ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Reportaje

Apuesta de las ONG por la participación comunitaria en Cali

“El Estado fue muy asistencialista y después desapareció”. Así lo recuerda Nilson Moreno, profesional en intervención social que durante más de 20 años ha trabajado con diversas Organizaciones No Gubernamentales (ONG) en las comunidades de mayor vulnerabilidad del oriente de Cali.

Con el pasar del tiempo se ha dado cuenta que el sector público en muchas oportunidades no les hace seguimiento a sus proyectos y poco o nada muestra interés por sacarlos adelante. Moreno reconoce que la presencia de las ONG ha sido fundamental en estos sectores para impulsar las iniciativas gestadas por los mismos ciudadanos.

De acuerdo con las últimas estadísticas disponibles de la Cámara de Comercio de Cali, para el año 2013 se encontraban registradas 11 764 entidades sin ánimo de lucro. Estas instituciones se ubican mayormente en el distrito de Aguablanca y la zona de ladera, beneficiando a las comunas 13, 14, 15, 18, 20 y 21.

Una oportunidad inesperada  

La emergencia sanitaria suscitada por el covid-19 y el aislamiento obligatorio sin duda alguna cambió las prioridades de las organizaciones sociales, las cuales centraron sus esfuerzos y modelos de atención en brindar asistencia alimentaria a las familias cuyos ingresos dependían del sector informal.

Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE) en la capital vallecaucana, para finales de 2019 se contabilizaban 558 000 personas desempeñando actividades económicas en la informalidad. Mientras que 281 441 caleños perdieron su empleo en el segundo trimestre de este año.

Ante ese escenario, el trabajador social Nilson Moreno menciona que “si bien no alcanzan los recursos para impactar y ayudar a toda una comunidad, se están impulsando iniciativas en conjunto con los vecinos para atender al mayor número de personas posibles”.

Una de las fundaciones que acompaña estos procesos es Manos en Acción, la cual tiene más de 10 años de presencia en el oriente de Cali. Su director, Manuel Hortúa, afirma que durante los últimos meses han impulsado el tema de huertas y ollas comunitarias con el objetivo de involucrar a los habitantes en la construcción de soluciones.

Angie Ramírez reside en el barrio Mojica de la comuna 15 y participa de una de las huertas urbanas lideradas por ese movimiento. Ella indicó que “muchos vienen a tomarse una fotografía y luego desaparecen, a diferencia de las fundaciones que permanecen con nosotros y nos hacen parte de los proyectos”.

La Federación Vallecaucana de ONG (Fedevalle) estima que las organizaciones sociales en el distrito de Aguablanca tienen un alcance cercano al 80 % de sus habitantes con diferentes espacios enfocados en su bienestar integral.

Abandono estatal

Las consecuencias del aislamiento obligatorio también se sintieron en barrios como Siloé, Lleras Camargo y Brisas de Mayo, que hacen parte de la ladera occidental de Cali en la comuna 20, donde residen 71 043 personas, de acuerdo con las proyecciones de población realizadas por el DANE para 2020.

El educador popular Yonny Alexis Rojas alertó que “todos los programas culturales, sociales y educativos se dejaron de hacer” en esta zona desde finales de marzo, tras la declaración del estado de emergencia. Las autoridades municipales encargadas de ello centraron sus esfuerzos en asistir a los afectados por el covid-19.

Este profesional, que a su vez es director de la fundación Créalo, explicó que las organizaciones sociales, además de atender los asuntos de alimentación de varias familias, también se han integrado a la virtualidad para mantener el contacto con los beneficiarios y así poder acompañar a jóvenes y adultos en sus programas de formación.

Durante lo corrido del año, la institución ha entregado 1417 mercados a distintas familias beneficiarias de sus proyectos enfocados en la promoción de la equidad de género y la formación en derechos humanos.

“El tema del acercamiento con las comunidades es muy importante. Ellas se asumen como agentes de cambio y comprenden las problemáticas. Se hace un acercamiento propositivo desde la transformación social”, aseguró Rojas.

Esta perspectiva también es compartida por la directora de la Asociación Cristiana de Jóvenes (ACJ) de Cali, Jenny López, quien sostiene que día a día se desarrollan planes que les permitan convertirse en “gestores de cambio y que no se queden ahí esperando solamente las ayudas”.

En referencia al modelo asistencialista que se ha instaurado desde la Administración Municipal para la atención de población vulnerable, se muestra crítica. Ella considera que “hacen falta planes de emprendimiento que tengan una secuencia donde se prepare a las personas y se les dé un capital semilla, no se trata de dejarlos solos”.

ACJ brindó acompañamiento a 2584 personas durante 2019 en sus diversos programas enfocados en la generación de oportunidades por medio del emprendimiento y el desarrollo de ideas amigables con el medioambiente.

Comunidades empoderadas

La Escuela de Formación Háblame Barrio ha sido uno de los proyectos que ACJ ha desarrollado en el barrio de Siloé. Durante el año 2019 se beneficiaron 157 jóvenes en materia de convivencia, paz, liderazgo y ciudadanía.

Kevin Mera es uno de sus participantes y destacó que la llegada de espacios donde los jóvenes son empoderados y vistos desde sus potencialidades, les ayuda a plantear soluciones para ayudar a sus territorios.

“Estos procesos sociales son bien recibidos porque sienten que pueden participar y explorar además de poner en marcha sus capacidades”, insistió.

Durante la pandemia por el covid-19, los participantes de esa iniciativa se organizaron para emprender la campaña ‘Ruta de la Solidaridad’, la cual tenía por objetivo distribuir alimentos a las familias más vulnerables de la comuna 20 de Cali. La recaudación superó los $15 millones y benefició a más de 200 personas.

Lo anterior fue un ejemplo de autogestión entre vecinos de un mismo territorio para superar las múltiples adversidades que deja la pandemia. Las organizaciones no gubernamentales han optado por articularse con las comunidades y hacer ejercicios de este tipo, convirtiéndolos en protagonistas de sus soluciones.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top