ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Informe Especial

Así se movilizan los caleños durante la pandemia

Faltaban cinco minutos para las 6:30 de la mañana, las calles del barrio Invicali en el oriente de la ciudad se encontraban vacías cuando Katya Arroyo salió a esperar la ruta alimentadora del MIO que la llevaría hasta la terminal de Andrés Sanín. 

Ella al igual que cientos de caleños deben usar el sistema de transporte masivo diariamente para llegar a sus lugares de trabajo. De acuerdo con la encuesta de percepción ciudadana “‘Cali Cómo Vamos“‘, el 28,6 % de las personas consultadas afirmó utilizar el MIO durante los últimos 7 meses de este año. 

A pesar de la disminución en el número de viajeros, el MIO se consolida como la alternativa más utilizada en Cali. Muestra de ello son las filas que se registran para abordar las rutas hacia el sur de la ciudad, según Arroyo “toca esperar que pase el primer autobús y subirse en el segundo por la cantidad de gente”. 

El distanciamiento social y el cupo máximo en muchas ocasiones no es respetado. El afán por conseguir un puesto dentro de los buses en los momentos de mayor demanda desdibuja cualquier preocupación por contraer covid-19. 

Ante este escenario, el director de Gestión Integral de Blanco y Negro Masivo (una de las empresas concesionarias del MIO), Alejandro Ramírez aseguró que las unidades no deberían superar el 50% de su capacidad, pero “en las horas pico no se puede dar cumplimiento, eso es un tema que se sale del control por parte de los operadores”.

En diálogo con Realidad 360, Ramírez sostuvo que “ha faltado quizás un poco de conciencia y cultura. Un poco de control por parte de las autoridades e incrementar frecuencias y rutas para evitar estas aglomeraciones” en las estaciones y al interior de los autobuses.

Katya Arroyo reconoce que debe salir de su casa con suficiente antelación para llegar a tiempo a su trabajo donde se desempeña como auxiliar administrativa de una organización no gubernamental. Asimismo, insiste en que se hace necesario extremar medidas de autocuidado cuando se utiliza este medio para movilizarse. 

¿Cómo viajan los caleños en tiempos de covid-19?

La encuesta “‘Cali Cómo Vamos“‘ ubicó al MIO como la opción más utilizada. En declaraciones a RCN Radio, el presidente de Metrocali, Óscar Ortiz dijo que durante la cuarentena 162 000 pasajeros hacían uso de los servicios diariamente, en comparación con los 438 000 usuarios de febrero del 2020.

El estudio arrojó que en el segundo lugar se ubican los viajes realizados en moto con el 19,5 %, mientras que los vehículos particulares fueron elegidos por el 19,1 % de los encuestados.

Una de las alternativas que registró mayor crecimiento fue la bicicleta, anteriormente era utilizada por un 4,4 % de la población y en los últimos meses escaló al 8,9 %. Esa misma tendencia fue seguida por los traslados realizados a pie que pasaron del 4,3% al 6,5 % de preferencia.

Vehículo particular

Camila Zafra es trabajadora del Hospital Isaías Duarte Cancino y diariamente utiliza su vehículo para transportarse. Reconoce que ello es algo muy valioso en estos momentos porque “usted no sabe del aseo del transporte público, si no existe una buena limpieza puede facilitarse el contagio”.

La comunicadora social reconoce que durante estos últimos meses ha extremado medidas para protegerse. “En el carro ando con el alcohol y me limpio los zapatos antes de montarme, como yo trabajo en un hospital también cumplo un protocolo más estricto que incluye el cambio de ropa”.

Medidas extremadas

Los conductores de los autobuses del MIO son los transportadores con mayor exposición al covid-19. Por tal razón, operadores como Blanco y Negro Masivo han tomado medidas para evitar posibles contagios, muestra de ello ha sido la instalación de cortinas plásticas en las cabinas cuyo fin es disminuir el contacto directo con los usuarios. 

De igual forma, los autobuses son desinfectados tres veces durante el día con amonio cuaternario, este proceso se intensifica al finalizar cada jornada con un termonebulizador que permite realizar una limpieza con mayor profundidad. 

En momentos de pandemia, la ciudad no se ha detenido. Son muchos los ciudadanos que día a día están retornando a las calles para cumplir con sus obligaciones, la autoprotección ha sido fundamental en esta nueva etapa, cuando la cultura ciudadana se hace necesaria al momento de movilizarse. 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top