ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Reportaje

Balones y patines le cambian la cara al Poblado 2

Hace diez años el barrio Poblado 2 de la comuna 13 era uno de los más temidos de Cali. En cada esquina se veía una pandilla de jóvenes con mirada imponente que le ponían la piel de gallina al más valiente, era mejor caminar rápido y con la vista al frente para prevenir algún incidente.

Lo cierto es que este barrio se transformó después de que se construyera el parque longitudinal de la 72 W que hace parte de las 21 megaobras; fue inaugurado el 8 de diciembre de 2011, durante el gobierno de Jorge Iván Ospina.

En el parque se invirtieron $13 777 millones, consta de un área de 25 metros de ancho, 1 kilómetro de longitud y 7222 metros cuadrados de zonas verdes.

La infraestructura fue una gran ayuda para que el barrio fuera tomado en cuenta. Hace 10 años, en el lugar donde se encuentra el parque Longitudinal solo había barro y tierra, no contaba con ni con una cancha donde hacer ejercicio.

El Poblado 2, ubicado en el oriente de Cali, siempre tuvo un ambiente pesado y lleno de violencia en el que se han criado los jóvenes que lo habitan, es conocido por ser peligroso y donde los jóvenes a temprana edad empiezan a consumir drogas y a delinquir.

Daniel Jaramillo, entrenador de patinaje dice por qué escogió este lugar para poner en práctica su trabajo. “Siempre he trabajado en la Secretaría (del Deporte), me pidieron buscar una población y quise venir a la comuna 13 por falta de oportunidades que varios niños tienen”.

Desde hace aproximadamente 30 años las generaciones que han vivido en este lugar son afectadas de forma negativa por el entorno y empiezan a delinquir, es por ello que la Secretaría del Deporte empezó a incluir a los barrios menos favorecidos en sus proyectos, dándoles las herramientas necesarias para fomentar el deporte.

La Secretaría del Deporte y la Recreación de Cali impulsó un proyecto que consta de 14 programas con oferta gratuita que benefician a la comunidad caleña. Las actividades se brindan para personas desde los 5 a 75 años de edad. “Es bueno que nos incluyan en programas así desde los más pequeños hasta a los más ancianos, no existe la exclusión en esto”, dice Gustavo Cuero, uno de los beneficiados.

El deporte gratis surge como un proyecto con que el Gobierno intenta disminuir la violencia en los barrios deprimidos de Cali, al ocupar la mente de los residentes en algo que los haga comprometerse con ellos mismos para que se alejen de las calles y el ocio.

Los deportes que se practican son: aerorrumba, patinaje, fútbol y grupos de la tercera edad para personas mayores que quieran beneficiarse con respecto a la salud.

Desde que se implementó este proyecto de deporte gratuito y se adaptaron las zonas para que se llevara a cabo, en la comuna 13 desde el año 2010, cuando aún no se había desarrollado el proyecto y tampoco se había construido el parque longitudinal, los homicidios eran de 220 personas por año, según el Observatorio Social de homicidios de la Secrtaría de Gobierno, en la comuna 13, hasta 2015, después de que se inaugurara el parque, los homicidios bajaron a 120 personas por año.

Los residentes han visto el cambio, sobre todo en los menores y se ven muy conformes con eso. Así lo deja claro Yolanda Manjarrez, una de las primeras personas que residió en el barrio. “Es bueno que entretengan a los muchachos con el deporte porque así se evita que salgan a buscarles males al cuerpo y aprender mañas en la calle, porque ese era el pan de cada día en el barrio”.

Las actividades son simultáneas, los martes y jueves el parque se usa al mismo tiempo para llevar a cabo los deportes y cada uno se sitúa en un espacio designado.

El parque está dotado de dos ciclorrutas continuas alrededor de la zona pavimentada de la que se conforma, dos canchas de fútbol con arcos y tableros de baloncesto, consta de diez parasoles y hay espacios con abundantes zonas verdes que se usan para para la recreación, actividades físicas y lúdicas.

Hay cinco grupos de la tercera edad que acuden a las actividades lúdicas de 7:00 a. m. a 8:30 p. m. en diferentes zonas del parque, entre ellos las canchas y el espacio pavimentado que hay bajo los parasoles.

Patinaje y fútbol toman el espacio de 5:00 p. m. a 9:00 p. m. para los que hay dos instructores, uno para cada disciplina, y a pesar del horario logran adecuarse en las dos canchas. Solo hay un grupo de cada deporte y aunque se dividen entre edades, el entrenamiento es mixto.

Para muchas personas es difícil de creer que el deporte sea de gran trascendencia en el estilo de vida de alguien. Andrés Bueno, profesional en deporte afirma que “gracias a que el deporte lleva a una vida más sana en cuanto a salud y libera estrés en las personas es que los cambios sociales se pueden generar”.

Las personas adultas también han sido beneficiadas, dado que a los cinco grupos de la tercera edad les ayuda a liberar estrés y cuidar su salud. Todos los días las personas que hacen parte de esto salen a caminar y finalizan la jornada con una leve rutina de ejercicios o jugando baloncesto.

“Esto es algo nuevo en el barrio, algo que nunca se había visto por aquí, pero que ahora nos gusta mucho porque nos ayuda a estar bien de salud física y mental”, sostiene Graciela Moreno, residente del barrio, quien gracias a su participación deportiva ha logrado mejorar su salud.

A diario se ve a los jóvenes jugando en las canchas y preparándose para un futuro, este proyecto ha sido de gran motivación puesto que muchos de estos jóvenes quieren ser deportistas de alto rendimiento y poco a poco han cerrado el ciclo de violencia que se ha visto con el paso del tiempo.

Aunque hay algunos jóvenes que no se ven interesados por el deporte y aún siguen delinquiendo, María José Reyes, una de las beneficiadas, dice no a la violencia y anhela lo mejor para su futuro. “Me siento muy feliz, antes mi mamá no me dejaba salir a jugar fútbol porque era muy peligroso, pero ahora puedo salir a entrenar con mis amigos del barrio y luchar por cumplir mi sueño de ser una futbolista profesional”.

Las comunas de Cali aprovechan esta idea y aunque la ayuda está y hay usuarios que la toman, en esta zona del oriente aún hay personas que desperdician tal oportunidad y a veces los proyectos fracasan por falta de interés.

Andrea Álvarez, instructora del grupo de la tercera edad ‘Sonrisas alegres’ cuenta que a veces no se puede lograr el objetivo porque algunas personas no acuden a las actividades. “Es muy triste porque algunas personas no se ven comprometidas con el deporte y desaprovechan estas oportunidades que da el gobierno, los padres deberían fomentarles a sus hijos que el deporte es algo bueno para su salud y futuro”.

Pero en contraste, hay otros que sí se preocupan por su salud y futuro y ponen todo el empeño a lo que hacen y buscan como ir a competencias dentro y fuera de la ciudad.

Amparo Torres, presidenta de la Junta de Acción Comunal es testigo de las ganas que algunos imprimen a lo que hacen. “Es muy emocionante cuando los niños y sus padres vienen donde mí y me dicen, doña Amparo, déjenos hacer un evento para recaudar fondos y que los niños se vayan a competir a otra ciudad. Siempre trato de hacer lo que este en mis manos para darles ese apoyo”.

Quizá el programa no es perfecto, o no todos se benefician de ello, pero hay algo que sí se resalta y es que el barrio Poblado 2 cambió y ya no es un lugar para temer, a sus alrededores se ven personas haciendo ejercicio, niños corriendo, gente bailando con orquestas que manda la Alcaldía, se nota el verdadero progreso y los niños, que perdían su inocencia a los 12 años de edad para unirse a pandillas, poco a poco están disminuyendo.

Elkin Vargas, padre de familia que se crio en el barrio y vivió la violencia de cerca, cuenta que “cuando éramos muchachos no había oportunidad de nada y no teníamos en que entretenernos, si no era en la rumba o en la calle, es por eso que muchos de mis amigos tomaron malas decisiones que los llevó a un mal camino y también mi hermano fue uno de esos desafortunados de la vida porque a pesar de querer ser bailarín y tener talento nunca contó con la oportunidad o el apoyo y decidió irse por otros caminos”.

Este programa va más allá del deporte, le dio vuelta al Distrito de Aguablanca, como se reconoce este sector, le devolvió el sueño y el anhelo a la juventud que carece de oportunidades.

Por fin Cali se preocupa por las minorías y por una juventud que estaba en decadencia, ahora gracias al deporte las generaciones que se han visto flageladas por la violencia y el desinterés de la sociedad, después de mucho tiempo, como el oriente de Cali, en este caso el barrio Poblado 2, ha vuelto a sonreír.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top