ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Cali

CVC: “los páramos del Valle gozan de buena salud”

El Valle del Cauca acoge cinco páramos y estos, al parecer, tienen buena salud. Ubicados entre la cordillera central y occidental, algunos se ven afectados por la actividad ganadera, sin mucho traumatismo. La CVC es el organismo encargado del cuidado de estos ecosistemas porque son el pulmón de las montañas para la conservación de la fauna. Los páramos son: Chili-Barragán, ubicado en Sevilla; Las Hermosas, entre Florida, Pradera y El Cerritos; El Duende, en el cerro Calima, en Río Frio y Calima-Darién; Parque los Farallones, en la cordillera Occidental que bordea Cali, y el Parque Natural Tatama, norte del Valle.

Según Martha Lucia Salazar, encargada de los páramos a nivel departamental en la CVC, afirma que los páramos no se ven afectados por la minería, no existe este tipo de conflicto como en otros páramos.

Ronny Núñez, ingeniero sanitario y ambiental de la Universidad de la Valle, expresa que  el deterioro se puede dar “por los cambios de su uso del suelo. Los páramos permiten la regulación de los ciclos biogeoquímicos del carbono, nitrógeno, etc., y en especial, desde una perspectiva más antropocentrista del agua”, sostiene.

El especialista añade que “los páramos cumplen una función de aprovisionamiento de agua y a su vez de regulación de la escorrentía. Sin embargo, los cambios en uso del suelo, para ser empleados en mayor medida en ganadería y en minería, siembra de cultivos (tanto lícitos, como ilícitos), talas y quema de vegetación, han ocasionado el desequilibrio de estas funciones de regulación y aprovisionamiento”, cierra.

Por su parte, la ingeniera Salazar dice que la corporación ejecutan acciones que conllevan a la conservación de los páramos. “Actualmente se declaró que, el páramo de El Duende está protegido y se encuentra en categoría del sistema nacional. Se formuló un plan de manejo ejecutando acciones como integridad biológica, monitoreo, se ha promocionado una estrategia de  reserva de área protegida que es una sociedad privada”.

Además, afirma que para los otros paramos trabajan sobre nuevas declaratorias de áreas protegidas, teniendo en cuenta herramientas de manejo del paisaje. “Estamos trabajando en un plan de formación ambiental para concientizar a la gente del territorio y que conozcan cuales son las acciones, que significa estar en un páramos, cuáles son las limitaciones y los servicios eco sistémicos que nos brinda”.

De esta manera, los pobladores que residen en estos ecosistemas son conscientes de la importancia de estos páramos, en este momento se realiza una estrategia de comunicación, teniendo como  idea  transmitir esta misma información a la población de la ciudad.

El taita Miguel Ángel Muchavisoy, médico ancestral del departamento del Putumayo, expresa el significado de los páramos como indígena, “los páramos son el pulmón de la vida, de la salud y de la energía, si no existieran no habría aire puro para poder respirar”, dice y rescata la importancia de protegerlos ante las grandes empresas y las industrias.

Del mismo modo, el taita hace una reflexión sobre esa importancia asegura que la vegetación de los páramos le ha servido para encontrar plantas que llevan a la procreación en la mujer, sin esas plantas el concebir un hijo cuando es casi imposible, es medicina alternativa.

“Si hay una vegetación bonita, tenemos los pulmones, la circulación y la salud bien, y las plantas son curativas, rescatando la fauna de estos lugares, como sus animalitos si mueren, sirven para hacer cremas, y por eso  he podido comprobar la importancia de los páramos en mi vida”, asegura Muchavisoy.

El ingeniero Núñez recuerda a la comunidad caleña que “lo ambiental debe mirarse desde todos sus componentes: físico, económico, político, social y cultural. Es cierto que como ciudadanos es posible que no nos informemos mejor sobre el respeto que se le debe tener a este tipo de ecosistema, conocer las consecuencias de cambiar su uso del suelo y en menor medida, conocer que los productos que consumimos, no los afecten”.

Agrega el especialista que “debemos reconocer que existe una población significativa que puede subsistir  de las actividades que en ellos se desarrollen. Es por ello, que la solución principal debe partir de las políticas nacionales de conservación, que aunque es cierto que parques naturales ha desarrollado adecuadamente su trabajo, no se ha generado una conciencia colectiva de la importancia de conservación”, cierra.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top