ESPACIO PARA PUBLICIDAD 360
Cali

Análisis: expertos hablan de lo bueno y lo malo que dejó el paro del 21N 

Tras los hechos durante la jornada de movilización en Cali, resultaron heridos 46 policías, 51 civiles sufrieron heridas, 56 establecimientos fueron saqueados, 19 buses del MIO fueron vandalizados.  

La esperanza de muchos era retomar sus actividades con normalidad, pero algunos hechos aparentemente no contundentes llevaron a que el pánico se apodera nuevamente de la ciudad.   

Gran parte de comerciantes, empresas y estudiantes han tomado medidas para evitar algún tipo de riego, la policía culpa a la desinformación, las personas a los ‘vándalos’ algunos al paro, pero la pregunta es ¿Qué pasará con la ciudad después de todos estos acontecimientos?  

El politólogo Jhon Freddy Bustos comentó: “Cali necesita prudencia, seguir difundiendo información de dudosa procedencia sólo alimentará el pánico colectivo en el que ya estamos. Este tipo de desórdenes no está relacionado con el paro en el sentido de ser parte de su expresión popular, es el resultado de muchos oportunistas que aprovecharon la concentración de policías en el centro para sacar provecho del pánico que ya había generado el gobierno con su propaganda de estigmatización”.  

Bustos enfatizo: “La movilización debe seguir, pero debe ser autocrítica, negar que muchos Caleños la pasaron mal anoche es irse en contra de las personas”.  

El pensamiento de muchas personas es que de algún modo u otro este tipo de actos hacen que muchas miradas se enfoquen en la ciudad, “justifican” que estos actos lo hacen personas que por falta educación, salud y muchas de las razones por las que se inició la movilización sean relevantes para lograr un cambio en la ciudad.  

Por su parte el comunicador social y politólogo Germán Ayala aseguró “El21N dejó un mensaje claro y contundente a la prensa y a los periodistas afectos al Régimen de Duque: las audiencias les dejaron de creer. Cientos de miles de colombianos se vienen informando a través de las redes sociales y de otras fuentes. En particular, los jóvenes universitarios comprendieron que la gran prensa colombiana engaña y que sus periodistas más representativos, vienen cumpliendo la tarea de estafetas y mandaderos del gobierno de Duque. Poco a poco se irán quedando sin audiencias. Ya pocos consumen su oferta cultural. De la misma manera como hay un evidente cansancio de las audiencias por las narco novelas y los reality show, esas mismas audiencias expresan su agotamiento ante una oferta televisiva insulsa y frívola”. 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a Top