacar a candidatos posicionados en las encuestas, con el objetivo de restar simpatías.

Samuel Redondo es estratega y experto en marketing político. En entrevista a este medio explicó que las campañas negras “recurren a artículos tocados, memes, videos casuales o caseros que agreden a otros candidatos o proyectos”. Y agregó: “Los medios actuales y el pago por la difusión permite casi cualquier dato en tiempo real en manos de los votantes. Esto crea la polarización política, por la que atraviesa el mundo político actual”.

Como se recuerda, Barack Obama fue uno de los políticos pioneros en aprovechar la web 2.0 en su campaña política por la presidencia de los Estados Unidos en 2008. Incluso fue bautizado por el experto en publicidad Rishad Tobaccowala como “el candidato multimedia”. Se debió al ingenio con que supo llevar su campaña a través de redes sociales del momento como Facebook, Myspace y el correo electrónico.

Las plataformas digitales han evolucionado, y muchas se han dedicado a divulgar un sinnúmero de  información alterada, tergiversada o simplemente falsa. Tal como se vio en el documental  ‘Nada es Privado’ de Netflix, que evidenció lo que había detrás de la exitosa campaña política de Donald Trump en 2016 por la presidencia de los Estados Unidos.

No existe ninguna campaña en ninguna parte del mundo que no tenga en el equipo a un experto que atienda sus crisis de imagen”, contó Redondo, quien además recordó que: “en Colombia particularmente la extrema derecha y extrema izquierda  son los que más pasiones despiertan. El hacer campañas negras es más sencillo y los candidatos tienen que estar reiteradamente defendiéndose, desmintiendo o explicando su pasado”.

Debido a este fenómeno cibernético, se han implementado estrategias como ‘Colombiacheck’, un portal web dedicado a desmentir o aclarar contenido de dudosa reputación. “Surgió en 2016 como un medio de comunicación de Consejo de Redacción (asociación de periodistas investigadores), enfocado en la verificación de noticias y discurso público”, afirmó Mónica Ospino, periodista de este portal web.

En el juego de quién logra convencer con más mentiras, ningún político colombiano se queda por fuera. “De izquierda a derecha, todos usan herramientas de desinformación para descalificar a su contrario”, relató Ospino a Realidad 360.

Lo anterior recuerda la campaña electoral de 2018, en la que tanto en Facebook  como en Twitter principalmente, reinaron frases como  “el Castrochavismo”, el “nos volveremos como Venezuela” o los “enemigos de paz”, en donde reconocidos líderes políticos fueron los encargados de difundir estos mensajes con información confusa.

En el ‘ranking’,  Facebook sigue estando en los primeros lugares en ser la red social más utilizada con un 93,6 %, pero Youtube es la primera con un 95,7 %, y Whatsapp la tercera con un 90,7 %, de acuerdo con las cifras de ‘La Situación digital de Colombia’. Twitter, a pesar de su popularidad, se posiciona en el sexto lugar con un 59,2 %.

Por otra parte, la pandemia mundial, debido al covid-19, fue otra de las víctimas de la infoxicación, tanto real como falsa. Fue en esa coyuntura que hubo un incremento del
11,4 % en perfiles o cuentas nuevas, según datos del mismo informe.

Empero, fue el paro nacional que vivió Colombia en 2021 el que facilitó el escenario para la difusión, especulación e invención de contenido de toda índole, en el que hasta los medios tradicionales de mayor trayectoria terminaron por caer en el juego de la desinformación.

No solo iniciativas como Colombiacheck se han dado a la tarea de desmentir o verificar información que se viraliza en las redes sociales. La problemática es de tan tamaña envergadura que la Unesco es otra organización que sacó su propio proyecto, enfocado en el marco electoral de toda América Latina. 

Electoral Check es la estrategia con la que pretenden “desarrollar herramientas eficaces para hacer frente a la desinformación, particularmente durante periodos electorales”, indicó Rosa González, consejera Regional en Comunicación e Información de la Unesco para América Latina y el Caribe en el portal web de esta entidad.

Este programa contra la desinformación está conformado por más de 35 organizaciones de verificación, junto con otros socios regionales. Además, va dirigido en especial a cuerpos electorales “que garantizan el buen funcionamiento de los procesos, periodistas que difunden información amplia, diversa y veraz, y al profesorado que educa a las nuevas generaciones de ciudadanos y votantes”, como se lee en la página oficial de la Unesco.

En cuanto a Colombia se refiere, Ospino afirmó que en épocas electorales es cuando se dispara la difusión de noticias falsas. “Durante los meses de campaña de elección al Senado no hubo tanta desinformación como ocurrió después, especialmente a partir de que se supo el nombre de los candidatos a la vicepresidencia. Desde ahí se disparó el pico de desinformación”.

Como estrategia, Colombiacheck trabaja en conjunto con Meta (anteriormente Facebook), a través de una plataforma que destaca las noticias virales del momento, facilitando el proceso de verificación de información.

Por hechos como el que Samuel Redondo mencionó, acerca de que la democracia hace mucho sufre por el exceso de información y que “la gente suele creer más en la publicación de un amigo o un contacto de sus redes personales”, Mónica Ospino ofrece claves a aquellas personas que buscan información veraz, así provenga de los parientes cercanos.

“Dude de aquella información que usa un lenguaje de familiaridad; ’amigo’, ‘vecino’, ‘compañero’ o ‘esto no lo van a decir los medios de comunicación’. Con el sesgo de autoridad buscan enganchar a la gente”, especificó la investigadora.

Por ello es que la periodista de Colombiacheck también recomienda desconfiar de los audios y los pantallazos. “Revisen las redes sociales de los autores que aparecen en los pantallazos, porque ahora es muy fácil hacer montajes”. También aconseja teclear las palabras claves en Google. “Ahí te arroja la verdad del asunto, Colombiacheck te va mostrando los enlaces y lo que consultó para llegar a esa conclusión”.

Por último, Ospino recordó que es difícil explicarle o aconsejarle a quien no quiere creer. “Durante el auge del coronavirus,  decidí no desgastarme con quienes no creían en el virus, ni en las vacunas, les ofrezco la verdad, pero cuando no quieren creer, no creen”.

Ad portas de escoger el nuevo presidente de Colombia, otra de las recomendaciones es que el electorado debe informarse de manera objetiva. También es de suma responsabilidad y ética que los políticos y medios de comunicación hagan el ejercicio de validar la información que van a postear en sus redes de difusión. Esto, en favor de campañas más ‘limpias’ para los colombianos.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top