ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Nación

Claman por unión contra los violentos en Cauca

masacre-indigena

En estos momentos el Cauca está pasando por una ola de violencia debido a la presencia de grupos armados ilegales que se han ido en contra de las comunidades indígenas con el fin de controlar el territorio para el narcotráfico.

En la semana anterior se presentaron siete asesinatos de nativos, cinco de ellos el martes pasado a manos de disidentes de las FARC y estructuras del narcotráfico, quienes dispararon a la autoridad neehwe’sx Cristina Bautista y a los guardias Asdruval Cayapu, Eliodoro Inscué, José Gerardo Soto y James Wilfredo Soto.

“Los que están detrás de esos ataques son narcotraficantes y estructuras disidentes que nunca expresaron ningún compromiso con la desmovilización”, señaló el presidente Iván Duque, quien afirmó que estos grupos serán enfrentados por la Fuerza Pública.

En horas de la noche del pasado 4 de noviembre, nuevamente las comunidades indígenas se vistieron de luto, debido a que fue asesinado en Toribío Alexander Vitonas Casamachin, un joven de 18 años.

Sin embargo, los asesinatos que se están presentando en Cauca no solo corresponden a personas pertenecientes a las comunidades indígenas, las autoridades encontraron este jueves, 31 de octubre, cuatro cadáveres en el caserío de Santa Helena, en el municipio de Corinto, de un equipo que hacía trabajos de topografía, y otro más en Huasanó, en la localidad de Caloto.

Todos estos actos inhumanos fueron rechazados por la Oficina de la Alta Comisión de la ONU, quienes por medio de un comunicado vía twitter, expresaron lo siguiente, “Condenamos hechos violentos ocurridos en los últimos dos días en norte del Cauca: el atentado contra Norbey Noscue, coordinador de guardia indígena de Tacueyo; y los homicidios de Fabián Rivera, Jesús Mestizo y Alex Vitonas Casamachin.

Frente a esta situación, el presidente de Colombia, Iván Duque, y la Iglesia Católica se unieron en apoyo a los indígenas e hicieron un llamamiento a los colombianos para que se unan, para que de esta forma el país pueda de una vez por todas enfrentar el narcotráfico, además del envío a ese departamento de 2500 soldados quienes estarán por 40 días, para garantizar el control territorial y la protección de estas comunidades.

“Claramente tenemos que estar unidos en un propósito nacional y ese propósito es que estructuras como la Jaime Martínez y la Dagoberto Ramos dejen de existir, porque hay un Estado unido y también hay una gran participación ciudadana para denunciar oportunamente todos sus movimientos”, expresó el jefe de Estado.

Por otra parte, el vocero de la Iglesia Católica en esta unión con el gobierno, monseñor Darío de Jesús Monsalve, arzobispo de Cali, dijo que es primordial recobrar la confianza de las comunidades hacia las instituciones del Estado.

“La gente ve que por las narices de la Fuerza Pública pasan todo este tipo de cosas, como son el tráfico de drogas, de armas, asesinatos, se mueven las bandas asesinas, las caravanas de la muerte, y por esas cosas la confianza está perdida”, señaló el prelado.

Finalmente, los indígenas pedirán que las medidas cautelares que ya cobijan a 11 comunidades, entre ellas los zenú, embera y paeces, se extiendan a los 102 pueblos, para que no los sigan asesinando.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top