ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Informe Especial

Caleños en alerta por la tala de árboles en la ciudad

taladearboles-cali

En los últimos años los caleños han tenido que presenciar como en diferentes zonas de la ciudad se ha llevado a cabo la tala de árboles, ya sea por modificación en la infraestructura vial o por regulación sanitaria, debido a que los arboles no se encuentran en óptimas condiciones para seguir en pie.

La comunidad se encuentra inconforme con las entidades competentes como la Secretaría de Infraestructura y el Dagma  por no tomar medidas alternas a la hora de realizar cambios en la infraestructura de la ciudad, iniciando obras sobre zona boscosa, teniendo que desforestar el lugar.

Uno de los casos que causó mayor indignación fue la erradicación de árboles en el parqueadero de Plaza de Toros para construir el centro comercial Mall Plaza, denominado por los activistas como un error ambiental garrafal; en el lugar fueron talados 183 árboles. Frente a esto Jorge Torres vocero del complejo comercial en construcción aseguraron que 50 de ellos fueron reubicados  porque “El estado de los árboles no permitía que realizáramos el traslado en la totalidad”, señaló

Claudia María Buitrago, directora del Dagma señaló en ese momento que “este un proyecto que cumple con todos los requisitos legales. Ellos tienen una iniciativa y se hizo un trabajo técnico muy juicioso por parte de los ingenieros del Dagma en las intervenciones arbóreas”, dejando en claro, según ella, que no se estaba cometiendo ecocidio en el lugar.

Otro de los tantos casos presenciado por los ciudadanos fue precisamente por la construcción una nueva estación del MIO ubicada en avenida Simón Bolívar entre carrera 62 y 70, donde se tuvo que intervenir 307 árboles, de los cuales 145 fueron traslados y 162 restantes tuvieron que ser erradicados, “el 69 % del conjunto arbóreo de la zona donde se construye la Terminal, serán conservados y cuidados por Metrocali, cuyo compromiso con los individuos trasladados o sembrados en compensación, incluye el mantenimiento por tres años más después de que termine la obra”, confirmó Metrocali.

Al acercarse temporada decembrina, justamente cuando es “necesario” abrirle campo a las tribunas o graderías utilizadas en ‘Feria de Cali’ comienza la época angustiosa para la comunidad, puesto que curiosamente se inician trabajos de tala y reubicación de árboles que según el Dagma son labores necesarias, debido a que los árboles se encuentran en mal estado o no son aptos  para continuar ubicados en ese lugar.

Esta semana se realizaron labores de erradicación arbórea en el sector de la calle 46 con autopista, curiosamente lugar donde son instaladas las graderías para las festividades de diciembre; frente a las críticas por el hecho,  Claudia Buitrago, directora del Dagma dijo: “el árbol era Leucaena, especie que posee una enorme raíz, lo cual lo hace peligroso en temporada de lluvia por que puede caer y causar un accidente”, comunicó.

Y aseguró también la funcionaria que los arboles retirados fueron reemplazados por Guayacanes que por su sutileza se usan como ornamento en parques, jardines, calles y plazas sin problema alguno.

El problema radica en que estos ecosistemas aun cuando se realizan reubicaciones o siembra de nuevos especímenes, afecta a las especies de animales que dependen de este hábitat para escamparse de la lluvia, buscar alimento y encontrar en este lugar un sitio seguro para vivir. “Ellos solo piensan en sus construcciones, no piensan en el gran daño de que le pueden hacer al hábitat de las especies animales que habitan ese lugar”, comentó Lina Jurado, ambientalista.

Jurado añadió que para la reforestación de una zona tiene que pasar varios años, “el crecimiento de un árbol no es sencillo, tiene muchos factores, depende de su especie, su ubicación y el clima, pero más o menos es en un periodo entre 8 a 15 años y para alcanzar su madurez total en aproximadamente 30 años”.

Los arboles cumplen un papel fundamental para los seres vivos puesto que, según el Fondo Mundial para la Naturaleza en Colombia “los árboles son extremadamente importantes para la vida en el planeta, son los héroes de la lucha contra el cambio climático debido a que los seres humanos liberan demasiado dióxido de carbono hacia la atmosfera y los arboles actúan como protectores frenando estas emisiones y ayudando a limitar el fenómeno climático, también absorben enormes cantidades de amoniaco, nitrógeno, dióxido de azufre y partículas volátiles perjudiciales para el ser humano”.

La comunidad se encuentra disgustada con las acciones tomadas por los entes reguladores del medio ambiente, pues no creen veraces las explicaciones de porqué fueron realizados los procedimientos de extracción arbórea y sienten que hay conflictos de interés de por medio  “nosotros (caleños) no queremos más excusas, siempre salen con que el tallo está en la estado o que no es beneficioso que este en ese lugar, es extraño que siempre se lleven a cabo estas labores en noviembre o diciembre, no le veo coherencia al asunto”, comentó Edgar Rosales ciudadano inconforme.

Cali es una ciudad que maneja altas temperaturas que van desde los 28 entre los 34 grados con sensación hasta de 36 grados en época de verano, según el Centro de Meteorología de Cali, por lo que es de suma importancia que haya árboles que propicien sombra a la ciudadana para regular la temperatura, ya que estos reducen las necesidades de climatización en verano hasta un 50%, “la sucursal es una ciudad muy caliente, el sol es muy fuerte y picante así que para nosotros los árboles son una prioridad”, añadió el ciudadano Rosales.

A pesar de la inconformidad de los ciudadanos por las decisiones forestales que se toman, entes oficiales aseguran que en Cali se han sembrado hasta mitad de 2019, aproximadamente 22.000 árboles y han sido retiradas 10.200 raíces en condiciones desfavorables para la adecuar nuevos lugares para la siembra, “A estos árboles se les está haciendo mantenimiento por un período de dos años, que es lo que dura esta contratación, pero se le dará continuidad hasta el 2020 para garantizar su supervivencia. En este momento se le está haciendo mantenimiento a árboles sembrados en vigencias anteriores, desde el 2015”, argumenta el ingeniero forestal Didier Orlando Upegui Nieva.

Por ahora los caleños se encuentran en alerta ante estas situaciones y comunicarán cualquier irregulares que no se haya planeado y ordenado con anticipación, “primero nos tienen que mostrar en escrito las acciones que van a realizar, con un soporte que justifique la extracción de un árbol”, exclamó Jordán Ruiz, líder comunal.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top