ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Nación

Colombianos, entre xenófobos y tolerantes

El anuncio de la pronta llegada de al menos 4000 afganos despertó una ola de comentarios en redes sociales y la opinión pública colombiana que podrían mostrar su cara más xenófoba y discriminatoria con la llegada de los migrantes.

Una vez el presidente Iván Duque dio la noticia del acuerdo con Estados Unidos para darles refugio a por lo menos 4000 afganos cercanos al Gobierno norteamericano, los memes de esencia xenófoba que utilizaban elementos de un imaginario prejuicioso para hacer humor colmaron las redes sociales e intentaron describir cómo sería Colombia “cuando los afganos llegaran”.

“Cuando los afganos lleguen a Colombia se van a ir a vivir a Fakanistán, Bosanistán, Usmekistán y Subakistán”, comentó el pasado 23 de agosto un usuario en Twitter, bromeando con los barrios de Bosa, Usme y Suba de Bogotá.

Algunos expertos han hablado sobre el tema y coinciden en que Colombia no es un país xenófobo,  pero también atinan a decir que son innegables los atisbos de xenofobia que una parte de la sociedad colombiana ha demostrado.

Lucía Ramírez Bolívar, coordinadora de Investigación de Migración de la organización De Justicia, considera que la xenofobia en Colombia crece y que se sostiene en prejuicios porque el país nunca había recibido tantos migrantes en situación de vulnerabilidad.

“El país, lamentablemente, cada día más muestra comportamientos discriminatorios y xenófobos, pero, además, combinados con otra forma de discriminación, la aporofobia, que es el rechazo a los pobres y a personas más vulnerables”, explicó Ramírez Bolívar a Sputnik. 

Lo que ha sucedido en los últimos cinco años con los venezolanos y ahora con los afganos demuestra que somos cerrados y que, aunque hemos vivido de cerca el desplazamiento forzado como consecuencia del conflicto armado, nos cuesta relacionarnos con esa tragedia”, indicó la coordinadora de Investigación de Migración. 

Por otra parte, Germán Camilo Prieto, profesor del departamento de Relaciones Internacionales de la Universidad Javeriana, de Bogotá, apoya la tesis de que Colombia no ha sido un país xenófobo históricamente, pero porque nunca había tenido la oportunidad de serlo, es decir, que nunca ha sido un receptor de grandes cantidades de migrantes y que las oleadas de extranjeros que llegaron fueron fragmentadas y se acentuaron en determinados lugares. “Nunca, hasta ahora, tuvimos la sensación de que la gente llegara aquí a buscar la forma de ganarse la vida”, comentó.

Además, agrega, frente a la migración venezolana no solo ha habido manifestaciones de rechazo por parte de la sociedad, sino también desde el Estado.

Además, Andrés López, director del programa de Derecho de la Universidad de La Sabana, de Bogotá, menciona cómo un sector poblacional se ve afectado por la llegada de los migrantes. “Cierto sector se ve amenazado por el influjo de migrantes porque puede ver sus oportunidades laborales reducidas. Eso sucede no solo en Colombia, sino en otros países en los que los migrantes están dispuestos a hacer un mismo trabajo por menores precios o en donde erróneamente se relaciona el aumento de la criminalidad con su presencia”,

Así pues. En lo que no debería haber dudas es que la migración, sea cual sea, tiene beneficios económicos y culturales para los países que la reciben. En primer lugar, anota Ramírez, hay migrantes que son población en su mayoría joven y capacitada, lo que significa que un Estado recibe población educada en la cual el país no invirtió recursos, flexible en su movilidad porque busca adaptarse al país receptor.

“Los migrantes, cuando sus derechos son respetados, tienen el potencial de convertirse en consumidores. Los mercados latinoamericanos tienen la necesidad de ampliar su demanda interna, eso es positivo. Incluso, si los migrantes llegan a los sectores informales, también consumen, sobre todo productos básicos”, manifiesta, por su parte, el profesor Prieto Gómez, profesor del departamento de Relaciones Internacionales de la Universidad Javeriana 

En ese mismo sentido, considera que lo mejor para una sociedad como la colombiana es hacer intercambios sociales con personas provenientes de otros lugares, que compartan conocimientos, gustos, actividades, prácticas culturales o formas de ver la vida.

 

Redacción: Sputnik/Realidad 360

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top