ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Informe Especial

Caracol gigante africano: conozca al intruso que puede estar en su jardín

Por: Paula Naranjo

Hace más de 23 años llegaron del continente africano a colonizar tierras suramericanas, y hoy en día representan una plaga, que si no se controla, puede resultar potencialmente mortal.

Tanto en el Valle como en  26 departamentos de Colombia ya ha hecho estragos en cultivos y territorios donde hace presencia. En el primer trimestre del año, en Cali han sido recolectados 32 655 caracoles gigantes africanos, según datos del sitio web de la Alcaldía.

Achatina fulica’ -su nombre científico- se encuentra en las 22 comunas de Cali.  Sus lugares predilectos es donde hay “mal manejo de los residuos sólidos, escombros, excretas animales, crecimiento excesivo de pastos y arbustos, material vegetal en descomposición,  parques urbanos, zonas verdes, separadores, canales de aguas y lotes o edificaciones abandonadas”, de acuerdo a la información en el mismo portal web.

El caracol gigante africano  tiene un aspecto exótico, pues su concha tiene medidas de hasta los 13 centímetros, y en casos excepcionales hasta los 20 centímetros. Su color normal es marrón con líneas amarillas en forma de hélice. Posee un par de tentáculos, y son los más largos los que cargan con sus ojos. También se dice que tiene una boca con cerca de 90 000 dientes.

Aunque lo último suena aterrador, realmente se ve inofensivo, y es un mito afirmar que son venenosos. Sin embargo, “en lugares invadidos pueden causar diversos problemas de salud pública al transmitir parásitos al humano o daños económicos al ser plagas de los cultivos agrícolas”, manifestó Gonzalo Collado, académico experto en caracoles de la Universidad Bío-Bío en Chile

El académico también explicó los parásitos que transmite. “Este caracol actúa como huésped intermediario de diversos tipos de parásitos como el gusano nemátodo Angiostrongylus cantonensis, causante de la meningoencefalitis eosinofílica y Angiostrongylus costaricensis, que puede causar angiostrongiliasis abdominal,. A través de su baba, puede contagiar personas”. 

Diego Villa es médico internista egresado de la Universidad del Valle, comentó a Realidad 360 sobre las manifestaciones de estas enfermedades. 

En el primer caso, “los síntomas comienzan con un deterioro cognitivo leve y reacciones más lentas, y en una forma muy grave a menudo progresan hasta la pérdida del conocimiento. Los pacientes pueden presentar dolor en las extremidades sin causa clara al comienzo de la infección”, indicó Villa.

En cuanto a una infección parasitaria, el médico Villa refirió: “Suelen ser similares a los de una apendicitis. El dolor angiostrongilosis abdominal se suele localizar en el cuadrante inferior derecho, acompañado de fiebre, vómitos, diarrea, estreñimiento y sensación de masa. En casos raros, las larvas ingresan a las arterias de la región abdominal donde pueden causar infarto, trombosis y hemorragia gastrointestinal”.

Pero no son solo estos los grandes vectores de este tipo de  parásitos.

“Es importante que las personas que consumen caracoles, babosas, camarones de agua dulce, cangrejos de tierra, ranas y lagartos tengan un buen manejo de la técnica de la cocción. Lavar adecuadamente los vegetales y un buen lavado de manos ayuda a prevenir no sólo ésta sino muchas otras enfermedades”, señaló Villa.

Empero, tener contacto directo con la baba no necesariamente significa que contraiga las enfermedades mencionadas. 

Cabe resaltar que no siempre que haya una infección en los humanos se desarrolla la enfermedad, en algunos casos puede ser asintomática y resolverse espontáneamente, en otros casos con formas raras y graves de la enfermedad”, recomendó el médico internista.

Son los animales domésticos y el ganado otras de las potenciales víctimas de las infecciones transmitidas por los caracoles gigantes africanos, afectando seriamente su salud. Collado también recomendó “no utilizarlos como carnada de pesca”.

El experto en caracoles contó sobre la llegada de este molusco a Sudamérica: “en Brasil se introdujo con fines comerciales en la década de 1980. En 2011 fue detectado por primera vez en Argentina, en 2012 en Perú y en 2016 en Colombia”.

Se dice que estos animales fueron importados al continente americano, por la creencia de que su baba era efectiva para fines cosmetológicos. Sin embargo, en el portal web del Instituto Colombiano Agropecuario – ICA- se lee: “La baba de caracol no tiene ninguna propiedad cosmetológica, por lo que está prohibida su cría o tenencia para este o cualquier otro fin económico”.

Desafortunadamente el caracol gigante africano no tiene en Colombia un potencial depredador que evite su rápida propagación. Además, esta especie fue clasificada en la publicación de Global Invasive Species Programme GISP,  como una de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo.

Por todo lo anterior, el Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente, Dagma, junto con la Alcaldía, han diseñado diferentes programas de recolección y sensibilización que permitan un trabajo efectivo para evitar la propagación de esta especie de caracol.

“En la ciudad hemos evidenciado casos exitosos en el control de esta plaga, mediante la implementación de planes de mejoramiento enfocados de manera integral a la resolución de los aspectos que favorecen la proliferación del caracol”, comentó al respecto  Franklin Castillo, subdirector de Calidad Ambiental, en el portal web de la Alcaldía de Cali.

Gustavo Alberto Trujillo, biólogo en entrevista al informativo de la CVC, habló sobre la correcta disposición de estos animales. “Hacer uso de guantes, sin contacto directo, le echamos cal viva y los enterramos en un lugar donde no hayan fuentes de agua cerca”.

El biólogo también brindó la alternativa de “ echarlos en una olla que no utilice y hervirlos, para después enterrarlos”.

Es importante también destacar que es en temporada de lluvias donde se propagan más fácil los caracoles. “Ellos hacen un proceso de estivación, donde quedan enterrados con un metabolismo bajo, esperan las lluvias donde ya hay material vegetal y las condiciones adecuadas para ellos poner sus huevos”, afirmó Trujillo en la misma entrevista.

Según lo consultado en otras fuentes documentales, como en la cuenta de Youtube de la Gobernación de Antioquia, se recomienda coger estos animales con una bolsa y dejarlos en congelación para que tenga una muerte más digna. Esto les permite que mueran con menos dolor, para después ser eliminados por completo mediante la incineración.

Durante esta temporada invernal es necesario tener todos los cuidados, para que la curiosidad al conocer los caracoles gigantes africanos impida un mal rato.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top