ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Reportaje

Cada día se complica más la movilidad con la ‘ciudad dormitorio’

Por: Paula Naranjo

Hace tres meses Martha Hernández, su esposo y su hijo llegaron de Cali a la Urbanización Marbella, ubicada en zona rural de Jamundí, a habitar la casa de interés social que compraron. Sin embargo, los transportes “nos están comiendo vivos”.

A pesar de que esta adquisición significó para la familia Hernández Sánchez  orgullo y felicidad, los constantes trancones, los largos tiempos de espera y lo costoso que representa llegar al norte de Cali han convertido su sueño en una pesadilla.

“Lo vimos todo tan fácil, pero cuando llegó la realidad no fue así”, expresó Martha Hernández a Realidad 360 visiblemente desilusionada, quien se desempeña como trabajadora de servicios domésticos en el oeste de Cali.

Tanto caleños como jamundeños han visto en el transporte informal  la alternativa de un mejor desplazamiento, aunque esto les genere un incremento en el costo del pasaje -$5000-. “Me gasto $14 000 diarios, que mensualmente son $480 000, es duro para uno que gana al día”, comentó Hernández.

Esta habitante de la nueva Urbanización Marbella en Jamundí , junto con 13 873 familias beneficiadas, hace parte del selecto grupo que adquirió vivienda propia en 2021, según datos de Alexandra Sofía Cañas, gerente de la Cámara Colombiana de la Construcción, Camacol, entregados a un diario local.

El presidente de Metrocali, Óscar Muñoz, dijo en entrevista a Realidad 360, que una de las apuestas para mejorar la movilidad de quienes se desplazan de Cali a Jamundí y viceversa es articular el transporte intermunicipal con el MÍO, para lo cual “en el caso de Jamundí la integración se prevé, se pueda realizar en la Terminal Simón Bolívar”.

Muñoz dio un parte esperanzador sobre esa posibilidad. “A la fecha esta integración todavía no se ha logrado, pero está en la agenda del proyecto del SITM-MÍO”.

Sin embargo, para que esto sea un hecho, se requiere la concertación de los alcaldes de los respectivos municipios, para de esa forma, como comentó Muñoz, se pueda “presentar de manera conjunta la solicitud ante el Ministerio de Transporte”. 

Para nadie es un secreto que Cali se está expandiendo y Jamundí se ha convertido en un atractivo habitacional para los caleños. Los subsidios de ‘Mi Casa Ya’ y  cajas de Compensación Familiar  han permitido la venta de 8983 viviendas durante 2021, en este municipio ubicado al sur de Cali. 

Como consecuencia, la llegada de caleños  representó un aumento en la demografía de Jamundí, que pasó de tener 127 230 habitantes en 2018, a 170 900 en 2020, según cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas,  DANE.

Es por lo anterior que -según datos de la Secretaría de Tránsito de Jamundí- a diario se movilizan más de 25 000 personas por la vía Panamericana que conduce al municipio vecino, en el que utilizan entre sus alternativas de transporte el MÍO, los intermunicipales y el transporte informal.

“A la gente le gusta por lo cómodo. El tránsito sabe que el MÍO ya no da abasto, las filas son muy largas”, comentó Pedro Pardo, conductor de transporte informal por más de 10 años, que además ve en la formalización de este tipo de transporte como una opción de mejora de  movilidad en horas pico al salir de Cali.

Como resultado, Jamundí se ha convertido en la ‘ciudad dormitorio’. Un concepto utilizado en aquellas ciudades periféricas que los ciudadanos optan como su lugar de residencia. Empero, trabajan o estudian en las ciudades principales.

Lucía Cortés, coordinadora de zona del Tránsito de Cali, es consciente de la demanda que cubre el transporte informal por el sector de la carrera 100, a la altura de la estación del MÍO Universidades.

“Las empresas de transporte formal no cubren toda la necesidad de quienes vienen a Cali a trabajar o estudiar.  Se han hecho operativos de control de transporte informal, pero esto ya es un problema social muy grande”, manifestó Cortés a Realidad 360.

Así como Martha Hernández, hay cientos de ciudadanos que pasan por la misma odisea, en especial, en horas pico. Tal es el caso de Leandro Rivera. “Vivo en Terranova, y en este sector solo hay dos rutas de servicio público, no es de buena calidad, los buses pasan llenos,  por eso prefiero el transporte informal”, afirmó.

En promedio, una persona que no cuenta con un medio de transporte propio gasta entre $240 000 y $400 000 mensuales, más del doble del auxilio de transporte vigente en Colombia ($117 172).

Frente a esto, Óscar Muñoz recordó: “En el plan piloto que Metrocali tiene, con algunas ‘gualas’ en Siloé, es porque los camperos hacen parte de empresas formalmente constituidas para ofrecer el servicio de transporte público colectivo”. Esto significa que el transporte informal aún no está amparado por empresas legalmente constituidas.

Muñoz también afirmó que hay un proyecto a mediano plazo para solucionar esta problemática. “La visión que se tiene es que este sistema a nivel urbano de Cali se pueda integrar, a través de sus terminales de cabecera, inicialmente con los sistemas de transporte intermunicipal, y más adelante con el tren de cercanías en tres modalidades: física, operacional y tarifaria”.

Este megaproyecto que pretende unir a Jamundí, Cali, Yumbo y Palmira ya tiene una inversión de factibilidad por más de $20 000 millones, aportados entre la Gobernación del Valle, la Alcaldía de Cali y Jamundí, y el Gobierno nacional, a través del Fondo para el Desarrollo de Infraestructura, Fondes.

Mientras esto se lleve a la realidad, ciudadanos como Martha Hernández o Leandro Rivera seguirán tomando hasta dos horas de transporte en transporte, para llegar a su destino final, que de una u otra forma contribuye al desarrollo económico de Cali.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top