ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Cali

Derechos Humanos de las niñas en Cali, segunda parte: el peligro de ser niña en Colombia

Las cifras de violencia contra las mujeres a nivel mundial son alarmantes, y año tras a año algunas de esas estadísticas van en aumento. Pero, ¿qué pasa con esas mujeres cuando aún no son mayores de edad? En Colombia y el mundo las niñas siguen siendo las principales víctimas del abuso sexual, maltrato y discriminación, entre otros delitos. Estas barreras obstaculizan sus proyectos de vida y las exponen a diversas vulneraciones de derechos.

Según cifras de Medicina Legal durante el 2015, las menores de edad fueron víctimas directas de abuso sexual registrando el 73% de los casos totales de Colombia. De los 22.155 casos rastreados el año pasado, 16.116 corresponden a niñas. Los niños representaron 3.015 casos.

En Cali, las poblaciones más vulnerables en temas de niñez son las comunas del oriente, 13, 14, 15 y 21, que representan el 41,08% de pobreza extrema de 56.421 niños y niñas registrados en el Sisben durante el 2014. La Fundación Plan en Colombia, afirma que “las niñas que no asisten a la escuela tiene mayor probabilidad que los niños de quedar excluidas de la educación” esto tiene relación directamente con el quehacer diario de las mujeres en Colombia, pues al quedar fuera de muchas oportunidades, uno de los roles cuando las niñas se conviertan en mujeres, es realizar labores caseras, que no son remuneradas.

La organización Save the Children afirma que el hogar representa uno de los mayores riesgos para las menores, pues son sus familiares más cercanos quienes violan perpetran los derechos a la menores de edad. De acuerdo con el informe “HASTA LA ÚLTIMA NIÑA” Colombia se encuentra muy mal parado con respecto a la prevalencia de los derechos de las niñas y sus garantías, estando por debajo de países como Irán, Namibia e Indonesia.

Por otro lado, el informe ¿Cómo Vamos en niñez? Liderado por la Fundación Corona y Equidad para la Infancia, presentó un conjunto de indicadores centrados en la niñez como unidad de análisis, agrupados en seis dimensiones que dan cuenta de sus condiciones de vida (identidad, bienestar, salud, educación, recreación y entorno familiar) Este informe anual, indicó que en Cali, uno de cada seis niños y niñas de un año de edad era invisible al Estado, es decir no estaba registrado. Esto representa además el no reconocimiento de sus derechos legales. En Cali, durante el año 2015, el 84,26% niños mayores de un año se encontraron registrados.

 

Aproximación del bienestar material de los niños y niñas de Cali

imagen-hecho-en-cali

 

¿Que se está haciendo por la niñez en Cali? 

Entre las diversas organizaciones que tienen como objetivo revindicar los derechos humanos vulnerados de las menores de edad en Cali, se encuentra la Fundación Mi Cuerpo Es Mi Historia, que trabaja con niñas en riesgo bajo, una pedagogía multidisciplinaria e integral. “Trabajamos con talleres creativos, psicosociales y con artes escénicas que mediante diferentes formas de expresión como la palabra, el dibujo, la pintura, baile, música y montajes escénicos se potencializa a las niñas, dice Martha Isabel Córdoba, directora de la fundación.

Esta organización social de artistas y humanistas, promueve las artes como vehículos de transformación social y comunitaria en las poblaciones más vulnerables de la ciudad. Martha afirma que las niñas de las comunas del Distrito de Agua Blanca en Cali tienen un mayor riesgo de violencia intrafamiliar, sexual, trabajo infantil, entre otros tipos de abusos.

El 18 de noviembre de este año, Mi Cuerpo es Mi Historia estrenó un trabajo musical y escénico con niñas y niños de Ladrilleros en Buenaventura, gracias a que obtuvo una beca de la Secretaria de Cultura de Cali. “Es una obra sobre la identidad étnica, la vida de ellos, siempre reconociendo su contexto social y cultural” añade Martha.

La directora de la fundación escribió en un artículo titulado Violencia sexual y empatía: La danza en contextos terapéuticos que “la danza y la terapia es una forma creativa de expresión, que es importante en el desarrollo de muchas habilidades personales “la función comunicativa de la danza, permite transmitir estados internos y hablar sobre la identidad en la medida que los movimientos corporales equivalen a las palabras en el lenguaje digital”.

La capacidad de curarse por medio de la música y la danza es una práctica ancestral, sin embargo, esta organización está apostándole hoy a revindicar los derechos de las niñas a partir de trabajos desarrollados artísticamente con las poblaciones de las comunas más vulnerables de la ciudad. Es una iniciativa que a pesar de todas las cifras catastróficas que arrojan las instituciones del país, puede verse como una luz entre tanta oscuridad.

 

Vídeo Derechos humanos de las niñas en Cali, segunda parte.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top